Una negra bonita: la carga de lo estético en las mujeres afrodescendientes

Secciones
Afrodescendientes

Una negra bonita: la carga de lo estético en las mujeres afrodescendientes

Nathalia Maya Scarpeta y Judith Morrison *
Julio 28, 2022 - 06:00

Es común escuchar frases como “ella es una negra bonita” o “negra con rasgos finos”, las cuales están lejos de ser elogios. Estas conllevan una negación implícita de las facciones afrodescendientes como lo aceptado o deseable. Además, son frecuentes las referencias en diminutivo como “la negrita”; o alusiones al cabello afro como “pelo malo”. También la creencia de que este tipo de cabello no es presentable en escenarios formales, y que una mujer negra que tuvo hijos con un hombre blanco “arregló la raza”.

LA IDEA DE QUE “LO NEGRO” ES LO IMPERFECTO Y DEFECTUOSO

Todos estos dichos y creencias denotan no solo un lenguaje discriminatorio, sino también la carga de los comentarios sobre el físico en las mujeres afrolatinas, más allá de la presión a la que ya se enfrentan como mujeres.

El día internacional de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora es una buena oportunidad para preguntarnos cuáles son las primeras impresiones que nos genera una mujer negra. En otras palabras, cuáles son las ideas preconcebidas sobre su inteligencia, nivel educativo, su tipo de trabajo, sus habilidades o su estatus socioeconómico.

  • Desde la etapa escolar se manifiesta el rechazo por los rasgos afrodescendientesEl estudio de Convivencia y discriminación en Educación Media de Uruguay muestra que el 34% de estudiantes de educación media presenciaron comentarios negativos o insultos por parte de otros estudiantes por su color de piel o tipo de pelo. 

El 8% manifestaron que estos comentarios provenían de personas adultas. Más aún, el color de piel y el tipo de pelo son el motivo más común por el cual los estudiantes viven agresiones en los centros educativos. En Perú, el 13,3% de las niñas y niños ha sufrido burlas por parte de sus compañeros debido a sus características físicas y en particular por su color de piel (Benavides, et al. 2016). Por su parte, en Brasil muestran que, de las prácticas de la intimidación en las escuelas, el número más alto fueron registradas hacia los estudiantes negros.

Imagen

 

  • La textura del cabello es una característica muy susceptible a burlas y rechazo desde las edades tempranas, especialmente en las mujeres. Como reinvindicación, en Panamá desde 2012 se conmemora el día de la trenza, después de constantes denuncias por la prohibición a las niñas de usar estos peinados en los colegios. Asimismo, estudios han identificado que desde los 5 años las niñas negras enfrentan discriminación hacia su cabello.

ESTE BULLYING RACISTA NO SE LIMITA SOLAMENTE A UNA PROBLEMÁTICA ESCOLAR

Algunos desarrollos cualitativos en Perú han encontrado que, en diferentes espacios, las mujeres afroperuanas enfrentan insultos principalmente relacionados con la negación de su belleza y la mención de sus rasgos físicos como el cabello, los peinados, la nariz y la boca de manera peyorativa (Carrillo et al., 2011Muñoz, 2014).

Esta realidad permea contextos como el laboral. Evidencia internacional revela el sesgo de los empleadores contra las mujeres negras con peinados naturales en la contratación laboral. Estas son percibidas como menos profesionales, menos competentes y propensas a ser recomendadas para una entrevista de trabajo en comparación con mujeres negras con el pelo alisado y blancas con peinados rizados o lisos.

¿CÓMO IMPACTA ESTO A LAS MUJERES Y NIÑAS AFRODESCENDIENTES?

Si bien, el impacto de la discriminación racial en el desarrollo de las personas ha sido un tema poco estudiado y visibilizado, no es difícil pensar que afecta distintas dimensiones, entre ellas la psicológica y socio-emocional.

El Center on the Developing Child de la Universidad de Harvard recoge diferente evidencia científica para explicar los efectos del racismo sobre el desarrollo infantil. Uno de los hallazgos es que lidiar constantemente con el racismo activa los sistemas de respuesta al estrés, lo cual desgasta significativamente el cerebro y otros sistemas biológicos, y puede tener efectos de por vida en el aprendizaje, el comportamiento y la salud física y mental.

De igual forma, análisis cualitativos en la región y en otros países, han encontrado problemas de identidad, autoestima y autoaceptación en mujeres negras encuestadas, a causa de experiencias de discriminación (Bankhead y Jonhson, 2014Harris-Britt et al, 2007). 

Por ejemplo, una investigación en Colombia concluye que todas las mujeres participantes tienen en común que en alguna etapa de su vida quisieron someterse a procesos de alisado, por la creencia de que así se verían “más bonitas”. Incluso en la adultez estas mujeres presentan diferentes incomodidades al mantener su cabello natural.

Se ha comprobado que la baja autoestima de jóvenes es un predictor significativo de su futuro nivel salarial y de la probabilidad de estar empleados. En ese sentido, los factores psicosociales alrededor de la discriminación racial podrían estar generando, entre otras cosas, una limitación en el desarrollo profesional de las mujeres afrodescendientes. Sin duda, es un posible resultado que merece ser estudiado con más profundidad.

