¿Será suficiente aumentar el Bono de Desarrollo Humano?

Secciones
revista gestión

¿Será suficiente aumentar el Bono de Desarrollo Humano?

Octubre 10, 2019 - 05:00

Casi un millón de personas reciben el Bono de Desarrollo Humano (BDH); sin embargo, los valores entregados a cada una no son iguales, pues dependen de las condiciones de pobreza por ingresos y consumo en las que se encuentran. Aunque la mayoría de personas que accede al Bono recibe $ 50, existen también condiciones tan precarias que el monto asciende hasta los $ 300 con la finalidad de mejorar la situación familiar y romper con la denominada trampa de la pobreza. Al Estado ecuatoriano el Bono de Desarrollo Humano le cuesta casi $ 622 millones anuales, 0,6% del Producto Interno Bruto (PIB). En la coyuntura actual, el Gobierno ha ofrecido incrementar en $ 15 el BDH para compensar la eliminación de los subsidios a los combustibles, pero ¿será suficiente?

El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) es el organismo gubernamental encargado de realizar las transferencias en cuestión del Bono de Desarrollo Humano (BDH). Dicha institución busca ampliar el capital humano de las personas más vulnerables mediante la entrega de compensaciones monetarias directas, que se encuentran bajo el umbral de la pobreza. El BDH tiene como objetivo garantizar a las familias un nivel mínimo de consumo y al mismo tiempo incorporar corresponsabilidades, como inversiones en salud y en educación; por eso pertenece a la categoría de transferencias condicionadas. Entre los acuerdos se encuentra el contribuir a la disminución de desnutrición crónica de los niños y promover la reinserción escolar de niños y jóvenes entre 5 y 18 años de edad.

Los montos entregados por el MIES ascienden desde los $ 50 y dependen de la situación de ingresos y de consumo de la familia; el Bono de Desarrollo Humano Variable (BDHV) tiene en cuenta las características que se especifican en el Registro Social. El Registro Social contiene información socioeconómica y sociodemográfica de los hogares ecuatorianos y permite identificar a los potenciales beneficiarios de los programas. El registro se enmarca en el Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021, que dictamina los derechos para todos durante la vida.

 

874.585 PERSONAS RECIBEN EL BDH

Dentro de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU), se analizan trimestralmente los indicadores laborales y sociales. Dentro de la encuesta se constata si es que las personas son beneficiarias del BDH y cuál es el monto que reciben mes a mes. De acuerdo con los datos recolectados en junio del 2019, 874.585 personas son beneficiarias del BDH, permitiéndoles mejorar el nivel de vida mediante transferencias condicionadas. Entre las condiciones que los beneficiarios tienen está comprometerse a alimentar correctamente a sus hijos y al mismo tiempo enviarlos a las diferentes instituciones educativas públicas.  

El 76,5% de las personas que reciben el BDH son acreedores de la transferencia de $ 50 cada mes, es decir, 669.342 personas pueden mejorar sus condiciones de consumo y realizar acciones por salir del umbral de la pobreza. El segundo monto más desembolsado por parte del MIES son los $ 100 para 120.946 familias, significando en peso relativo de 13,8%. Los bonos más elevados, van desde los $ 200 a $ 300, y en todo el Ecuador solo 240 familias reciben dicho valor, siendo las situaciones más vulnerables y donde peor se encuentra el consumo (Gráfico 1).

 

Gráfico 1 Beneficiarios del BDH por monto recibido

El Gobierno central mes a mes realiza desembolsos por más de $ 51 millones con el fin de pagar el Bono a sus beneficiarios. Para 2019 esta política tiene un costo promedio anual de $ 622 millones, cuando en 2018 fueron $ 663. Año tras año, el presupuesto del MIES así como el número de beneficiarios se achica debido a la existente brecha fiscal y a la necesidad del Estado de reducir sus gastos para subsanar la economía nacional.

 

LAS MEDIDAS SE ADAPTAN AL BDH

Sin embargo, tras las medidas económicas anunciadas por el presidente Lenín Moreno el pasado 1 de octubre, con las que se retiró el subsidio a la gasolina y al diésel, el aumento del BDH será una alternativa para que su impacto sea menor en los sectores más vulnerables. Se incrementará en $ 15 desde el octavo día del mismo mes, por lo que los 683.805 beneficiarios pasaran de recibir entre $ 50 y $ 60 a $ 65 y $ 75. Con esta acción el Estado inyectará alrededor de $ 13 millones mensuales adicionales para la expansión del consumo de las clases más vulnerables, que se encuentran dentro del Registro Social.

El incremento de los precios en los combustibles, y con esto de la Canasta Familiar Básica (CFB), es la principal razón para explicar el aumento del BDH. Sin embargo, el impacto en los precios puede ser mayor, por lo que $ 15 podría no ser suficiente y generar una pérdida en la capacidad adquisitiva de las familias que constan en el Registro Social. Esta ha sido uno de los argumentos en los que los movimientos sociales han basado su protesta.

Aunque el ahorro que se genera a partir de la eliminación de los subsidios tiene como principal destino el pago de la deuda y la reducción de las brechas fiscales (a pesar de que el Gobierno no lo diga en esas palabras), el financiamiento de proyectos sociales y de gastos de inversión en salud y educación deberán hacerse presentes para justificar la medida. De esta manera el Gobierno cumplirá con sus promesas en cuanto a construcción de escuelas y mejora de sectores vulnerables.

Por: Eduardo Cobos, redacción Revista GESTIÓN.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

¿Por qué suben los precios cuando hay movilizaciones?

El verano influye en el aumento de precios

Los síntomas deflacionarios persisten, y no siempre son buenos

La elevada productividad agrícola incide en la leve deflación de junio

La balanza comercial aún es positiva, pero va en picada