Las secuelas de la pandemia aún se sienten en los hogares más pobres

Secciones
Pandemia

Las secuelas de la pandemia aún se sienten en los hogares más pobres

Revista Gestión *
Abril 6, 2022 - 06:00

Los hogares con niñas, niños y adolescentes fueron particularmente afectados por la pandemia en diversas dimensiones. La pérdida de empleo de al menos un miembro del hogar afectó a más de la mitad de los hogares con niñas y niños (52%). Existe una recuperación en febrero de 2022, pero es lenta y desigual. Aún en la actualidad, cuatro de cada 10 hogares creen que es más probable que sus ingresos se reduzcan en los próximos tres meses. La inseguridad alimentaria aumentó de octubre 2020 a febrero 2022, en especial para los hogares con niñas y niños de estrato bajo y medio bajo.

LOS HOGARES QUE NO RECIBIERON ATENCIÓN MÉDICA SE DUPLICARON DE OCTUBRE 2020 A FEBRERO 2022

La pandemia ha afectado a todos los hogares de distintas maneras y magnitudes y, a pesar de que han pasado más de dos años, varios efectos siguen vigentes. Unicef, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, presentó un estudio sobre los efectos del COVID-19 en el bienestar de los hogares en Ecuador, particularmente de los hogares con niñas, niños y adolescentes entre 2020-2022. El estudio analiza diferentes dimensiones del bienestar relacionadas con la salud integral, la economía de los hogares, la seguridad alimentaria, el cuidado y la educación.

Con respecto a la salud, para febrero de 2022, seis de cada 10 hogares con niñas y niños afirmaron que uno o más miembros de la familia tuvieron COVID-19 o presentaron síntomas. En el caso de los hogares sin niños, esto sucedió en cinco de cada 10 familias. Para octubre del 2020, la cifra era la mitad (dos o tres de cada 10 hogares).

El 57% de los hogares accedieron a pruebas para detectar COVID-19 en febrero, una proporción mayor respecto a octubre de 2020, cuando la cifra fue 48%. Aun cuando el acceso todavía es desigual, la brecha ha disminuido.

Con respecto al cuidado de la enfermedad, la tercera parte de los hogares optaron por el cuidado en casa o por no recibir atención. En el caso de sí recibir atención médica, 46% de los hogares prefirió el servicio privado de salud.

Un grave problema durante la pandemia fue la atención a personas con enfermedades crónicas, pues la atención médica se direccionó principalmente a personas contagiadas con COVID-19, dejando de lado al resto de enfermedades. En 2020, el 13% de los hogares con personas con enfermedades crónicas dejaron de recibir atención de salud, para el 2022, la cifra mejoró: bajó al 8%.

Por otro lado, el acceso a la vacunación infantil mejoró, especialmente en los hogares de nivel socioeconómico bajo y con inseguridad alimentaria severa, llegando a niveles por encima del 90%. En octubre del 2020, únicamente el 77% de los hogares con inseguridad severa lograron el esquema de vacunación completo para las niñas y niños menores de 5 años, pero para febrero 2022 se llegó al 90,5%.

Aun así, el sistema de salud y la interrupción de algunos servicios por la pandemia todavía presentan desafíos. En los hogares que no recibieron atención, la causa principal es la falta de medicinas. Entre octubre 2020 y febrero 2022 pasó de 20% a 48%, más del doble.

UNA RECUPERACIÓN ECONÓMICA LENTA Y DESIGUAL

Una importante parte de la población del país perdió el empleo durante la pandemia, y más aún los hogares con niñas y niños. En 2022, la pérdida de empleo continúa afectando más a los hogares con niñas y niños (52%), es decir, en la mitad de estos hogares alguno de sus miembros perdió el empleo, por encima del promedio nacional (43%) y de la proporción de hogares sin niños (32%).

Para octubre de 2020, en siete de cada 10 hogares con niños y niñas alguno de sus miembros perdió el empleo,  para los hogares sin niñas ni niños fue 6 de cada 10. Para enero de 2021, el porcentaje de ambos hogares disminuyó, pero la brecha continúa. Esto produce una recuperación económica lenta y desigual (Gráfico 1).

Gráfico 1

% de hogares en los que uno o más de sus miembros perdieron el empleo

La pérdida de empleo no es el único problema económico al que se enfrentaron los hogares, casi ocho de cada 10 hogares con niños y niñas reportaron tener menos ingresos, mientras que en los hogares sin niños esto ocurrió en seis de cada 10. Esta tendencia se ha mantenido desde 2020. Existe una leve mejora, disminuyó a nivel nacional de 74,6% a 70,1%, pero en febrero del 2022 (67,4%) la cifra fue mayor que en octubre del 2021.

Y la perspectiva de ingresos no mejora, ni para los hogares con niñas y niñas, como para los que no tienen. Aproximadamente, cuatro de cada 10 hogares creen que es más probable que sus ingresos se reduzcan en los próximos tres meses, y esta perspectiva aumentó desde octubre, pasó de 33% a 42%, un mayor número de hogares considera más probable que pierdan el empleo.

Para afrontar la crisis, más de la mitad de los hogares pidió préstamos a sus familiares o amigos, pues es la principal estrategia de supervivencia (57%). La siguiente estrategia es dejar de comprar medicamentos, el 50% de los hogares con personas con enfermedades crónicas, catastróficas o graves dejaron de hacerlo. Otra estrategia es no pagar renta, los servicios básicos o las deudas. Los hogares que tienen niñas o niños deben recurrir con más frecuencia a estas opciones.

