Ni los buenos tributos ayudan a estabilizar la economía

Secciones
revista gestión

Ni los buenos tributos ayudan a estabilizar la economía

Septiembre 22, 2019 - 19:00

Pese a que los ingresos del fisco representan un poco más de 35% del PIB, de los cuales 9,2% se genera por la venta y exportación de petróleo y 90,8% por tributos y transferencias, no son suficientes para sanear las cuentas nacionales. El Estado tiene un papel importante en el crecimiento y desarrollo de la producción, sin embargo, sus principales financistas siguen siendo los impuestos y tributos –pagados por las empresas y familias-, además de la venta y exportación de petróleo y no la industria, como se esperaría. Esto hace que el flujo de los ingresos dependa de los vaivenes del mercado, como el precio del crudo o el desempeño de la economía nacional, que incide en las recaudaciones.

La Constitución del Ecuador establece que el sistema económico es social y solidario, y reconoce al ser humano como sujeto y fin, propiciando una relación dinámica y equilibrada entre la sociedad, el mercado y el Estado. Se garantiza la producción y reproducción de las condiciones materiales e inmateriales que posibiliten el “Buen Vivir”. En este marco, el Estado juega un papel importante en la formulación y establecimiento de políticas económicas, que aseguren una adecuada distribución del ingreso, generando desarrollo territorial, impulsando el pleno empleo, entre otras. De allí que la importancia del Estado radica en el desarrollo de las actividades productivas, pero sobre todo en materia social y de distribución de la riqueza.

Pero para poder generar políticas públicas, proyectos y programas, el Estado debe asegurar el flujo continuo de sus ingresos. En materia fiscal, los ingresos del sector público son utilizados en inversión y en gasto corriente –administrativos-. Las principales fuentes de financiamiento son los impuestos, las exportaciones de bienes públicos, las contribuciones a la seguridad social y las utilidades de las empresas públicas. En el caso ecuatoriano, el petróleo juega un papel importante, siendo el bien más exportado; los impuestos, en cambio, son la principal fuente de financiamiento.

 

LOS INGRESOS FISCALES SUPERAN LOS $ 30.000 MILLONES

En el periodo 2015-2018, los ingresos fiscales representaron entre 30% y 35% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significa que cada año el Estado ecuatoriano recauda montos superiores a los $ 30.000 millones; 2018 fue el mejor año de recaudación fiscal, con una cifra que ascendió hasta los $ 38.865 millones, manteniendo un peso relativo de 35,85% del PIB.

Para el primer trimestre de 2019 (enero-marzo), los ingresos alcanzaron los $ 8.924 millones. Si se recolecta valores similares en los siguientes tres trimestres, los ingresos totales representarían 32,7% del PIB, aunque estas son solo previsiones, pues las recaudaciones dependen del desenvolvimiento económico y de shocks externos, como el precio del petróleo (Grafico 1).

Gráfico 1
Ingresos fiscales (2015-2019)

 

Si se compara el desempeño de los ingresos públicos por trimestres, el primer trimestre de 2019 se posiciona como el mejor año de los últimos tres en recaudaciones por venta y exportación de petróleo, con $ 2.011 millones, en contraste con los $ 1.300 millones de 2017 y $ 1.517 millones de 2018. En cuanto a los ingresos no petroleros –que se basan en tributos, principalmente-, los mismos significaron un total de $ 6.383 millones en los primeros tres meses de 2019, siendo ligeramente mayor en 0,15% a lo registrado en 2018. En cuanto a los resultados operacionales de las empresas públicas, este es el peor primer trimestre del periodo analizado, con tan solo $ 530 millones; sucedió lo contrario el pasado año, cuando las utilidades de las compañías del Estado alcanzaron los $ 1.010 millones  (Gráfico 2).

Gráfico 2
Ingresos fiscales por fuente (primer trimestre 2017-2019)

 

En términos relativos, durante el primer trimestre de 2019 se registra que los ingresos petroleros significaron 1,84% del PIB, siendo superados por los ingresos no petroleros, que representaron 5,85%. En último lugar se encuentran los resultados operacionales de las empresas públicas con tan solo 0,49%.

