La deuda con China, una bomba que Lasso intenta desactivar

Secciones
China y Ecuador

La deuda con China, una bomba que Lasso intenta desactivar

Consultora Multiplica *
Febrero 13, 2022 - 19:00

“En el encuentro entre Ecuador y China logramos grandes resultados en comercio, salud, renegociación de deuda y más áreas de cooperación”. Ese fue el mensaje del presidente Guillermo Lasso tras la visita oficial al gigante asiático. Anuncios demasiado optimistas para lo que en verdad se concretó. Multiplica analiza la deuda con China, pues la renegociación de la era el objetivo primordial de la visita; sin embargo, aún no hay nada en concreto. Hasta noviembre de 2021, el endeudamiento con China sumó $ 4.970 millones y el 60% vence en este Gobierno. Además, hay falta de transparencia y aún hay petróleo comprometido.

LA DEUDA CONTRATADA POR CORREA CAE EN LOS HOMBROS DE LASSO

La renegociación de la deuda era un objetivo primordial de la visita para mejorar los términos contractuales y desvincular el colateral petrolero. Sin embargo, aún no hay nada en concreto más que la apertura y buena voluntad para el diálogo. El gobierno informó que los ministerios de Finanzas de ambos países conformarán una mesa de trabajo para discutir el tema.

Además, invitó al presidente de China, Xi Jinping, a la XIV Cumbre Empresarial China-América Latina y el Caribe (China-LAC), que tendrá lugar en Guayaquil en octubre de 2022, donde se espera continuar el diálogo sobre el endeudamiento y el acuerdo comercial.

La deuda bilateral tuvo un crecimiento sostenido desde 2009 hasta 2016 (gobierno de Rafael Correa), cuando alcanzó un máximo de $ 8.144 millones (Gráfico 1). Desde entonces, el saldo ha disminuido; hasta noviembre de 2021, el adeudo sumó $ 4.970 millones.

La deuda externa pública asciende a $ 45.454 millones, por lo que el endeudamiento con China representa el 11% de ese total y tiene gran relevancia por tres razones: 1) un monto importante vence en los próximos años, 2) los términos (plazos y tasas de interés) no son los mejores, y 3) falta transparencia, sobre todo en los contratos petroleros.

Gráfico 1

Evolución de la deuda con China

Del monto total, $ 2.991 millones -que equivalen al 60% de la deuda con China- vencen entre 2024 y 2025, lo que explica la urgencia del gobierno por renegociar la deuda. En 2024 termina el plazo para pagar $ 1.963 millones al Banco de Desarrollo de China (CDB), de ese total, $ 1.219 millones fueron adquiridos en 2016 durante el gobierno de Rafael Correa, los restantes $ 744 millones fueron contratados en 2018 por el gobierno de Lenín Moreno.

En 2025, el saldo a cancelar será de $ 1.028 millones al Eximbank, esta deuda fue adquirida en 2010. Cabe destacar que el gobierno de Correa tuvo que acudir a China por financiamiento porque en 2009 los mercados y organismos internacionales le cerraron las puertas debido a que dejó de pagar una parte de la deuda externa ecuatoriana declarada “ilegítima”.

Gráfico 2

Vencimiento de la deuda China por año

TÉRMINOS DESFAVORABLES, PLAZOS CORTOS Y TASAS DE INTERÉS ALTAS

El saldo acumulado entre 2024 y 2029 alcanza los $ 4.565 millones, lo que representa 92% de la deuda total y tiene un plazo menor o igual a siete años. El Gráfico 2 muestra que desde 2026 hasta 2029 el gobierno de turno tendrá que pagar casi $ 400 millones por año. Recién, a partir de 2033, el panorama mejora, pero apenas $ 404 millones o el 8% del total corresponde a deuda con plazos mayores a 10 años, según cifras del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Aparte de que la mayoría de la deuda tiene un plazo corto, la tasa de interés es alta (Gráfico 3):

  • El 56% del total o el equivalente a $ 2.796 millones paga una tasa de interés mayor a 6,5%.
  • El 37% de la deuda, que equivale a unos $ 1.350 millones, tiene una tasa de entre el 5,1% y 6,5%.
  • El 5% de las obligaciones, o $ 240 millones, tiene un interés de entre 3,6% y 5%.
  • El 12% del adeudo, que equivale a unos $ 584 millones, tiene una tasa de interés menor al 3,5%.

