¿Cuándo es bueno emprender?

Secciones
revistagestion

¿Cuándo es bueno emprender?

CRISFE *
Febrero 7, 2019 - 06:00

Dice la Real Academia de la Lengua española que emprender es “comenzar un negocio, especialmente si encierra dificultad o peligro”. Según esto, se podría decir que es tiempo de emprender cuando estamos listos para enfrentar las dificultades o peligros que conlleva nuestro emprendimiento. ¿Pero cuándo llega ese momento?

Esta aventura presenta dos tipos de riegos: físicos y sicológicos. Aquellos riesgos físicos están ligados a las afectaciones materiales al cuerpo, como son la quiebra, que provocará una falta de salud; actividades propias del emprendimiento, que pondrán en riesgo tu integridad física, entre otras. Por otra parte los riesgos sicológicos son el resultado de los momentos de tensión vividos durante el proceso de emprendimiento. Estos últimos son los más difíciles de controlar, pues no son perceptibles por nuestros sentidos.

Decimos enfáticamente que todo emprendimiento conlleva un riesgo y que todos los riesgos terminan en los dos niveles de afectación mencionados. Pero ahora debemos trabajar en la construcción de la fórmula que nos permita apaciguar el peligro y la dificultad mientras construimos nuestro sueño, idea o emprendimiento.

Para esto, al igual que cualquier fórmula debemos buscar las variables que nos permitan el éxito. Así que empezaremos aclarando el resultado esperado. Al ser un emprendimiento, lo evidente es que el resultado será económico. Ya que este permitirá que las afectaciones físicas y sicológicas sean más llevaderas; así que ya tenemos la respuesta a nuestra fórmula: éxito económico.

Este éxito económico se puede derivar en números, equivalente a lo que necesitas para poder estar tranquilo y llevar un nivel de vida adecuado.

Ahora nos faltan las variables que nos permitan lograr el éxito económico de nuestro emprendimiento.

Lo primero que debemos conocer es a nosotros mismos, qué tan inquietos, audaces, planificados, humildes, creativos o detallistas somos, para nombrar algunas de las competencias a alcanzar. Conocer cómo somos no es solo trabajo nuestro, pues incluso para realizarnos un sencillo peinado requerimos de un elemento externo, más aún para poder analizar nuestro comportamiento emprendedor.

A través de las diferentes ofertas que existen en el mercado como el programa Ser y Emprender que oferta MUYU, podrás descubrir tus potencias emprendedoras, dejando así la fórmula de emprendimiento:

 

1

 

Ahora que nos conocemos, debemos aclarar que siempre debe ser primero el cliente. La metodología Lean Startup dice que al conocer al cliente, la construcción del producto tendrá una orientación al éxito, pues se realizará sobre las preferencias y necesidades de un segmento específico. Y aquí tenemos la siguiente variable de nuestra fórmula definida:

 

1

 

Para conocer al cliente debemos hacer varios testeos y pilotear hasta encontrar el producto o servicio con mejor nivel de respuesta, este ejercicio lo podrás realizar en programas como MUYU Market Lab que te permite medir tu prototipo de manera real en el mercado.

Aún no hemos terminado la fórmula, pues existen tres variables importantes que muchas veces pasamos por alto o no las desarrollamos mejor por falta de tiempo, presupuesto o desconocimiento, y están ligadas al conocimiento, a las técnicas, formas y metodologías que permiten sostener mi emprendimiento en el tiempo.

Este conocimiento deberá fortalecer los cuatro pilares de mi emprendimiento, que son: yo, mi empresa, mi cliente y mi producto. Así que deberé prepararme para poder responder al mercado a través de un programa de formación y preparación permanente sobre estos cuatro pilares que responderán a las preguntas: ¿En qué debo mejorar como emprendedor? ¿En qué debe mejorar mi empresa? ¿De qué forma llego mejor y más a mi cliente? ¿Cómo innovo mi producto?

Así es como llegamos a la estructura final de esta formulación que nos dice:

2

 

  1. En la fórmula hemos ubicado a la innovación como un factor importante que debe potenciar todas las acciones y pensamientos del emprendedor.

No olvidemos que la innovación supone una novedad, pero para que tenga éxito deberá dar respuesta a una necesidad del mercado. El diseño de esta novedad se inicia entendiendo a la sociedad, pero ese tema es harina de otro costal, que esperamos poderlo hornear con ustedes muy pronto.

 

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Las 10 habilidades más demandadas por las empresas, según LinkedIn

¿Qué propone la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales en Ecuador?

“Las organizaciones van a comprender muy rápido que la formación dual es una inversión en su futuro”

Primeros pasos para dar a conocer su empresa

Ciberseguridad en la era digital: tendencias y desafíos en el sector financiero