El latigazo de la pandemia aún persistirá en la economía del 2022

Secciones
Revista Gestion

El latigazo de la pandemia aún persistirá en la economía del 2022

Consultora Multiplica *
Enero 2, 2022 - 19:00

En el 2020, el Producto Interno Bruto se contrajo 7,8%. Para reducir la pobreza, el país debe crecer un 5% anual durante los próximos cinco años. A pesar de que el empleo adecuado está mejorando, todavía se encuentra varios puntos por debajo del promedio histórico. Consultora Multiplica realiza sus proyecciones anualmente e identifica que un escenario optimista para la economía ecuatoriana es que para el 2022 haya un crecimiento del 3%, y en un escenario moderado la economía crecería 2%. Sin embargo, se prevé alcanzar los niveles de PIB per cápita anteriores a la crisis recién en 2024.

CRECIMIENTO MESURADO EN 2022 NO PERMITIRÍA RECUPERAR LOS NIVELES PRE PANDEMIA

El crecimiento esperado para 2021 estaba subestimado. La previsión inicial del Banco Central del Ecuador (BCE) era de 2,8%; sin embargo, el consenso actual es que 2021 cerrará con un crecimiento del PIB de 3,5%. Pese a que el resultado es mejor que el esperado, es de los más bajos de la región y las proyecciones para el próximo año tampoco son alentadoras.

Cabe destacar que en 2019, la economía se estancó y en 2020 registró la mayor caída de la historia (-7,8%) por lo que el país no recuperará los niveles prepandemia en 2022.

Gráfico 1

Crecimiento del PIB de Ecuador 2021 – 2022

 

EL ESCENARIO OPTIMISTA PREVÉ UN CRECIMIENTO DEL 3% DEL PIB

Consultora Multiplica presenta dos escenarios para el 2022. El escenario optimista presenta un crecimiento de 3% del PIB y que el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se complete sin inconvenientes. En este escenario, la reforma tributaria será fundamental para la consolidación fiscal ya que permitiría recaudar $ 1.900 millones en ingresos adicionales durante los próximos dos años.

La reforma es clave para la próxima revisión del FMI, pues forma parte de las metas acordadas. No obstante, en las próximas revisiones, las autoridades deberán examinar los subsidios a los combustibles, además de continuar con la optimización del gasto público pues se debe lograr un aumento de los ingresos permanentes y una disminución del gasto.

Además, en este escenario optimista se estima un precio del petróleo en $ 68 por barril.  El elevado precio se explica por la reactivación económica a nivel mundial. Según las previsiones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la demanda de crudo del planeta superaría los 100 millones de barriles diarios en 2022, superando los niveles prepandemia. Este incremento de demanda genera que se aumente también el precio del petróleo.

Este escenario toma en cuenta que el presidente Guillermo Lasso logre conectar sus proyectos con la ciudadanía, como ha anunciado que hará. También podría ocurrir que la historia se repita y, tal como sucedió con la ley tributaria, sus proyectos entren por el Ministerio de la Ley ante una Asamblea tan fragmentada y que hasta ahora no ha hecho su trabajo.

Se esperaría también que el plan de vacunación siga su marcha y que la administración de dosis sea permanente, al menos cada seis meses, para toda la población. Si el virus está controlado de esa manera, aquello incidirá positivamente en el rumbo de la economía y, por lo tanto, de la política.

UN ESCENARIO MODERADO TOMA EN CUENTA UN POSIBLE ESTALLIDO SOCIAL

Por otro lado, también se presenta un escenario moderado, en el cual el crecimiento sería de 2% del PIB y el programa con el FMI se completa con dificultades. La reforma tributaria dejó claro que el Ejecutivo tiene problemas con la Asamblea. Las bancadas opositoras han señalado que tratarán de derogar o reformar el proyecto de ley, lo que podría comprometer la continuidad del acuerdo con el FMI. En ese sentido, la falta de reformas estructurales que mejoren la competitividad del país, aumenta las posibilidades de que el crecimiento sea moderado en 2022.

Por otro lado, Consultora Multiplica estima un precio de petróleo promedio de $ 62 por barril. En la proforma para 2022, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) prevé un precio por barril de $ 59,2 por lo que incluso en este escenario se tendría un leve excedente en los ingresos petroleros.

