Cómo asegurar tu hogar ante desastres naturales

Agosto 6, 2020 - 10:00

Recientes acontecimientos como la expulsión de ceniza por parte del volcán Sangay o la alerta de Tsunami en las costas del Pacífico tras el terremoto en México, nos hacen reflexionar sobre la importancia de desarrollar una cultura de prevención frente a la amenaza de los desastres naturales, sobretodo en un país altamente vulnerable a los riesgos sísmicos y volcánicos como es Ecuador.

Por esta razón, es importante contar con un plan de prevención y proteger las viviendas ante este tipo de riesgos, considerando que el hogar representa uno de los principales patrimonios con los que cuenta una familia y en los que se ha invertido por muchos años.

Guillermo Bixby, gerente de Líneas Personales de AIG-Metropolitana Compañía de Seguros y Reaseguros S.A., comparte a continuación algunas recomendaciones importantes para asegurar el hogar frente a posibles desastres naturales:

  1. Conozca los detalles de la construcción
  • Es importante conocer los materiales con los que está construida una vivienda, sobretodo la estructura portante ya que es la que soportará la carga sísmica en caso de un temblor o terremoto, indica Guillermo Bixby. Las estructuras de hormigón o construcción con estructura portante de metal y hormigón, son las que mejor soportan este tipo de eventualidades.
  • Los municipios desde hace varios años emiten ordenanzas orientadas al cumplimiento de normas locales o internacionales que garantizan una construcción adecuada. Se consideran factores como número de pisos, retiro de la casa, ubicación de la construcción, entre otros. Es fundamental tomar en cuenta estos aspectos para asegurarse de tener una vivienda que cumpla con la normativa y que además permita minimizar el impacto de riesgos a los que está sujeta como sismos, incendios, inundaciones, etc.

 

  1. Busque la asesoría de un profesional y realice inspecciones periódicas

 

  • Contar con la asesoría de un profesional, como un ingeniero civil, es crucial para evaluar cada cierto tiempo el estado de la vivienda. Así se detectarán las estructuras que requieren mantenimiento para ampliar su vida útil. Este tipo de evaluaciones permitirán detectar si es necesario realizar adecuaciones o cambios en la estructura para contar con una vivienda segura.

 

  • De igual forma, en el caso de un reciente sismo, temblor o terremoto lo más recomendable es no ingresar a la vivienda antes de la evaluación de un profesional que garantice la habitabilidad de la misma.

 

 

  1. Invierta en un seguro de hogar multirriesgo

 

  • Considerando que los desastres naturales, además de ser fortuitos, pueden llegar a ser catastróficos, el experto recomienda evaluar en la familia la posibilidad de asegurar la vivienda y así proteger no sólo las estructuras y bienes de la misma, sino a las personas que en ella habitan. Contar con una póliza que asegure el hogar ante diferentes riesgos como incendios, rayos, explosiones o daños causados por desastres naturales puede evitar a la familia una verdadera crisis económica. En la mayoría de los casos, los seguros garantizan la reparación e incluso la reconstrucción de parte o la totalidad de la vivienda.

 

  • Para Guillermo Bixby, en Ecuador se está empezando a trabajar en culturas de prevención de riesgos; sin embargo, aún se detecta que en el ramo de seguro para hogar el índice es muy bajo. Menos del 3% de viviendas están aseguradas, por lo que deja en vulnerabilidad total a las que no cuentan con un seguro y en el caso de desastres, como el pasado terremoto en Manabí, sus propietarios perderían por completo este patrimonio y los bienes del mismo.  De ahí la importancia de contar con un seguro que permita una mayor tranquilidad a las familias.

 

  • AIG-Metropolitana, por ejemplo, ofrece un Seguro de Hogar multirriesgo que ampara tanto el contenido y/o la estructura del inmueble contra cualquier eventualidad a través de diferentes planes, que incluyen las siguientes coberturas: incendio, explosión, impactos de aeronaves o vehículos terrestres contra la casa, erupción volcánica, rayos, terremotos, lluvias o inundaciones, granizo y vientos fuertes.

 

  • También ofrece coberturas opcionales para robo, daño accidental de los equipos electrónicos, responsabilidad civil por daños a terceros, accidentes personales, servicio de reparación de línea blanca, pérdida o robo de llaves y documentos. Estas coberturas vienen acompañadas de paquetes completos de asistencias y beneficios exclusivos como arrendamiento temporal de una vivienda cuando la familia debe salir de su hogar mientras se hacen reparaciones, entre otros.

 

  1. Inspeccione de manera regular los sistemas de prevención

 

  • Sistemas de prevención como detectores de humo, extintores, mangueras, entre otros, permiten tomar acciones oportunas cuando se suscita un evento y ayudan a disminuir o mitigar los daños del mismo. Por ello, es importante revisar de manera periódica el buen estado y funcionamiento de estos sistemas. En AIG-Metropolitana, por ejemplo, personal especializado realiza inspecciones a las viviendas con el fin de brindar un asesoramiento integral a los clientes en cuanto a la prevención de riesgos existentes, en donde se revisa también el buen funcionamiento de este tipo de aparatos o dispositivos.

 

  • De igual manera, es necesario conocer los lugares donde se encuentran los sistemas de prevención de un edificio y su correcto funcionamiento, como por ejemplo: salidas de emergencia y protocolos de evacuación. Todos estos métodos están diseñados para reducir los posibles perjuicios a la integridad de las personas y materiales.

 

 

  1. Cuente con un plan de prevención y ejecute simulacros

 

  • A pesar de que no es una práctica común, un simulacro en casa ayuda a todos los miembros de la familia a conocer la ubicación y uso correcto de los sistemas de prevención instalados, además de estar preparados para saber cómo actuar ante posibles desastres naturales o incendios.

 

  • De acuerdo con el experto de AIG-Metropolitana, contar con un plan sencillo de prevención en casa será de mucha utilidad, pues ayuda a mantener la calma durante un desastre natural y permite actuar con mayor certeza siguiendo el plan elaborado para mitigar los riesgos, como por ejemplo: acudir al lugar seguro visto con anterioridad, realizar el corte de energía eléctrica desde el tablero de control (cajetín) y cerrar las válvulas de cilindros de gas. Con estas medidas se reduce la probabilidad de explosión o incendio por sustancias derramadas, electrocución, entre otros. 

 

Fuente: AIG Metropolitan

Imagen
Revista Gestion