Los próximos 100 días de Gobierno: menos palabras y más acciones económicas

Secciones
Revista Gestion

Los próximos 100 días de Gobierno: menos palabras y más acciones económicas

Consultora Multiplica
Septiembre 12, 2021 - 19:00

Las 9 millones de personas vacunadas en el país no son suficientes para la reactivación económica. Los primeros 100 días del gobierno de Guillermo Lasso no han presentado reformas estructurales, ni un verdadero plan de reactivación. El crecimiento se encuentra entre los más bajos de la región y el mercado laboral está en crisis. Una reforma tributaria es urgente para mejorar los ingresos del gobierno. Lo positivo es que se llegó a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y todo indica que el país recibirá $ 1.500 millones este año; este financiamiento es clave para la situación económica, pero se debe implementar con urgencia reformas que generen un cambio estructural.

El aspecto más destacado de los primeros 100 días de Guillermo Lasso es el plan de vacunación; sin embargo, esta es una condición necesaria para la reactivación económica, pero no es suficiente. En el aspecto económico, las acciones han sido prácticamente nulas, es imprescindible que en los próximos 100 días se avance con las reformas estructurales y un verdadero plan de reactivación económica para lograr equilibrar las finanzas y mantener un crecimiento sostenido. El Gobierno Nacional anunció el miércoles 8 de septiembre de 2021, que ya existe un acuerdo técnico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se esperaría que este acuerdo, y el desembolso proveniente del FMI, signifiquen tomar acciones en el ámbito económico para mejorar la situación del país.

UN PROGRESO LENTO QUE NECESITA ACELERARSE

Los primeros 100 días de gobierno, a pesar de ser un plazo muy corto para evaluar su desempeño, sirven para tener una idea de dónde estamos y hacia dónde vamos. Las cifras económicas dan cuenta de un progreso lento que puede estar explicado por la incertidumbre y la falta de decisiones en su plan de gobierno. El crecimiento, por ejemplo, mejoró en un 0,2% (de 2,8% a 3%) -desde el día 1 hasta el día 100 del gobierno-, pero aún se encuentra entre los más bajos de la región. El empleo adecuado también aumentó, de 30,2% a 31,8% en esos días; sin embargo, la informalidad sigue alta.

Para el 1 de septiembre, el número de vacunados completamente alcanzó los 9’005.051, según las cifras del Ministerio de Salud Pública (MSP), evidenciando el éxito del plan de vacunación. Aunque es un aspecto necesario para la reactivación económica, se necesitan acciones urgentes en el ámbito económico.

La economía ecuatoriana, además del mal manejo de las finanzas públicas, ha sufrido varios shocks. Entre ellos, se puede destacar la apreciación del dólar, que ha disminuido competitividad a las exportaciones, la caída del precio de los commodities (materias primas), desastres naturales y la pandemia que aún sigue.

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), un manejo responsable y sostenible de las finanzas públicas constituye un elemento clave para alcanzar los equilibrios macroeconómicos y propiciar el crecimiento de la economía. Esto requiere de una serie de reformas estructurales y del restablecimiento de la disciplina fiscal mediante la racionalización del gasto combinado con una política tributaria simple y progresiva. El nuevo acuerdo con el FMI da esperanza de acciones en el plano económico más concretas, que hasta ahora han sido prácticamente nulas.

REFORMAS URGENTES

La reforma tributaria se sigue aplazando, a pesar de que en campaña Lasso dijo que se enviaría la reforma en el primer día de su mandato. Más de tres meses después, el documento no se ha entregado a la Asamblea. Las autoridades del frente económico aseguran que en septiembre llegará, sin falta. Además, apenas se conoce los detalles de la misma, lo que genera gran incertidumbre sobre su contenido.

El ministro de Finanzas, Simón Cueva, aseguró que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el impuesto a la renta no tendrán modificaciones importantes. También indicó que habrá un nuevo impuesto para el sector de la población con mayores ingresos, fortaleciendo así los “ingresos tributarios y asegurando que no se tope a los sectores vulnerables”. Se sabe que apuntarán al 4% de la población que tiene ingresos de más de $ 1.000; sin embargo, esta propuesta ya tiene detractores, pues se tocaría en gran medida a la clase media.

