¿Es posible un acuerdo comercial Ecuador-China en menos de un año?

Secciones
Ecuador y China

¿Es posible un acuerdo comercial Ecuador-China en menos de un año?

Consultora Multiplica *
Febrero 16, 2022 - 06:00

En la visita del presidente Guillermo Lasso a China, además del intento por renegociar la deuda, se intentó avanzar con un Tratado de Libre Comercio, un acuerdo que difícilmente se concretará en corto plazo, a pesar de que el gobierno tiene fe en firmarlo hasta finales de año. Perú y Chile, que son economías más desarrolladas que la ecuatoriana, tardaron entre dos y cuatro años en alcanzarlo. A pesar de que la visita a China puede ser mal vista por EE.UU., nuestro principal socio comercial, también es una oportunidad para adoptar una política de no alineamiento y tomar decisiones teniendo en cuenta únicamente los objetivos nacionales.

UN ACUERDO COMERCIAL DIFÍCILMENTE SE CONCRETARÁ EN EL CORTO PLAZO

El gobierno anunció que es posible firmar un acuerdo de libre comercio con China este mismo año, tras la visita oficial al país asiático. Este puede ser un anuncio optimista, o más bien ingenuo. A Chile, por ejemplo, -que tiene uno de los mejores equipos de negociación en la región- le tomó más de cuatro años firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. Las negociaciones iniciaron en junio de 2002 y el acuerdo entró en vigor en octubre de 2006. Incluso una actualización del TLC demoró otros dos años.

Otro ejemplo es el del vecino Perú, las negociaciones para un TLC con China comenzaron el 23 de enero de 2008 y, luego de seis rondas, las partes concluyeron las conversaciones en noviembre de 2008. El 28 de abril de 2009, Perú y China suscribieron el TLC en la ciudad de Beijing. No obstante, dicho acuerdo entró en vigor recién el 1 de marzo de 2010.

La experiencia en la región muestra que firmar un acuerdo comercial no es un proceso que se dé de la noche a la mañana, por lo tanto, las declaraciones de las autoridades ecuatorianas no son realistas y pecan de demasiado optimismo.

Pero primero hay que analizar cuál ha sido el rol de China en la balanza comercial. Por el lado de las exportaciones no petroleras, se ubica como segundo destino, primero está Estados Unidos, con $ 3.509 millones, seguido de China, con $ 2.848 millones, y en tercer lugar Rusia, con $ 902 millones. En el caso de los cinco principales productos de exportación no petrolera, el top 2021 estuvo conformado por:

Camarón: $ 2.018 millones

Productos de madera: $ 118 millones

Banano y plátano: $ 97 millones

Alimento para animales: $ 65 millones

Pescado fresco: $ 11 millones

Al analizar las exportaciones durante el último lustro se observa un crecimiento importante del camarón. Hasta 2018, los envíos apenas alcanzaban los $ 500 millones, pero desde 2019 las exportaciones del marisco bordean los $ 2.000 millones por año, convirtiéndose en un producto estrella para el mercado chino (Gráfico 1).

Gráfico 1

Exportaciones de camarón hacia China

Por el lado de las importaciones no petroleras, China se ubica como el principal lugar de origen en 2021, con $ 4.699 millones. Le sigue Estados Unidos con $ 2.204 millones y Colombia con $ 1.538 millones.

Ecuador importó desde China $ 1.551 millones en materias primas para la industria, $ 1.227 millones en bienes de capital o maquinaria, $ 761 millones en bienes de consumo duradero como electrodomésticos y $ 451 millones en equipo de transporte.

La balanza comercial no petrolera alcanzó un déficit de $ 1.851 millones ya que las importaciones son mayores que las exportaciones (Gráfico 2). Los datos muestran que China es, junto a Estados Unidos, el principal socio comercial de Ecuador, por lo que tiene bastante sentido negociar un acuerdo comercial. El ministro de Producción, Julio José Prado, mencionó que el acuerdo ampliará el mercado en cerca de $ 1.000 millones en oportunidades de exportación.

Los principales beneficiarios serían el sector primario, pues entre los productos que podrían ingresar a China con beneficios, en caso de firmarse el acuerdo, figuran: camarón, banano, cacao y snacks comestibles.

Los posibles perdedores, en cambio, serían los sectores manufactureros, textiles e industriales, pues son los más vulnerables debido a la mayor competitividad que tienen estos sectores en China. En este sentido, si se beneficia únicamente al sector primario, el TLC con China puede mantener al Ecuador como un país primario exportador, impidiendo el desarrollo de otros sectores. Prado dijo que se buscará alcanzar los tiempos máximos de desgravación arancelaria para la oferta proveniente del país asiático.

Gráfico 2

Balanza comercial no petrolera con China

Lo positivo es que el presidente ha anunciado que hará públicas las negociaciones con China, tanto de la deuda como del acuerdo comercial con el fin de ser lo más transparente posible.

¿CÓMO LES HA IDO A LOS VECINOS CON EL TLC?