LA SEGURIDAD ALIMENTARIA AUMENTA DESDE 2020

El 48% de los hogares reporta tener inseguridad alimentaria moderada o severa. Esta situación no ha variado desde octubre 2020, afectando particularmente a los hogares con niños y niñas de estrato socioeconómico bajo, donde aumentó de 68% a 79%.

Los hogares rurales con niñas y niños también fueron fuertemente afectados, allí aumentó de 54,2% a 58,3%. En todas las categorías presentadas en el Gráfico 2, la inseguridad alimentaria aumentó en febrero del 2022 (excepto en el estrato medio). No existe una recuperación de la pandemia con respecto a la alimentación, lo cual se relaciona con los ingresos de los hogares y el empleo. La situación es crítica, especialmente en los hogares con niñas y niños, pues la alimentación es clave para el desarrollo y sus posibles futuros ingresos.

 

Gráfico 2

Inseguridad alimentaria

Existen programas de alimentación complementaria. En febrero del 2022, más hogares con niños y niñas menores a 5 años reciben alimentación complementaria; en enero del 2021 fue 34,1%, mientras que para febrero de 2022 aumentó a 53%. Este complemento alimentario podría aliviar los problemas de inseguridad, en especial, en los hogares con mayor prevalencia del problema. Pero por más que haya aumentado la cobertura de los programas, los resultados no se evidencian en las cifras con respecto a la inseguridad alimentaria.

EL APRENDIZAJE PRESENCIAL AUMENTA PERO LA FALTA DE DINERO ES EL OBSTÁCULO

El aprendizaje presencial ha aumentado lentamente entre octubre 2020 y febrero 2022, de 0,8% a 24% en hogares con niñas y niños de 5 a 11 años y de 0,9% a 31% en hogares con adolescentes de 12 a 17 años. La encuesta toma en cuenta datos antes del regreso a clases presenciales en marzo en la mayor parte de las unidades educativas del país.

Sin embargo, un factor importante es la reducción del abandono escolar. En octubre 2020 alcanzó a 9,1% de los hogares con niñas y niños entre 5 a 11 años. Para febrero de 2022 se redujo a 3%. En el caso de hogares con adolescentes entre 12 y 17 años, la reducción fue de 7,4% a 4,6%. Las razones principales que dificultan la asistencia y el abandono de las niñas, niños y adolescentes son la falta de dinero, la falta de acceso a internet y de acceso a una computadora.

En los hogares con niños y niñas de 5 a 11 años de estrato socioeconómico bajo, únicamente el 10% tiene acceso a un computador, mientras que en el estrato alto es el 74%, siete veces más. La diferencia entre hogares en el área rural y urbana también es importante. En el área rural el 12% de hogares tiene acceso a un computador y en el área urbana es el 35%.

Para poder acceder a clases, la mayor parte de los niños, niñas y adolescentes lo hacen a través de un celular. A nivel nacional, siete de cada 10 hogares con niños y niñas estudiaban a través de un celular. Para los estratos socioeconómicos medio bajos el porcentaje alcanza a 91,7%, es decir, nueve de cada 10 niños. Recibir clases a través de un celular reduce considerablemente la calidad de la educación, profundizando aún más las brechas de desigualdad.

SALUD MENTAL MEJORA PERO SIGUE PRESENTE

La pandemia también afectó a los hogares en la salud mental, los conflictos por la convivencia y los problemas económicos aumentaron, sin embargo, para febrero de 2022 sí existe una mejora, disminuyó de 23% a 17%. En los hogares con niños, niñas y adolescentes, la situación disminuyó de 25% en 2020 a 18% en 2022.

En febrero de 2022, 7 de cada 10 hogares reportan que sus niños y niñas han sufrido al menos una situación emocional, siendo las más habituales percibirlos tristes y sin ánimo, agresivos o tercos y tener nuevos miedos. Esta situación se mantiene a lo largo de las diferentes encuestas realizadas.

Otras situaciones emocionales que se presentaron en octubre 2020 si disminuyeron para febrero del 2022, como es el caso de que los niños, niñas o adolescentes se despertaban, comían en exceso o tenían pesadillas. Por otro lado, el dejar de comer es un problema que está afectando cada vez más, el octubre 2020 fue al 14,6% de los hogares mientras que para febrero 2022 incrementó al 30%.

 

Gráfico 3

Salud mental en hogares con niñas y niños

Las consecuencias de la pandemia aún están presentes en la población ecuatoriana, por más de que exista una mejora en varios aspectos, los problemas estructurales y de desigualdad no mejoran realmente. Los hogares con niñas, niños y adolescentes se enfrentaron a una dificultad mayor durante este tiempo, en comparación con hogares sin ellos, lo cual evidencia la importancia de políticas focalizadas para lograr una recuperación más equitativa.

(*) Elaborado por Maí Suárez, redacción Revista Gestión
 
Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

Los indígenas en Ecuador, con más contagios por COVID y menos acceso a vacunas

La economía plateada, una oportunidad para dignificar la vejez y crear empleos

El 90% de la población ucraniana podría enfrentarse a la pobreza si la guerra continúa

El ecuatoriano no confía en los empleados públicos