La gestión del primer año de Lasso fue insuficiente para evitar el estallido social

Secciones
Paro nacional

La gestión del primer año de Lasso fue insuficiente para evitar el estallido social

Consultora Multiplica *
Junio 19, 2022 - 13:00

Tras el primer año de gobierno de Guillermo Lasso, no se ha visto una mejora de la pobreza, el empleo y la producción a niveles pre pandemia. Si bien los ajustes macroeconómicos lograron una reducción del déficit global, el Gobierno todavía tiene retos importantes en materia de gobernabilidad, pobreza, inflación y seguridad. Los niveles de pobreza extrema de 10,5% registran el pico más alto desde el 2012, sin contar el año pandémico. Todo lo anterior se volvió, precisamente, un caldo de cultivo para el actual estallido social. El peligro de la inestabilidad que vive hoy el país es que este escenario de fragilidad económica impedirá a futuro dinamizar la inversión y la generación de empleo.

LO QUE INFORMÓ LASSO VS. LO QUE DICEN LAS CIFRAS

En su primer Informe a la Nación, Guillermo Lasso destacó que la economía del país necesita tanto del sector emprendedor como del sector público para despegar hacia un nuevo destino “de oportunidades y progreso”. Sin embargo, la impresión que dejó ese discurso es que por ahora hay más promesas que certezas.

  1. RELATO: “Nuestra decisiva gestión está reduciendo agresivamente el déficit del gobierno central en algo más de $ 5.000 millones entre 2020 y 2022”. 

DATO: Aquí le asiste la razón, pues entre enero y marzo de 2022, el resultado global, que es la diferencia entre los ingresos y gastos, fue positivo en $ 42,8 millones. La reducción del déficit va en buena dirección ya que en 2020 el resultado fue negativo en $ 6.090 millones (Gráfico 1). 

Gráfico 1

Déficit/superávit en el Resultado global (2018-2022)

  1. RELATO: “Al asumir el mandato, las proyecciones de crecimiento no pasaban del 2,8%. Pero cambiamos la tendencia y el resultado final fue de 4,2%”.

DATO: Cierto. Al 31 de mayo de 2021, la previsión de crecimiento para 2022 del Banco Central el Ecuador (BCE) fue de 2,8%. Para el 30 de noviembre, el Central actualizó su proyección a 3,55%. Al final la economía ecuatoriana creció 4,2%.

  1. RELATO: “La tasa de desempleo juvenil se ha reducido de 13,6% en mayo de 2021 a 8,8% al primer trimestre del 2022”.

DATO: Las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) respaldan esta afirmación, ya que en mayo de 2021 la tasa de desempleo para jóvenes de entre 18 y 29 años fue de 13,6% y bajó hasta 8,8% en marzo de 2022. No obstante, esta tasa es más alta que la registrada en los años previos a la pandemia; por lo que, dentro del Plan Nacional de Desarrollo (PND) la meta es reducir el desempleo juvenil hasta 8,17% para 2025.

  1. RELATO: “Incrementamos el presupuesto para educación, enfocándolo en garantizar óptimas condiciones de infraestructura luego del abandono que muchas escuelas sufrieron durante la pandemia”.

DATO: Parcialmente cierto. El presupuesto codificado para educación en 2022 es de $ 4.941 millones, y aumentó en 9,3% o el equivalente a $ 420 millones con respecto al presupuesto de 2021. Sin embargo, la ejecución del presupuesto es menor que en el año pasado, devengando únicamente $ 1.506 millones entre enero y mayo del 2022, el 30,5% del total, mientras que en el mismo período de 2021 la ejecución fue de 35,1%.

NIVELES DE POBREZA EXTREMA MÁS ALTOS DESDE 2012

  1. RELATO: “Hemos reducido la tasa de pobreza extrema por ingresos, de 15,4% al 10,5% a diciembre del año pasado”.

DATO: Parcialmente cierto. A diciembre de 2021, el 10,5% de los ecuatorianos se encontraba en pobreza extrema, es decir vivía con menos de $ 1,61 al día.  Con respecto a 2020, hay una mejora, pues la pobreza extrema afectaba al 15,4% de la población. No obstante, este indicador todavía no recupera los niveles pre pandemia, y se posiciona como el más alto desde 2012, cuando alcanzó el 11,2% (Gráfico 2).

 

Gráfico 2

Evolución de la pobreza y pobreza extrema (2007-2021)

DESAFÍOS PARA EL SEGUNDO AÑO DE GOBIERNO

  1. CONSOLIDAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

Ecuador crecería alrededor de 3% en 2022, según las proyecciones de distintos organismos especializados. Hay pronósticos desalentadores como el de Citigroup que estima un crecimiento de apenas 1,5% y otros más optimistas como el del Banco Mundial, que espera que el país crezca 3,7% (Gráfico 9). Sin embargo, Ecuador debería crecer al menos 4% para compensar la caída de 7,8% registrada en 2020. Por lo tanto, consolidar el crecimiento económico es un primer desafío para el segundo año de gobierno de Lasso. 