La decisión de firmar un acuerdo de libre comercio con China no debe perjudicar al país. Un estudio reciente en Chile destaca dos hallazgos de la aplicación del TLC. Primero, que permitió un aumento y diversificación de las exportaciones de Chile a China. En segundo lugar, que la participación de empresas chinas en los procedimientos de licitación pública está aumentando la inversión extranjera directa (IED) china en el país.

Por otra parte, una investigación aplicada en Perú muestra que el TLC con China ha tenido un impacto positivo tanto en las exportaciones como en las importaciones peruanas. El impacto en las exportaciones ha sido más del doble que en las importaciones.

El estudio también destaca que los commodities han sido los más beneficiados. La canasta exportadora no se ha diversificado en el tiempo, sino que las exportaciones primarias se han profundizado. La evidencia es mixta, pero en ambos casos las exportaciones incrementaron. Sin embargo, en Chile hay una mayor diversificación de bienes al contrario que en Perú. El caso de Perú tal vez sea más útil para Ecuador ya que tienen economías similares, por lo que es más probable que el acuerdo comercial no beneficie en la diversificación de la canasta exportadora.

VACUNAS, INVERSIONES Y GEOPOLÍTICA, OTROS TEMAS QUE DEJÓ LA VISITA OFICIAL

“Ecuador podría acoger una fábrica de vacunas Sinovac”. Ese fue otro de los anuncios que se hizo tras la visita y que podría cristalizarse incluso antes que el acuerdo comercial. El Ministerio de Salud dio a conocer el lunes que se aprobó la realización del proyecto en el país. Sinovac presentó un calendario tentativo de actividades programadas hasta el 2032 y aprobó el proyecto en Ecuador, por parte del Gobierno Chino. Las negociaciones arrancaron en el 2021. Además, China donó de 2,5 millones de vacunas para inocular a niños entre 3 y 4 años.

Respecto a la inversión el tema es más complejo. El país no ha sido exitoso en atraer IED, la visita a China no fue la excepción. Cancillería dijo que presentó su portafolio de inversiones y que “fue bien recibido por los empresarios chinos”. En la sesión participaron algunas de las empresas más grandes de China como Baidu, Alibaba, Powerchina, ZTE y otras.

Sin embargo, parece que este tema es el de menor avance, pues no hay nada en concreto. Cabe destacar que el flujo de inversión chino desde 2010 ha promediado en los $ 70 millones anuales, que no es ni el 0,1% del Producto Interno Bruto (PIB). Además, casi la totalidad de la IED de China se dirige a la actividad de “explotación de minas y canteras”.

En todo caso, la esperanza de las autoridades es que el acuerdo comercial gatille la inversión. Lo cierto es que la economía ecuatoriana necesita de un shock de inversiones. Pero también es importante el tipo de inversión que ingrese al país y las condiciones de la misma.

Fidel Jaramillo, en un artículo en el medio digital Primicias, menciona que para dinamizar el crecimiento económico hay que aumentar significativamente los niveles de inversión. Y para crecer a por lo menos a un 5% en el mediano plazo, se necesitará aumentar la inversión a cerca de 30% del PIB.

APOSTAR POR CHINA, UNA JUGADA GEOPOLÍTICA RIESGOSA

Durante la visita a China sucedían a la par dos acontecimientos importantes: las tensiones por la posible invasión de Rusia a Ucrania, que ha desatado el despliegue de tropas de potencias occidentales, y un boicot de varios países, que no enviaron sus delegaciones diplomáticas a los Juegos Olímpicos de Invierno, invitación que Lasso sí aceptó.

Aunque la visita a China tuvo las mejores intenciones, es una jugada arriesgada que de seguro fue mal vista por Estados Unidos, nuestro principal socio comercial.  Pero la visita tiene su debida justificación, pues los avances del TLC con EE.UU. y las visas son prácticamente nulos. Además, ya se cumplió más de un año desde que la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (DFC) llegó a un acuerdo con Ecuador para concederle $ 3.500 millones para que el país haga frente a su deuda con China. Sin embargo, hasta la fecha no se ha desembolsado un solo centavo.

Es un hecho que las negociaciones con China continuarán, queda por verse cuál será la respuesta de EE.UU. No obstante, el contexto electoral de América del Sur puede ser un chaleco salvavidas para Lasso. El rotundo fracaso de los partidos de derecha en las elecciones presidenciales y el inminente bloque de izquierda que se formará, dejan a Lasso en buena posición, como uno de los pocos “aliados” de EE.UU. para contrarrestar el eje China-Rusia. 

También puede ser la oportunidad para al fin adoptar una política de no alineamiento activo que no solo se refiere a tomar una posición equidistante de Washington y de Beijing, sino a tomar decisiones teniendo en cuenta solo los intereses y objetivos nacionales. Las políticas de no alineamiento activo le han dado buenos resultados a la mayoría de los países de la Alianza del Pacífico y es la premisa que debería guiar las futuras negociaciones.

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

La deuda con China, una bomba que Lasso intenta desactivar

Los empresarios confían en que este año será mejor para Ecuador

Cuatro emprendedores volcaron la pandemia a su favor

La canasta familiar está más que cubierta, pero para pocos