 

LOS IMPUESTOS FINANCIAN AL ESTADO

Como ya se mencionó, los ingresos no petroleros representan más que los petroleros en la estructura contable del Estado. En el primer trimestre de los últimos tres años, las recaudaciones tributarias mantienen un peso promedio de 55% del total de los ingresos no petroleros, seguido por 23% de las contribuciones a la seguridad social y 22% proveniente de otros rubros. En el periodo enero-marzo 2019 se recaudaron vía Servicio de Rentas Internas (SRI) alrededor de $ 3.482 millones, en cuanto a los aportes a la seguridad social estos superaron los $ 1.400 millones, mientras que la categoría de otros alcanzó los $ 1.489 millones (Gráfico 3). En aportaciones al PIB, los ingresos tributarios significaron 3,19% durante este primer trimestre, mientras las contribuciones a la seguridad social 1,29%

Gráfico 3
Ingresos no petroleros (primer trimestre 2017-2019)

 

Si bien los tributos son los más importantes en términos de ingresos no petroleros, el impuesto a la Renta (IR) y el impuesto al Valor Agregado (IVA) son los más relevantes. Entre ambos captan más de 65% del total de los no petroleros. Entre enero y marzo del presente año, el IR significó $ 864 millones y el IVA más de $ 1.600 millones, los otros gravámenes importantes son los consumos especiales, con $ 226 millones, y los arancelarios, con $ 355 millones. Dentro del peso relativo que mantienen sobre el PIB, pese a que los tributos son el financista del Estado, tan solo representan 3,19%; en donde el IVA aporta con 1,49% y el IR con 0,79% (Gráfico 4).

Gráfico 4
Aporte de los tributos (primer trimestre 2019)

 

El aporte es marginal porque se calcula con base en las proyecciones del PIB, esto quiere decir que al final del año se podrá tener una estimación más acertada, y se espera que tengan un peso relativo superior a 14%. Las metas recaudatorias apuntan a cifras que oscilan entre los $ 13.000 y $ 15.000 millones. Entonces, se puede decir que todas las fuentes de los ingresos fiscales son importantes; sin embargo, existen rubros como la venta y exportación de petróleo, el IR y el IVA, que generan mayor estabilidad fiscal, porque aportan más.

 

LOS INGRESOS PETROLEROS SON FLUCTUANTES

Si bien el petróleo es una importante fuente de financiamiento para el Estado ecuatoriano, dado que aportó con $ 11.816 millones a las arcas fiscales en la última media década, no se puede predecir el comportamiento del mismo al ser un rubro no permanente, pues depende directamente del precio del mercado. En 2014 se registró por exportación de petróleo más de $ 3.764 millones, mientras que este mismo rubro en 2018 cayó hasta los $ 2.108 millones; mostrando una merma de casi 44% (Gráfico 5). Si se mantienen los ingresos del primer trimestre, durante lo que queda del año, en 2019 se venderían alrededor de $ 1.534 millones, siendo la cifra más baja en los últimos cinco años. El precio promedio del barril en 2014 oscilaba los $ 86,44, mientras que en 2018 el precio se posicionó sobre los $ 65. Esta diferencia de $ 20 afecta a los 110 millones de barriles de petróleo que se envían desde Ecuador.

Gráfico 5
Ingresos petroleros (hasta primer trimestre 2019)

 

Los ingresos petroleros brutos superan los $ 15.000 millones, sin embargo, los gastos de las empresas públicas como Petroecuador y Petroamazonas sobrepasan los $ 6.000 millones, el pago de las regalías a las empresas privadas que se dedican a la extracción del crudo representa más de $ 1.200 millones; a esto se descuenta además el pago de los subsidios a los combustibles fósiles, rubro que asciende los $ 4.000 millones. De todo esto, el Estado ecuatoriano recibe entre $ 2.500 y $ 3.000 millones, cifra que depende del desenvolvimiento del mercado de petróleo internacional.

Por: Eduardo Cobos, redacción Revista GESTIÓN.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Los síntomas deflacionarios persisten, y no siempre son buenos

Exagerado optimismo del FMI presiona las cuentas del Ecuador

La balanza comercial aún es positiva, pero va en picada

¿Se necesitan más impuestos regresivos?

El ajuste fiscal es consecuencia del desajuste