Mujer rural, el futuro del agro

Secciones
Revista Gestión

Mujer rural, el futuro del agro

Chrystel Monthean *
Diciembre 12, 2019 - 05:00

El rol que juegan las mujeres en garantizar la seguridad alimentaria de la sociedad es cada vez más importante. Según datos de la ONU, un cuarto de la población mundial está constituida por mujeres rurales, de las cuales 43% trabaja en la agricultura. En promedio, solo 16% de las explotaciones agrícolas de América Latina están encabezadas por mujeres, es decir, un total de 2,6 millones de productoras en la región.

Las mujeres cultivan, procesan, transportan y distribuyen la comida que consume no solo su familia, sino la sociedad en general. También se ocupan de la crianza, la compra y la preparación de alimentos nutritivos. Sin embargo, hoy se ven desproporcionadamente afectadas por la pobreza, la exclusión y los efectos del cambio climático y ambiental.

Por eso, con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural, que se celebró el pasado 15 de octubre, se convierte en una gran oportunidad para reconocer su aporte a la erradicación del hambre y nos invita a reflexionar sobre cómo mejorar su acceso al conocimiento, la tierra, el crédito y las nuevas tecnologías.

Un estudio de la FAO sugiere que, si las mujeres tuvieran el mismo acceso a recursos productivos que los hombres, la producción de sus fincas aumentaría de 20% a 30%. Esto, a su vez, incrementaría el rendimiento agrícola de los países en desarrollo en un 2,5%-4% y disminuiría el número de personas con hambre en 12%.

Sin embargo, una investigación del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) reveló que gran parte de las mujeres rurales participa en un tipo de agricultura familiar, que se da como una extensión del trabajo doméstico y generalmente no es remunerado. Esto se debe en parte a una subestimación de su labor, a raíz de la discriminación que históricamente han tenido que enfrentar.

Lo cierto es que las mujeres rurales hacen parte del sistema productivo y contribuyen tanto a sus hogares como a la economía de su región. Por eso, el empoderamiento y la visibilidad de las iniciativas que ellas impulsan son fundamentales para hacer realidad la visión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Sin su participación y mano de obra no hay un mañana para la agricultura. Ahora, es tarea del Gobierno, la sociedad civil, la industria de alimentos y las empresas del sector, conseguir que se escuche su voz y asegurar el cumplimiento de los compromisos de la Agenda 2030 en materia de igualdad de género.

En Yara promovemos la inclusión y desarrollamos la autonomía económica de las mujeres rurales, con soluciones sostenibles para la nutrición de cultivos. En 2020, seguiremos destacando su labor mediante el Programa Yara Champion, que reconoce su esfuerzo por aumentar la productividad, mejorar la calidad de su cosecha y elevar su rentabilidad. Así fortalecemos sus capacidades y aseguramos el futuro del agro.

(*) BU Manager de Yara para Latinoamérica. Yara es la Compañía de Nutrición de Cultivos para el Futuro. Generamos conocimiento para alimentar el mundo de manera responsable y proteger el planeta, y así cumplir nuestra visión de una sociedad colaborativa, un mundo sin hambre y el planeta respetado. A fin de lograr estos compromisos, lideramos la creación de herramientas digitales para fortalecer la agricultura de precisión y trabajamos con nuestros aliados en toda la cadena de valor de los alimentos, para desarrollar soluciones de nutrición de cultivos más amigables con el medio ambiente. Fundada en Noruega en 1905 para solucionar la hambruna en Europa, hoy Yara tiene presencia global, con más de 17.000 empleados y operaciones en más de 60 países. En 2018, Yara reportó ingresos por $ 12,9 mil millones.

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Las consecuencias sociales, nutricionales y ambientales de desperdiciar comida

La brecha salarial existe aunque hombres y mujeres cobren igual por el mismo trabajo

La educación, única herramienta para sobrevivir al futuro laboral

Solo 35% de mujeres en Ecuador ocupa cargos directivos

Tener trabajo no siempre garantiza unas condiciones dignas de vida