De república del banano a república del camarón

Secciones
revista gestión

De república del banano a república del camarón

Septiembre 4, 2019 - 05:00

Las cifras del Banco Central del Ecuador, correspondientes al primer semestre de 2019, destacan un agrandamiento de las exportaciones frente a pasados años, superando los $ 11.000 millones. El envío de mercancías se sigue caracterizando por la dependencia del crudo de petróleo, que representa 40% de las ventas totales, mientras que los bienes tradicionales alcanzan 37% y los no tradicionales solo 23,3%. En los tradicionales se destaca el crecimiento de las exportaciones de camarón, que avanzan a un ritmo mayor que el banano y que el resto de bienes correspondientes a dicho rubro. Asimismo, la industria no se encuentra fortalecida. En esta categoría, el sector más importante es el de enlatados de pescado.

Las exportaciones (X) se entienden como los bienes y servicios enviados hacia economías extranjeras. Estas son importantes por los encadenamientos que generan y por el crecimiento y desarrollo que provocan. Hablando del impacto de las exportaciones sobre los encadenamientos, la venta de productos genera industrias paralelas, como por ejemplo en el caso del banano – producto insignia ecuatoriano- no solo se envía el cambur, sino también que este va en cajas, con un respectivo empaquetado. Añadido a esto, están las labores portuarias y marítimas, que se realizan tanto en el país como en el destino foráneo.

Año tras año, Ecuador exporta entre 15% y 20% de su Producto Interno Bruto (PIB). Para el primer semestre de 2019 se han trazado más de $ 11.065 millones, mientras que en 2018 y 2017 se eviaron $ 10.670 y $ 9.417, respectivamente. Este rubro del primer semestre equivaldría a 9,8% del PIB considerando que se prevé que para este año el PIB cierre en $ 113.000 millones. Esto denota una tasa de crecimiento de 8,5% en los últimos tres años.

En lo que va de 2019, 40% de las exportaciones corresponde al petróleo y sus derivados, mientras que los productos tradicionales –camarón, banano, cacao, entre otros- capturan 37% del total. El rubro más débil son los bienes no tradicionales, pues tan solo acaparan 23%, esto muestra una clara dependencia hacia el recurso fósil, dado que sin la presencia del petróleo el Ecuador dejaría de recibir alrededor de $ 600 millones cada mes (Gráfico 1).

Gráfico 1
Exportaciones 2017-2019 (l semestre)

 

DE BANANO REPUBLIC A SHRIMP REPUBLIC

En lo que va de 2019, se exportaron $ 4.343 millones en productos tradicionales, siendo el segundo rubro más importante dentro de la estructura comercial ecuatoriana. El camarón y el banano son los bienes preferidos en los mercados internacionales, superando cada uno los $ 1.700 millones (Gráfico 2). En esta lista también se encuentran productos como el cacao, el atún y el café, que cada vez se encuentran en una posición más débil, pues vienen perdiendo competitividad frente a los grandes exportadores del continente – Brasil, Colombia-  que, a menores costos de producción, ofrecen un producto más barato a los acreedores alrededor del mundo.

Gráfico 2
Exportaciones tradicionales (l semestre 2019)

 

Históricamente el país, ubicado en el centro del mundo, se ha caracterizado por la producción de cacao, banano y en los últimos 40 años, de crudo de petróleo. Sin embargo, la exportación de camarón viene acrecentándose, respondiendo a las necesidades del crustáceo en los diferentes mercados internacionales. Los envíos de camarón pasaron de $ 2.513 millones en 2014 a $ 3.235 millones en 2018, mientras que el banano se agrandó de $ 2.577 millones a $ 3.169 en el mismo periodo. En términos relativos, la trazabilidad del banano creció 24% en los últimos cinco años, cuando el camarón se acrecentó en 29%, es decir, el banano se exporta más que antes pero el ritmo al que crecen los envíos de camarón es mayor, por lo que se debería repensar cuál es el producto de exportación insignia, tal vez el camarón no tiene la atención especial que se merece dentro de los programas de apoyo estatales (Gráfico 3).

Gráfico 3
Exportaciones de banano y camarón

 

Sobre el banano, la coyuntura se centra hoy en la posible llegada del Fusarium raza 4, que ya afecta a plantaciones en Colombia. La enfermedad, también llamada “mal de Panamá” es una de las principales causas por las que el cultivo de plátano se puede ver afectado, el hongo afecta a las raíces que más tarde inciden sobre las hojas y el fruto de las plantas. De acuerdo con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (ICCA), el Fusarium es la principal amenaza para el banano; las anteriores razas afectaron a millones de hectáreas a lo largo de Latinoamérica, imposibilitando la producción de miles de pequeños, medianos y grandes agricultores. Proximidad de plaga bananera debe preocupar a todo el país

 

LA INDUSTRIA NO DESTACA

Se exportaron $ 1.677 millones en bienes industriales no tradicionales en lo que va de este año, capturando poco más de 10% de las exportaciones totales, por lo que se podría decir que no es el rubro más importante dentro de la estructura comercial, como son los productos tradicionales primarios y el crudo de petróleo. Los productos industriales son conocidos por mantener un mayor nivel de encadenamientos y por tener alguna incorporación de tecnología y valor agregado; el bien más exportado en esta categoría son los enlatados de pescado –atún, sobre todo- con $ 593 millones, entre otros industrializados se envían más de $ 373 millones, mientras que las manufacturas derivadas de los metales se transaron $ 173 millones (Gráfico 4).

Gráfico 4
Exportaciones de bienes industriales no tradicionales 

 

Por: Eduardo Cobos, redacción Revista GESTIÓN.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La industrialización de alimentos mejora

Banano y pescado, los productos ecuatorianos que más interesan en Alemania

A pesar de la caída, el banano aún vive un buen momento

La agricultura aún es el diamante en bruto del país

Significativo incremento de la productividad agrícola de banano, café y cacao