Lo grave es que la deuda con el menor plazo tiene las tasas de interés más altas, que incluso superan el 7%, como se observa en la Tabla 1. Un dato destacable es que los organismos internacionales prestan dinero al país a una tasa media de 1,91% y a un plazo promedio de 13 años.

Gráfico 3

Deuda China por tasa de interés

Tabla 1

Detalle de la deuda con China

FALTA DE TRANSPARENCIA Y PETRÓLEO COMPROMETIDO

Los plazos y tasas no son lo único malo, los créditos chinos tienen cláusulas de confidencialidad y parte de ellos están atados a la venta de petróleo ecuatoriano. El Gobierno tiene firmados tres contratos que incluyen compromisos de venta de petróleo con compañías chinas: uno con Unipec y dos con Petrochina. Esas obligaciones vencen en 2024.

La Contraloría General del Estado ha declarado que los contratos de preventa petrolera se firmaron sin sustento en informes técnicos y con condiciones perjudiciales. Por su parte, las investigaciones de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea apuntan a que se tejió una red de corrupción con esos contratos. El petróleo con el que se pagaba la deuda con China no llegó directamente a ese país, sino que intermediarios recibían el crudo ecuatoriano a precios bajos y lo revendían a precios más altos.

Ecuador comprometió con China la venta de 1.330 millones de barriles de petróleo a través de 13 contratos de largo plazo, según las declaraciones del gerente de Petroecuador, Ítalo Cedeño, en entrevista con Primicias. Del total comprometido, se han entregado 1.175 millones de barriles y los 155 millones de barriles restantes se deben entregar hasta 2024.

Otro problema que destaca Cedeño es que el precio final del barril previsto en los contratos de largo plazo con las petroleras chinas es el resultado de una fórmula muy compleja y llena de variables, que asegura un precio del petróleo ecuatoriano muy inferior al del mercado.

Petroecuador calcula una pérdida de $ 3,6 por barril en los contratos de largo plazo con empresas asiáticas. Ecuador ha perdido al menos $ 4.200 millones por el mal negocio hecho con el país asiático. Cedeño menciona que la fórmula debe ajustarse a una más sencilla, con un precio final acorde al referencial West Texas Intermediate (WTI) y al diferencial de la venta en el mercado spot.

El ajuste de la fórmula debe ser una de las prioridades en la renegociación de la deuda, sobre todo ahora que el precio del WTI, que sirve de referencia para el crudo ecuatoriano, superó el techo de los $ 90 por barril (Gráfico 4). Según Petroecuador, si se mejora la fórmula, Ecuador tendría nuevos ingresos cercanos a los $ 600 millones entre 2022 y 2024.

Gráfico 4

Cotización diaria del WTI desde enero 2021

UNA DIFÍCIL NEGOCIACIÓN

Nada asegura que China dé un mayor plazo y/o menor interés, mucho menos que modifique las cláusulas que atan el petróleo a la deuda. Sin embargo, no es la primera vez que Ecuador busca renegociar la deuda con China. En agosto de 2020, el país consiguió posponer hasta por 15 meses los pagos de dos créditos chinos por un total de $ 891 millones.

Una señal positiva es que las declaraciones del gobierno chino muestran voluntad para impulsar negociaciones amistosas sobre los temas de cooperación financiera como el financiamiento y la deuda. Por otro lado, está claro que el gobierno no escatimará esfuerzos para renegociar la deuda y no solo se debe al acto desinteresado de velar por el bienestar de los ecuatorianos, sino que la deuda, como si fuese una bomba, explotará en el mandato de Guillermo Lasso, por lo que junto a su equipo tratará de desactivarla, o al menos ganar un poco de tiempo.

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

Los empresarios confían en que este año será mejor para Ecuador

Cuatro emprendedores volcaron la pandemia a su favor

La canasta familiar está más que cubierta, pero para pocos

La recuperación en Guayaquil es lenta, con menos ingresos y empleos