Extraoficialmente, además, se habla de eliminar el impuesto a las herencias, donaciones y legados y de continuar con la eliminación gradual del impuesto a la salida de divisas (ISD). Lo que se mantiene pendiente es la eliminación del impuesto de 2% a las microempresas, que fue una promesa de campaña.

La Programación Presupuestaria Cuatrianual (PCC) muestra indicios del contenido de la reforma tributaria. La PCC proyecta que los ingresos tributarios aumentarán en alrededor de $ 2.000 millones en 2022. Es necesaria la reforma tributaria para lograr ese incremento. Se espera también un crecimiento de $ 544 millones en la recaudación del IVA, de $ 725 millones en el impuesto a la renta y de $ 849 millones en “otros impuestos”.

 

Gráfico 1

Proyecciones de ingresos, gastos y resultado fiscal

 

 

 

Por otro lado, el déficit fiscal llegaría a los $ 4.813 millones en 2021 y en 2022 se reduciría hasta los $ 2.637 millones. Esta reducción en el déficit se lograría, principalmente, con un considerable incremento de los ingresos totales (especialmente impuestos) y un pequeño ajuste del gasto. Además, se espera una reducción gradual del déficit para 2025 (Gráfico 1). Una de las condiciones del acuerdo con el FMI, es justamente la reducción del déficit fiscal, y este dependerá de la reforma tributaria.

INGRESOS TRIBUTARIOS SE ENCUENTRAN AL NIVEL DE LO REGISTRADO ENTRE 2012 Y 2013

De enero a agosto de 2021, los ingresos tributarios fueron mayores a los registrados en el mismo período de 2020, pero menores que los de 2019. De hecho, las cifras del Ministerio de Economía y Finanzas muestran que los ingresos por impuestos se encuentran al nivel de lo registrado entre 2012 y 2013. Las expectativas de recaudación son altas, pero la realidad es que el sistema tributario todavía es ineficiente y sumado al efecto negativo de la pandemia, requiere de manera urgente una reforma estructural.

En el caso de los ingresos petroleros, la realidad tampoco es satisfactoria. Hasta agosto sumaron $ 765 millones, pero al comparar con otros años con un similar precio promedio del crudo, existe una diferencia de más de $ 700 millones. Por ejemplo, en 2018, el precio del crudo bordeó los $ 61 por barril y el ingreso petrolero fue de $ 1.472 millones.

Por el lado de los gastos, hay una reducción en el gasto de personal, en el financiero y en las transferencias corrientes. La masa salarial cae por tercer año consecutivo, ubicando el gasto de personal en niveles similares a los registrados en 2014. El gasto de capital e inversión, por el contrario, creció 25%. Las cifras del MEF muestran que es el mayor registro desde 2018, pero se ubica lejos de los niveles más altos registrados entre 2013 y 2015 (Gráfico 2).

Las transferencias corrientes se redujeron un 12% o el equivalente a $ 333 millones. El gasto financiero disminuyó en 43%, esta caída en el pago de intereses se debe a la renegociación de la deuda en bonos.

 

 

Gráfico 2

Gastos de enero a agosto

 

 

MERCADO LABORAL EN CRISIS

Desde que se registran cifras, el número de empleados adecuados en el Ecuador ha sido de apenas 4 de cada 10. En julio de 2021, la tasa de empleo adecuado se ubicó en 31,8%, creció apenas 0,5 puntos porcentuales respecto a junio. La informalidad que se presenta en el mercado laboral ecuatoriano hace que una reforma laboral sea muy necesaria.

