Los emprendedores también se hacen

Secciones
revista gestión

Los emprendedores también se hacen

Fernando Dalgo *
Octubre 23, 2019 - 05:00

Así como se genera un debate en torno del origen de los líderes, al hablar de emprendedores surge una pregunta inevitable: ¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Joseph Alois Schumpeter, desde su Teoría del Desarrollo Económico, publicada en 1911, define al emprendedor en varias dimensiones, entre ellas, la psicológica, catalogándolo como: “La fuerza motriz de la civilización capitalista” (Goss, 2005), pero lejos de arquetipar al emprendedor como un ejemplo de sustento para la construcción del capitalismo, no explica, y por lo tanto abre el debate, del camino a seguir para formar o desarrollar nuevos emprendedores.

Aunque el devenir de la historia nos ha mostrado a muchos emprendedores empíricos que, sin ningún tipo de sustento teórico ni formación académica especializada en el campo del desarrollo de empresas han sabido construir verdaderos imperios a base de visión, olfato e instinto, la misma historia también nos ha mostrado una cantidad superior de casos de fracaso en los mismos contextos.

Desde esta perspectiva, se creería que, amén del éxito o fracaso del ejercicio emprendedor, esta sería una actividad reservada solamente para aquellas personas que, de manera innata tienen lo que el mismo Schumpeter definiría como “espíritu emprendedor”, preludio generador de la “intención emprendedora”, que en términos de Amran Rasli, Saif Rehman, Shaghayegh Malekifar (2013), es un: “estado mental que alienta a las personas a crear negocios”; sin embargo, investigadores como Entrialgo & Iglesias (2016), al aplicar la Teoría del Comportamiento Planificado de Ajzen & Fishbein (1970), concluyeron, entre otras cosas, que la educación para el emprendimiento “sí modera positivamente la intención emprendedora” y por este motivo, a pesar de que varios de los sujetos de la investigación no mostraban una predisposición innata hacia el emprendimiento, después de haber recibido educación para el emprendimiento, despertaron su “espíritu emprendedor” y manifestaron una predisposición superior a emprender en lugar de buscar un empleo convencional.

Por los argumentos expuestos, y aunque el debate todavía se encuentra abierto, podemos concluir que los emprendedores sí nacen, pero también se hacen, al menos en lo que se refiere a la intención emprendedora. Es imprescindible entender que no todas las personas que poseen el “espíritu emprendedor” finalmente dan el salto hacia el emprendimiento, y de las que sí se atreven a emprender, no todas -sin importar si nacieron emprendedoras o aprendieron a serlo- tienen asegurado el éxito o el fracaso en sus emprendimientos, aunque lo que sí se puede asegurar desde la investigación de Tessema Gerba (2012) es que quienes emprenden con sustento de formación académica tienen mejores resultados que aquellos que lo hacen de manera empírica, pero eso ya será material de discusión para otro artículo.

 

Referencias:

Ajzen, I., & Fishbein, M. (1970). The prediction of behavior from attitudinal and normative variables. Journal of Experimental Social Psychology, 6(4), 466–487. https://doi.org/10.1016/0022-1031(70)90057-0

Amran Rasli, Saif Rehman, Shaghayegh Malekifar, S. J. (2013). Factors Affecting Entrepreneurial Intention Among Graduate Students of Universiti Teknologi Malaysia. International Journal of Business and Social Science (Vol. 4). Retrieved from www.ijbssnet.com

Entrialgo, M., & Iglesias, V. (2016). The moderating role of entrepreneurship education on the antecedents of entrepreneurial intention. International Entrepreneurship and Management Journal, 12(4), 1209–1232. https://doi.org/10.1007/s11365-016-0389-4

Goss, D. (2005). Schumpeter’s Legacy? Interaction and Emotions in the Sociology of Entrepreneurship. Entrepreneurship Theory and Practice, 29(2), 205–218. https://doi.org/10.1111/j.1540-6520.2005.00077.x

Tessema Gerba, D. (2012). Impact of entrepreneurship education on entrepreneurial intentions of business and engineering students in Ethiopia. African Journal of Economic and Management Studies, 3(2), 258–277. https://doi.org/10.1108/20400701211265036

 

(*) Candidato a PHD en Administración Estratégica de Empresas por la PUCP del Perú. MBA por la Universidad de Palermo de Argentina. Máster en Marketing Digital por IEBS Business School de Barcelona España. Ingeniero financiero y abogado por la ESPE y la UTPL de Ecuador. Es el fundador y presentador del podcast Solo para emprendedores, que se puede escuchar en Spotify, Anchor.FM, Apple Podcast, Google Podcast y en su página web. https://soloparaemprendedores.com.

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

¿Cuánto cuesta emprender?

La mitad de los emprendedores autónomos fracasa

Las empresas deben apuntar a la experiencia del consumidor

Las 8P para configurar el futuro del negocio

Dejar la zona de confort para alcanzar el éxito