El leve crecimiento de la economía en 2019 es un logro frente a lo vendrá este año

Secciones
Revista Gestión

El leve crecimiento de la economía en 2019 es un logro frente a lo vendrá este año

Abril 2, 2020 - 05:00

Pese a las previsiones negativas para la economía ecuatoriana en 2019, la economía creció un 0,1%. La causa principal fue el incremento de exportaciones, principalmente por la industria acuícola. El petróleo también tuvo un incremento en el valor agregado a la economía (0,4%), pero también fue la refinación de petróleo la que más cayó (20,8%), lo que contribuyó a que la importación de aceites refinados de petróleo aumentase. Sin embargo, y aunque se estimaba que para 2020 la economía retomaría su crecimiento y el PIB crecería, esta previsión dio un giro completo con el coronavirus y, ahora, se prevé un decrecimiento de hasta -6%.

Este martes 31 de marzo finalmente el Banco Central del Ecuador (BCE) publicó los resultados del cuarto trimestre (IV-T) del desempeño económico del país en 2019. Tal parece que ni el Fondo Monetario Internacional (FMI) ni el BCE acertaron en sus previsiones para dicho año, ya que proyectaban un decrecimiento de la economía de -0,5% y -0,1%, respectivamente.

No obstante, el Banco Mundial logró dar el dato exacto cuando predijo un crecimiento leve de 0,1%. Pese los acontecimientos del pasado año con la crisis social por las medidas económicas, la inestabilidad política y el bajo desempeño, la economía pudo, al menos, mantener su nivel de crecimiento.

Lo que se atribuye a dicho crecimiento son, principalmente, las exportaciones, que tuvieron un crecimiento de 5,2% respecto a 2018, aunque el mayor crecimiento se dio solo en los dos primeros trimestres (Gráfico 1). No obstante, las importaciones de bienes y servicios también se incrementaron en 1,6%.  

Los productos estrella que aportaron al crecimiento económico fueron los acuícolas. El principal fue el camarón elaborado, cuyas exportaciones aumentaron en 15,6%. En tanto, las exportaciones de crudo también tuvieron un crecimiento positivo de 7,1%, sin embargo, así como este rubro aumentó, crecieron aún más las importaciones de aceites refinados de petróleo (9,8%).

De su lado, el aporte del consumo de los hogares también creció (1,5%) pese a la fuerte reducción de la masa salarial del Estado. Sin embargo, fue compensado con la demanda de crédito, el aumento de remesas y un crecimiento salarial real de 2,1%.

Lo que tuvo una tendencia marcada en todos los trimestres de 2019 fue la reducción del gasto público (-2,4%) y la constante caída de la inversión (-3,4%). El Gobierno se ha comprometido con la austeridad fiscal sin afectar los servicios públicos, por ello la mayor reducción se da en el gasto de capital (-5,9%) y en el gasto de remuneraciones (-1,6%) que a la par se tradujo en un incremento del desempleo y la informalidad.

La propuesta del Gobierno es fortalecer el sector productivo privado para que absorba el capital humano que está en el desempleo. No obstante, el resultado de los incentivos generados no han sido los esperados.

Gráfico 1 Tasa de variación del Valor Agregado por industrias

PETRÓLEO: AMIGO O ENEMIGO DE LA ECONOMÍA ECUATORIANA

2019 fue un año de leve crecimiento para el país donde el Valor Agregado Bruto (VAB) del sector petrolero superó al no petrolero en 0,1%, como ocurre ocasionalmente. Este crecimiento fue a causa de un aumento en la extracción de crudo de 2,1%, es decir, 193,8 millones de barriles más respecto a 2018.

Debido a la alta volatilidad del precio del petróleo, es complejo depender de este sector, y más cuando tiene alta representatividad como en el caso ecuatoriano. Pese a que aportó un 0,3% más que en 2018, no generó más ingresos a pesar de tener más producción. La necesidad de aumentar la producción fue debido a una reducción del precio del petróleo que pasó de un promedio de $ 60 por barril, en 2018, a $ 45 por barril en 2019. De esta forma, los ingresos para el Estado no se verían tan afectados.

