El capital intangible: know how, tecnología y cultura organizacional

Secciones
Know how

El capital intangible: know how, tecnología y cultura organizacional

Francis Salazar Pico *
Abril 26, 2022 - 07:00

Para que un activo intangible sea considerado como tal debe estar alineado necesariamente con la estrategia organizacional. Este tiene que estar definido exactamente como fue implementado y su nivel de contribución debe ser muy claro para precisar cuánto valor genera a la gestión corporativa.

Imagen

Este proceso empieza por la base de la pirámide, ahí inicia la gestación de la contribución efectiva a las metas organizacionales.  El proceso es similar al de las personas, es decir, debe capitalizarse su aprendizaje efectivo para que este se transforme en un aporte concreto al desarrollo de la acción conjunta. 

Se puede identificar parámetros como el tiempo de aprendizaje, la profundidad de este, entre otros. Estos conceptos podrían ser bastante abstractos, pero con la metodología Balanced Scorecard se entienden en su globalidad.

Imagen
Fuente: La organización focalizada en la Estrategia Kaplan & Norton 2002.

 

TRES FORMAS BÁSICAS DE GENERAR EL DESARROLLO DE ACTIVOS INTANGIBLES 

  1.  Capital humano 

Es el núcleo de toda organización y a la vez el más conflictivo, su administración efectiva es crítica. Tal como ocurre en el ámbito financiero, al desarrollarlo se tendrá que considerar factores como el ahorro y la inversión orientados a construir habilidades del personal que la organización necesita. Estas deben estar plenamente identificadas.  Paralelamente, será necesario capacitar al personal estratégicamente, esto implica tres componentes: experiencia, éxito y formación por parte de los capacitadores. 

Esta combinación de factores se verá reflejada como conocimiento y es el aporte efectivo a la estrategia organizacional. Es el conocido know-how que suele ser tan cotizado.

  1. Capital de información 

Se deben estructurar sistemas de información gerencial en el menor tiempo de respuesta posible que apoyen a la efectividad de la organización. Estos deben estar apoyados en protocolos para accionar bases de datos debidamente sistematizadas y actualizadas. La inmediatez del acceso a la información y su correcto uso es decisiva en la competitividad organizacional, que debe estar apoyada en una sólida arquitectura de redes tecnológicas.

  1. Capital organizacional 

La cultura corporativa se define como el aporte al esquema de éxito empresarial.  Es clave consolidar una cultura de responsabilidad frente a las demandas del mercado, del proceso y de la sociedad. Esta debe estar definida por hábitos de excelencia que se reflejen en un trabajo de equipo sólido. Estas son las condiciones para lograr estructuras organizacionales sólidas y efectivas que se toman como referencia y trascienden en el tiempo, inclusive son casos de estudio. Estos son los parámetros que definen el liderazgo empresarial en términos pragmáticos. 

El eje unificador de estos componentes son las personas en cargos estratégicos que son responsables de la gestión del activo intangible. Representan el carácter de la organización, deben ser comprometidas, automotivadas y convencidas de su rol en la entidad. Estas personas además trabajan en la información y comunicación, buscan la mejora permanente generar valor agregado y aportar al logro de la visión estratégica empresarial.

*Ingeniero comercial, con especialización en finanzas y habilidades múltiples. Director de Management Advise and Consulting (MA&C). Docente universitario.
 
Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

 

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

La discriminación por el cabello en el lugar de trabajo aún existe, créalo o no

Excelencia en el servicio al cliente: cinco errores a evitar 

Estos son los aspectos fundamentales de la Responsabilidad Social Empresarial

¿Cómo las marcas pueden aportar a las nuevas feminidades?