En lo político, un estallido social podría complicar el desempeño del Gobierno. El tema de los combustibles sería el pretexto para ello. El primer mandatario no daría marcha atrás en el precio fijado a la gasolina y al diésel, como espera la Conaie, que ha anunciado que en caso de que así sea se movilizará a partir de enero. Aunque se ha demostrado que su capacidad de convocatoria no es la misma de antes, sí puede generar inestabilidad al Gobierno.

Aunque la herramienta que ha preferido usar Lasso ha sido el diálogo, intentando lograr acercamientos con diversos sectores para incorporar puntos de vista que no formaban parte de su propuesta electoral, en la práctica los protagonistas son reacios a encontrar consensos. Las decisiones que tome en el camino el mandatario incidirán radicalmente en el rumbo que tome el país el próximo año.

EL PIB PER CÁPITA SUPERARÁ EL NIVEL PRE PANDEMIA EN TRES AÑOS

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el PIB de la región se contrajo casi un 7% en 2020 y no se prevé alcanzar los niveles de PIB per cápita anteriores a la crisis hasta 2023-2024. Según cifras del FMI, el PIB per cápita pasó de  $ 6.261 en 2019 a $ 5.643 en 2020 y recién en 2024 llegaría a $ 6.400, superando la cifra registrada en 2019 (Gráfico 2). 

Gráfico 2

PIB per cápita 2016-2026

 

La Cepal señala que el impacto de la crisis ha sido asimétrico, ya que ha afectado especialmente a los grupos más vulnerables. La pobreza y la pobreza extrema han alcanzado niveles no observados en los últimos 12 y 20 años, respectivamente.

PARA REDUCIR LA POBREZA, EL PAÍS DEBE CRECER UN 5% ANUAL DURANTE LOS PRÓXIMOS CINCO AÑOS

Los últimos datos oficiales de pobreza y pobreza extrema por ingresos corresponden a junio de 2021.  Para esa fecha, el Instituto Nacional de Estadística Y Censos (INEC) informó que el 32% de ecuatorianos perciben un ingreso familiar per cápita menor a $ 84,71 mensuales y son considerados pobres; y el 14,7% perciben menos de $ 47,74 por mes y son considerados extremadamente pobres.  

Las cifras del INEC dan cuenta de que entre 2019 y 2020 la pobreza y pobreza extrema se agudizaron al pasar de 25% a 33% y de 8,9% a 15,4%, respectivamente. No hay una gran expectativa de mejora para 2022, con el moderado crecimiento económico, la pobreza caería a 30,1% y la pobreza extrema a 13,6% (Gráfico 3).

Gráfico 3

Pobreza y pobreza extrema

 

Las medidas de brecha y severidad de la pobreza pueden brindar información complementaria a la ofrecida por la incidencia o tasa de pobreza. La brecha corresponde al costo mínimo que se necesita para salir de la condición de pobreza, es decir, en qué porcentaje deben aumentar los ingresos per cápita de los pobres para salir de esa condición. Mientras que la severidad de la pobreza corresponde a la brecha elevada al cuadrado; si bien no es una medida fácil de interpretar, permite observar qué tan aguda o “severa” es la incidencia de pobreza entre los pobres.

Durante la pandemia, la brecha creció de 9,2% a 14% y la severidad pasó de 4,8% a 8,2%. Un estudio del BCE muestra que, para que los indicadores de pobreza recuperen los niveles prepandemia (2019), la economía ecuatoriana necesita crecer al 5% anual en los próximos cinco años.

EMPLEO ADECUADO MEJORA, PERO TODAVÍA SE ENCUENTRA VARIOS PUNTOS POR DEBAJO DEL PROMEDIO HISTÓRICO

Si bien durante 2021 el empleo adecuado se ha recuperado, todavía está muy por debajo del promedio histórico (44%). De acuerdo con nuestras estimaciones, al cierre de 2021 se podría esperar que 34 de cada 100 ecuatorianos de la población económicamente activa (PEA) tenga empleo formal, 61 de ellos tenga un empleo no adecuado y el desempleo bordearía el 4,2%.

Para finales de 2022, Consultora Multiplica estima una leve recuperación del mercado laboral, la tasa de empleo adecuado se ubicaría en 36%, el empleo inadecuado en 59% y el desempleo en 4% (Gráfico 4). Para mejorar la competitividad, Ecuador necesita modernizar su mercado laboral para fomentar nuevas formas de contratos laborales que puedan apoyar particularmente la participación femenina en la fuerza laboral y aumentar las oportunidades de empleo para los jóvenes.