El contexto internacional puede comprometer el desempeño local debido al resurgimiento de la inflación y la subida de las tasas de interés, además de la incertidumbre por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. No obstante, hay ciertos factores como: un sector externo sólido, récord en remesas de migrantes, el aumento en el crédito y el incremento en los precios del petróleo que indican que un crecimiento alto es posible.

  1. CREACIÓN DE EMPLEO DE CALIDAD

La creación de empleo de calidad que mejore los ingresos de los ecuatorianos es otro de los desafíos muy atados a la reactivación económica. Para ello, es clave fomentar la inversión, en especial la privada, ya que 9 de cada 10 empleos se generan en el sector privado. No obstante, la inversión pública, especialmente en infraestructura, también es necesaria, aunque dadas las restricciones fiscales, una alternativa para el Gobierno es dar pasos concretos en las asociaciones público-privadas con el objetivo de utilizar de mejor manera los escasos recursos y evitar que disminuya la calidad de los servicios.

Lasso debe redoblar esfuerzos si quiere cumplir su promesa de crear un millón de empleos plenos en cuatro años, pues entre mayo de 2021 y abril de 2022 el número de empleos adecuados aumentó en poco más de 200.000 plazas según las cifras del INEC. Además, una meta que consta en el PND es aumentar la tasa de empleo adecuado del 30% al 50%.

  1. PETRÓLEO Y MINERÍA: BUENOS PRECIOS QUE NO SE ESTÁN APROVECHANDO 

En el sector petróleo hay temas técnicos, jurídicos, ambientales y sociales muy difíciles de resolver y que además están atravesados por la corrupción debido a la débil institucionalidad existente. Lasso ha planteado duplicar la producción hasta alcanzar un millón de barriles diarios, pero las cifras muestran que estamos lejos de alcanzar esa meta. En abril, la producción de crudo bordeó los 497 mil barriles diarios y el precio promedio por barril fue de $ 94,2 (Gráfico 3). No estamos aprovechando así los altos precios del petróleo, ya que el Gobierno ha sido incapaz de reaccionar rápidamente con un aumento de la producción y exportación del crudo. 

Gráfico 3

Producción y precios del petróleo (2021-2022)

  1.  POBREZA, INFLACIÓN Y PRESIÓN SOCIAL

La situación social es, sin duda, el desafío central en esta segunda parte de mandato. La movilización indígena que enfrenta hoy el Gobierno venía germinando desde hace meses. La pandemia, la pobreza -tanto extrema como general- empeoró y no se ha recuperado todavía. La inflación dificulta aún más la situación, pues afecta especialmente al rubro de alimentos, transporte y combustibles que son los productos que más peso representan en la canasta de los más pobres. 

En mayo, la inflación anual fue de 3,38%, siendo el undécimo mes consecutivo en que la variación anual fue positiva.

Estos factores configuraron, sin duda alguna, el escenario de presión social que se volvió insostenible y condujo al estallido que presenciamos hoy, además de los intereses personales de la dirigencia indígena que se niega a dialogar. ¿Cómo salir del atolladero? ¿Qué puede hacer el presidente para apagar el incendio? Aunque es imposible que acceda a los 10 pedidos de la Conaie, sí es urgente que emita políticas (decretos, acuerdos, reglamentos) para atender las necesidades de la población más vulnerable que disminuyan esas inequidades estructurales que se empeoraron con la pandemia 

  1. CRISIS DE GOBERNABILIDAD Y SEGURIDAD

La crisis de gobernabilidad, que hoy se agudizada por la protesta social, implica que muy difícilmente sean aprobadas las reformas estructurales en la Asamblea, por lo tanto, Lasso debe gobernar con las leyes y el marco regulatorio existente. 

La gestión pública y la gobernabilidad sí pueden mejorar, siempre y cuando el Gobierno se dedique a hacer correctamente su trabajo, que es proveer bienes y servicios públicos de manera eficiente y brindar seguridad. Puede empezar, por ejemplo, frenando el deterioro del Registro Civil, de los hospitales, de las escuelas… y por enfocando sus esfuerzos en la reestructuración de su plan de Gobierno, de tal manera que asegure el bienestar de la mayoría.

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

La recuperación del PIB del Ecuador podría alterarse por la protesta

El IVA personalizado, una herramienta para la consolidación fiscal con equidad

¿Cómo mejorar la educación financiera en un país donde no se puede ahorrar?

Los alimentos suben de precio y la canasta familiar se encarece en el país