Así como contribuyó, también fue el sector que más decreció, específicamente el de refinería de petróleo. Esta industria llegó a tener un decrecimiento anual de 20,4% debido a los mantenimientos en la Refinería de Esmeraldas durante todo el año. El efecto no solo fue la reducción de ingresos por esta actividad, sino además el incremento de importaciones de aceites refinados de petróleo (9,8%). Entonces, la variación positiva del VAB petrolero realmente no fue un aporte para la economía.

Además, como muestra el Gráfico 2, es recurrente que el sector petrolero tenga un desempeño negativo. A diferencia del sector no petrolero, que solo en 2016 tuvo un decrecimiento de 1,2%, producto de los daños ocasionados por el terremoto. En conclusión, lo que realmente generó riqueza al Ecuador en 2019 fueron las industrias de acuacultura y pesca, el sector financiero, el turismo, las comunicaciones, entre otras. Es más, ahora con el precio del petróleo por el piso ($20,48 hasta la fecha) los resultados serán caóticos.

Gráfico 2

VAB petrolero vs VAB no petrolero 2019

PREVISIONES 2020: ¿HACIA DÓNDE VAMOS?

El bajo desempeño económico de 2019 se estimaba que sería compensado por un crecimiento representativo de la economía en 2020, como lo anunció la gerente del Banco Central, Verónica Artola, el año pasado. Se supondría que en 2020 la economía retomaría su senda y se preveía una variación anual de 0,69% del PIB. Peor aún si comparamos con las previsiones 2017 – 2020, cuando se esperaba una tasa de crecimiento de 2,39%, en 2019, y 2,49% para 2020.

La emergencia sanitaria debido a la pandemia a nivel mundial hizo que no solo las cuentas nacionales, sino que todas las economías del mundo den un giro de 180 grados a lo previsto al inicio de 2020. La incertidumbre ha dominado al mundo y la actualización continua de estimaciones de pérdidas económicas y humanas va cambiando a diario.

El sector productivo nacional está parado, el consumo de la población es inestable y las cuentas nacionales están en picada. La situación nacional es, en particular, una de las más críticas en Sudamérica; el riesgo país es superado únicamente por Venezuela, los mercados comerciales internacionales están, en su mayoría, bloqueados, y las fuentes de financiamiento se agotan. Y más aún, Ecuador es el país con mayores muertes per cápita por el coronavirus.

El Gobierno ha contraído un préstamo por 2 millones de dólares, o sea 2% de PIB para enfrentar la pandemia del COVID-19. Pero a posteriori esta deuda tendrá que ser cubierta y con el precio del petróleo en el piso sumado al estancamiento de la producción nacional difícilmente podría ser pagada. Es por eso, que el “default” es una posibilidad cercana que estiman varias organizaciones.

Ahora las previsiones han cambiado. La variación positiva del BCE cercana al 0,7% se ha tornado en un decrecimiento de al menos un 3% para la economía nacional (Gráfico 3). Instituciones como la CEPAL o la Citi estiman un decrecimiento de 3%, mientras que otros organismos lanzan un panorama más pesimista que alcanza incluso una caída de 6%, según Goldman Sachs y Economist Intelligence Unit (EIU) para la producción nacional en 2020. No obstante, son solo estimaciones que hasta mediados de este año no podrían ser validadas.

Gráfico 3

Previsión del PIB de Ecuador tras la pandemia del coronavirus

Por ahora, el Gobierno debe centrarse en lo urgente, que es el manejo de la crisis sanitaria que a diario recrudece y se vuelve un camino complejo. Lo que ocurra después con la economía será un tema cuesta arriba, pero al que hoy no podemos darle soluciones mientras las prioridades nacionales sean precautelar la vida de miles de ecuatorianos.

Por: Karen Lucero, redacción Revista GESTIÓN.

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

El riesgo país del Ecuador, con turbo y sin freno

El Gobierno busca cómo hacerle frente a la caída del petróleo y a la presión del FMI

El riesgo país, las deudas y la política no dan respiro a las finanzas nacionales

Gobierno se ancla en la estrategia de pagar deuda para lograr más desembolsos

¿Qué le espera a la economía ecuatoriana en el 2020?