Gráfico 4

Proyección de empleo adecuado, inadecuado y desempleo para 2022

 

En la última revisión del FMI, las autoridades señalaron que están preparando un nuevo proyecto de ley (Ley de Oportunidades Laborales) para fomentar el empleo en el sector privado, particularmente para aquellos que actualmente se encuentran en el sector informal y carecen de mecanismos de protección social.

La ley busca aumentar la flexibilidad en los arreglos laborales, reducir la rigidez en el trabajo a tiempo parcial y los contratos temporales, y la equidad general en el mercado laboral, incluida la dimensión de género. Además, mencionaron que están comprometidos a aplicar un mecanismo para fijar el salario mínimo, ligado a agregados macroeconómicos concretos y predecibles como la inflación y la productividad.

Esto último no se ha materializado. De hecho, el salario en 2022 se incrementará un 6,25% o el equivalente a $ 25. Tal incremento no tiene un sustento técnico ni económico (por ejemplo, las proyecciones de inflación apuntan a un máximo de 3%), sino que responde a una promesa política. Además, el alza salarial es la más grande desde 2014, cuando creció 6,9% y el salario nominal pasó de $ 318 a $ 340 en ese periodo. 

CONTEXTO INTERNACIONAL: UN ARMA DE DOBLE FILO

El PIB mundial crecerá 4,5% en 2022, según las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El organismo destaca que la incapacidad para garantizar una vacunación rápida y eficaz en todo el mundo está resultando costosa, ya que la incertidumbre y los riesgos permanecen altos debido la constante aparición de nuevas variantes. No obstante, el PIB de la mayoría de los países de la OCDE ha superado ya su nivel de finales de 2019, pero las economías de menor renta, en particular aquellas con bajas tasas de vacunación, corren el riesgo de quedarse atrás.

Por su parte, la Organización Mundial de Comercio (OMC) espera que el volumen del comercio mundial de mercancías crezca un 10,8% en 2021, mientras que el crecimiento del comercio para 2022 se ubica en 4,7%. Para Ecuador, las proyecciones de Multiplica para 2022 estiman que el superávit comercial sería de $ 2.310 millones, lo que representaría el 2,1% del PIB. Se espera un mayor dinamismo de las exportaciones totales, un incremento de 2,7%, y de las importaciones, un incremento de 2,5%.

Otro punto favorable es el precio del crudo, que se ubicaría por encima de los $ 59,2 presupuestados.  El precio referencial estimado por Finanzas es bastante conservador, y por ende los ingresos fiscales calculados a partir de este precio son factibles de alcanzar. De mantenerse precios por encima de los $ 60, se tendrá un excedente en los ingresos petroleros, mismos que se deberán canalizar adecuadamente.

Tanto en el escenario optimista como moderado, el contexto internacional jugará un rol preponderante. Se espera que la producción y el comercio mundial tengan un considerable crecimiento en 2022; sin embargo, también existe un peligro inminente: las presiones inflacionarias que pueden afectar seriamente a una economía dolarizada como es el caso de Ecuador.

La OCDE espera que la inflación en países desarrollados alcance su punto máximo a finales de 2021 antes de retroceder gradualmente a alrededor del 3% para 2023. Esto presenta riesgos importantes para el Ecuador, un incremento de las tasas de interés causa que encarezca el endeudamiento. Además, los flujos de capitales pueden disminuir, pues los inversionistas van a preferir colocar su capital en Estados Unidos. También el hecho de que haya una mayor demanda de dólares hace que la moneda se aprecie, y el Ecuador, al ser un país dolarizado, perdería competitividad frente a nuestros socio comerciales, que pueden devaluar su moneda.

A pesar de que las cifras de empleo y crecimiento económico se estén recuperando, las proyecciones para el año 2022 no son alentadoras.  A la economía ecuatoriana le tomará por lo menos tres años para alcanzar las cifras de PIB previo a la pandemia, y más tiempo aún para recuperar los indicadores sociales como la pobreza y el empleo. Se esperaría que las familias más afectadas y en mayor condición de vulnerabilidad, no sean también las últimas en recuperarse de la crisis.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Eliminar los subsidios a los combustibles y proteger a los más pobres sí es posible

La economía ecuatoriana repunta en 2021 y se desacelerará en el 2022

La economía del Ecuador crecerá, pero aún será de las más bajas de la región

Los próximos 100 días de Gobierno: menos palabras y más acciones económicas

Altas expectativas, duras realidades para Lasso