Imagen

¿CÓMO MITIGAR ESTA CARGA ESTÉTICA EN LAS NIÑAS Y MUJERES AFRODESCENDIENTES?

Avanzar en la creación de currículos escolares y componentes inclusivos y antirracistas

La incorporación de un currículo racialmente incluyente no debería limitarse a la conmemoración de los días afrodescendientes o a incluir la esclavitud y la diáspora africana en las clases de historia, sino que también debería desarrollar acciones integrales para promover la igualdad y el respeto por la diversidad, así como atacar los sesgos raciales conscientes e inconscientes (Botelho, Madeira, & Rangel, 2015).

Algunas acciones puntuales podrían incluir:

  • Revisión del currículo actual con un enfoque en los elementos que invisibilizan o visibilizan de manera estereotipada a la población afrodescendiente.
  • Generación de programas de sensibilización sobre el racismo y los sesgos inconscientes en los que participen diferentes los actores de la comunidad educativa.
  • Revisión y reformulación de los libros de texto escolares con miras a un uso inclusivo de las imágenes y el lenguaje.
  • Contratación de profesores afrodescendiente para lograr una mayor diversificación de los espacios escolares e incorporar sus perspectivas en los temas relacionados con inclusión racial.

Visibilizar mujeres negras que se destacan en diversos ámbitos de la sociedad

La formación de prejuicios sobre las mujeres afrodescendientes, y aquella asociación de “lo negro” con lo defectuoso, se da en parte por el papel que se cree que juega este grupo étnico en la sociedad. Una de los estereotipos más comunes es el de la mujer afrodescendiente siendo empleada doméstica o cocinera, pero no siendo gerente de una empresa, ni presidenta de un país.

Por tanto, tener como modelos de rol a mujeres negras que ocupan cargos tradicionalmente ocupados por hombres blancos impacta positivamente la perspectiva de lo que es alcanzable por otras personas de este mismo grupo poblacional. Así, la imagen y los discursos que se reproducen y difunden en espacios escolares (a través de los materiales educativos, por ejemplo), en los medios de comunicación, en el marketing empresarial, entre otros, son fundamentales para resaltar esos modelos de rol y transformar esas nociones de en qué espacios encaja una mujer negra con cabello afro y en qué espacios no.

Aunque hay mucho camino por recorrer en términos de equidad racial, en América Latina cada vez son más las referentes afrodescendientes en espacios políticos, empresariales, académicos, entre otros, que hay que seguir visibilizando, no solo como casos atípicos y momentáneos, sino como la inclusión progresiva y permanente de personas negras en todas las esferas de la sociedad.

Promover políticas de respeto a la diversidad en entornos laborales

Los lugares de trabajo son uno de los espacios en donde más se presentan situaciones de discriminación racial. Una de las formas más frecuentes, es a través de la prohibición o el rechazo hacia los peinados afrodescendientes y el cabello natural afro. Si bien ha habido diversas denuncias en diferentes países de la región, se cree que hay un amplio subregistro de casos, debido a que se ha normalizado y ocultado la discriminación racial bajo los códigos de vestimenta de las empresas y organizaciones. 

Imagen

A raíz de esto, algunos países han creado herramientas de denuncias, por ejemplo, el Ministerio de Cultura de Perú creó Alerta contra el Racismo con el fin de educar sobre derechos, visibilizar la problemática y facilitar el reporte de casos.

No obstante, estas medidas reactivas se pueden complementar con medidas preventivas, mediante la capacitación en antirracismo para empresas y organizaciones, así como con la creación de programas de contratación que atraigan diversidad a los lugares de trabajo.

EL BID EN CONTRA DE LA DISCRIMINACIÓN RACIAL

Desde el BID, y alineado con la misión de inclusión de diversidad presente en nuestra Visión 2025, también impulsamos iniciativas que buscan apoyar la igualdad de oportunidades para mujeres y niñas afrodescendientes. Por ejemplo, a través de préstamos se ha promovido la adaptación cultural de currículos y materiales didácticos para grupos étnicos, y la promoción del desarrollo del turismo para aumentar los ingresos y el empleo formal de las mujeres afrodescendientes.

Además, el BID ha desarrollado plataformas y contribuido a la creación de coaliciones y colaboraciones que buscan fomentar el dialogo regional y fortalecer las políticas de inclusión afrodescendiente en ALC.

Debemos seguir trabajando por eliminar el obstáculo que representan las consideraciones sobre la apariencia física y la discriminación racial para las mujeres, o alcanzar un desarrollo inclusivo y sostenible será imposible.

(*) Nathalia Maya Scarpeta es consultora en la División de Género y Diversidad en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Judith Morrison es asesora principal de la División de Género y Diversidad del BID. Con más de 20 años de experiencia en desarrollo internacional. Este artículo se publicó originalmente en: https://blogs.iadb.org/igualdad/es/mujer-afrolatina-afrocaribena-diaspora/
 
Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

Los políticos viven más que las poblaciones a las que representan

¿Qué es la economía social?

La salud de las mujeres y la de los hombres son distintas, pero se tratan igual

¿Volverán los besos, los abrazos y las caricias con el fin de las mascarillas?