 

Gráfico 3

Indicadores de mercado laboral

 

 

EL FMI DESEMBOLSARÁ $ 1.500 MILLONES ESTE AÑO

El miércoles 8 de septiembre del 2021, se anunció, por fin, que ya existe un acuerdo técnico con el Fondo. A finales de septiembre, el Directorio Ejecutivo del FMI deberá aprobar la renegociación del acuerdo y se espera un desembolso de $ 1.500 millones hasta diciembre de 2021, indicó el ministro de Finanzas, Simón Cueva, $ 800 millones se desembolsarán tras la aprobación y los siguientes $ 700 millones serán a finales de año, después de una revisión técnica.

Esta negociación es clave para el país. Guillermo Avellán, presidente del Banco Central del Ecuador (BCE), indicó que el acuerdo permitirá al BCE, “desde enero del 2022 hasta mayo del 2025 recibir cerca de $ 2.500 millones en capital, que permitirán recuperar la liquidez del Banco Central”. Además, el acuerdo desbloquea recursos internacionales y permite que otros organismos multilaterales le presten dinero al Ecuador en buenos términos, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Mundial. El ministro Cueva afirma que en lo que queda de este año y el siguiente, el país recibirá alrededor de $ 4.000 millones de la comunidad internacional

A finales de agosto, la agencia internacional S&P Global Ratings indicó que la perspectiva del país es estable y estimó que la continuación del acuerdo debería ayudar a fortalecer la economía de Ecuador, asegurar suficiente financiamiento, respaldar las reservas internacionales, ayudar a reducir gradualmente la brecha financiera, estabilizar su carga de deuda y anclar la confianza de los inversionistas. Sin embargo, la calificadora indicó que la implementación de la política se vería limitada por un débil apoyo de la Asamblea Nacional y las tensiones sociales debido a la crisis económica.

UN VERDADERO PLAN DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Aparte del logro de las 9 millones de personas vacunadas, es evidente la falta de un plan de reactivación económica, no se han implementado acciones concretas para fomentar la producción, la inversión y el empleo.

Por ejemplo, al decreto No. 68 que promueve la simplificación de trámites y aranceles, todavía le hace falta acciones específicas para cerrar acuerdos formales de inversión. Otro punto en el que tampoco se ha avanzado son las alianzas público-privadas y las concesiones.

Si bien la previsión de crecimiento para 2021 mejoró al pasar de 2,8% a 3,02%, sigue siendo una de las más bajas de la región. Además, las proyecciones de crecimiento para los años posteriores tampoco son alentadoras (Gráfico 4). Por lo que un verdadero plan de reactivación económica que permita un crecimiento sostenido de la producción, la inversión y el empleo debe ser otra de las prioridades del gobierno en los siguientes 100 días.

 

Gráfico 4

Proyecciones de crecimiento de la economía

 

CONSULTA POPULAR, EL PLAN B SI TODO LO DEMÁS FALLA

Para que las propuestas del oficialismo se aprueben en la Asamblea Nacional se requieren de 70 votos. Sin embargo, CREO tiene apenas 25 escaños en la llamada Bancada del Acuerdo Nacional (BAN). Pachakutik y UNES han declarado que no apoyarán las reformas que presente el Ejecutivo.

Otro obstáculo es que la Comisión de Régimen Económico, que debe encargarse del proceso, está dirigida por Pachakutik y el PSC. Y pese a que las reformas se presenten con carácter económico urgente, la Asamblea puede modificar la propuesta de Lasso e incluso eliminar parte de sus propuestas.

Así es como la consulta popular aparece como un plan b en caso de que existan demasiados obstáculos. Este mecanismo se ha utilizado antes para modificar, aprobar o derogar leyes. En 2012, la consulta popular de Rafael Correa permitió la tipificación del enriquecimiento privado no justificado y de la no afiliación al IESS, además de la creación de la Ley de Comunicación. Lenin Moreno, también realizó una consulta popular en 2018, que dio paso a la derogación de la Ley de Plusvalía.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La seguridad social, la bomba de tiempo de la que nadie quiere hacerse cargo

Guste o no, el Ecuador debe cumplir con el FMI para salvar la economía

Altas expectativas, duras realidades para Lasso

Los empresarios creen que la digitalización acelerará la recuperación económica

Si todo sale bien, la economía ecuatoriana podría mejorar más de lo previsto