Dejar la zona de confort para alcanzar el éxito

Secciones
revistagestion

Dejar la zona de confort para alcanzar el éxito

Julio Hans Ocaña Jara *
Febrero 20, 2019 - 06:00

“No sales de tu zona de confort, te sacan a patadas”. Hace algunos años leí esta frase mientras pensaba sobre la continuidad de mantener un emprendimiento que, en esos momentos, se veía estancado. Con el tiempo y las aguas me di cuenta de que no existe nada más real que lo descrito en aquella frase: te sacan a patadas, algunas veces son las circunstancias, otras veces, las personas, con frecuencia las deudas; en el mejor de los casos el crecimiento del negocio y la consecución de nuevos objetivos.

Sin embargo, es preciso indicar que ninguna patada es agradable y no todas las personas están en capacidad de soportarlas, por lo que tienes dos opciones, la primera es buscar un espacio bastante seguro, casi blindado, en tu zona de confort para evitar el golpe y quedarte ahí por el resto de tus días. La otra opción es tener la actitud necesaria para definir qué es lo que harás en el nuevo sitio en el que te puso la patada.

Victor Küppers explica en una de sus ponencias magistrales la fórmula para calcular cuánto vales como persona. Esta fórmula es:

 

VALOR DE LA PERSONA = (C + H) * A

C= Conocimiento       H= Habilidad       A= Actitud

Esta fórmula pone en perspectiva lo que cuenta en la vida, pues la C y la H suman, pero la A multiplica. Para todo en la vida es importante tener conocimiento, porque si carecemos de este componente seríamos peligrosos. Por supuesto que la habilidad es también muy importante ya que todos nacemos con algunos dones que con el tiempo se van perfeccionando y así podemos desarrollar nuestras habilidades que, en el mejor de los casos, las pondremos al servicio de la sociedad.

Pero en esta fórmula lo que realmente genera valor es que la actitud multiplica tus conocimientos y habilidades, porque es este factor el que te permite mostrarte como realmente eres. Las personas se definen por su actitud, eliges tus amigos por la actitud que tienen, recuerdas a maestros y los jerarquizas por la actitud que tenían para enseñar, admiras a tus padres por la actitud que presentan durante tu crianza y son esos factores de comportamiento los que adoptas para caminar por la vida.

En el emprendimiento, como en la vida, es la actitud lo que le genera sostenibilidad y ventaja competitiva a lo que haces. Es la forma de ser que tienes frente a las circunstancias lo que te permitirá afrontar el camino del emprendedor.

En Ecuador, nueve de cada 10 emprendimientos no llegan al tercer año de vida; el factor principal del fracaso, la falta de gestión y el desarrollo de competencias conductuales frente a los escenarios que se presentan en el camino del emprendimiento.

Siendo realistas, nuestra formación académica y la estructuración social, no nos han preparado para ser emprendedores, es más, nos han deformado de tal manera que la principal traba que se ha identificado como limitante al momento de emprender es el miedo al fracaso, es decir, la mayoría de los emprendimientos están destinados a morir aún antes de ver la luz.

Para minimizar el riesgo que conlleva el emprendimiento, es imprescindible trabajar sobre los comportamientos del emprendedor, al mismo tiempo que se desarrollan las competencias técnicas requeridas, más allá del conocimiento técnico académico, ya que el mundo que se vive fuera de las aulas es sumamente hostil y requiere de formas de ser y herramientas adecuadas para generar sostenibilidad en el ecosistema del emprendimiento.

En la actualidad existen varias alternativas que promueven la gestión y el desarrollo de emprendimientos, sin embargo, existe una metodología desarrollada por MasterGame y MUYU denominada Ser y emprender, que es la única en el mercado actual que parte de la gestión de la forma de ser del emprendedor y de manera integral se le van sumando competencias técnicas de aplicación real sobre el desarrollo del emprendimiento.

Considerando que científicamente se ha establecido que la formación de hábitos en los seres humanos toma entre 21 y 66 días, el programa Ser y emprender tiene un período de desarrollo de 100 días, dividido en cinco módulos y un evento final de cierre de procesos, lo que permitirá establecer hábitos que acompañen al emprendedor durante el crecimiento y maduración de su proyecto.

El programa tiene una metodología de implementación vivencial y experiencial, es decir, que todo lo que se aplica durante el proceso es aplicado en casos reales que generan aprendizaje y mejoramiento de procesos con base en la experiencia.

Se estructura de la siguiente forma:

Descúbrete: un módulo que permite identificar potencialidades personales, así como también barreras y limitaciones conductuales que serán trabajadas durante el proceso.

Genera acción: este módulo se enfoca en que, de manera vivencial, se abran espacios para el desarrollo de acciones que parecían imposibles, a fin de romper paradigmas con relación al miedo al fracaso y generar motivación en las personas para la consecución de objetivos.

Establece tu visión: aquí se definen los elementos para la formulación de un modelo de negocios real, sostenible y aplicable. Tomando como base las capacidades del emprendedor y la gestión del emprendimiento en el ecosistema en el que se desarrollará.

Relaciónate con tu cliente: con una visión clara de hacia dónde queremos llegar y acompañados de un modelo de negocios aplicable, se establece la necesidad de generar prototipos de los productos o servicios definidos, con la finalidad de que sean testeados en mercados reales por clientes reales, con gestión de ventas reales. Aquí se establecen las bases para la aplicación de mejoras en los productos y/o servicios o la definición de estrategias de acceso al mercado objetivo.

Abre nuevas posibilidades: una vez que se han desarrollado competencias conductuales y técnicas aplicables, el programa brinda el acompañamiento para el ingreso a mercados de los productos y/o servicios desarrollados. Esto da paso a la estructuración de un modelo de crecimiento sostenido.

De esta forma se garantiza que si el participante aplica todas las actividades y sugerencias establecidas en el programa, su emprendimiento tendrá un crecimiento progresivo, sostenido y sobre todo equilibrado entre las formas de ser del emprendedor y las relaciones con sus clientes, proveedores y con sus seres más allegados.

Emprender no es fácil, por lo tanto, vivir bajo este estilo representa una lucha consciente y constante para crear, mejorar e innovar en todos los aspectos de tu vida.

Si tienes actitud para el emprendimiento, arriésgate, será la mejor experiencia de tu vida.

 

*Gestor del Talento Emprendedor
MUYU

 

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

 

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Planificación operativa: cómo pasar del dicho al hecho

¿Cuándo es bueno emprender?

Las 10 habilidades más demandadas por las empresas, según LinkedIn

¿Qué propone la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales en Ecuador?

“Las organizaciones van a comprender muy rápido que la formación dual es una inversión en su futuro”