Un modelo de negocio a la medida de la realidad

Secciones
revistagestion.ec

Un modelo de negocio a la medida de la realidad

Julio Hans Ocaña Jara *
Abril 25, 2019 - 06:30

Sin duda alguna, el contar con un modelo de negocios es fundamental para garantizar la sostenibilidad del emprendimiento, este principio es conocido por quienes han decidido arrancar en el camino del emprendimiento, sin embargo, la teoría muchas veces no hace juego con la práctica y en este aspecto tan delicado, como es el desarrollo del modelo de negocios, se cometen errores de fondo y de forma que se convierten en trabas al momento de crecer con el emprendimiento.

A partir de este principio surgen algunas interrogantes, ¿existe un modelo de negocios estándar para todo emprendimiento?, ¿todas las teorías de modelos de negocio son aplicables a mi producto o servicio?, ¿existe una fórmula definida que garantice el éxito en modelo de negocio?, entre otras.

El principio fundamental para el desarrollo de cualquier idea que tenga potencial de convertirse en emprendimiento, considera las necesidades del cliente como punto de partida, es decir, el modelo de negocios que se desarrolle será adaptado a la consecución de objetivos empresariales mediante la resolución real de los requerimientos de un mercado objetivo. Además, se comprende al modelo de negocios como una estructura en constante evolución y rediseño, pues al ser el mercado un conjunto de ideas y requerimientos generados por seres humanos que viven a la velocidad que su adaptación al entorno se los permite, es preciso construir un modelo que pueda avanzar justamente a esa misma velocidad.

Existen modelos de fácil comprensión como el CANVAS, considerado como el lienzo sobre el que se dibujan las líneas que marcan el camino a seguir por el negocio en cada una de las etapas, sin embargo, una de las limitaciones que se identifican en este modelo (que se considera bastante bueno) es justamente que este lienzo limita el rediseño constante y puede llegar a convertirse en una camisa de fuerza en la que el emprendedor quede atrapado y fracase al no ver las diversas posibilidades de cambio que se ofrecen en la realidad.

Otro modelo que resulta innovador y con un potencial de adaptación al cambio es el modelo LEAN STARTUP, mismo que basa el principio de construcción permanente en la respuesta que tiene el mercado objetivo al que se someten las pruebas de producto o servicio, además resulta sobremanera amigable con las finanzas del emprendedor pues el nivel de inversión es bajo considerando que la creación de prototipos de productos o catálogos de servicios, resulta relativamente económica para que sean sometidos a los testeos y la posterior retroalimentación del mercado, de esta forma se hacen los correctivos sugeridos de tal forma que el proceso de introducción al mercado resulte más viable.

Actualmente existen también algunas variantes o fusiones de modelos y metodologías que justamente buscan responder a los requerimientos de un mercado en constante evolución. Bajo este principio, podemos mencionar algunos programas que promueven la construcción de estructuras que aseguran procesos de introducción, aceptación, desarrollo y evolución tanto de productos como de servicios. Entre algunos de estos podemos mencionar el programa Emprende de MUYU que parte de la idea de negocios que es expuesta por el emprendedor mediante una entrevista corta en la que se identifican no solamente aspectos técnicos de la idea, sino aquellas características personales y conductuales del emprendedor, con estos elementos identificados se ajustan líneas para avanzar a una serie de asesorías para la construcción de prototipos que serán sometidos a pruebas reales con mercados reales. Aquí surge una nueva propuesta como lo es MUYU Market Lab que define espacios en los que serán testeado el producto o servicio para que, mediante un proceso de introducción inicial, sean medidos los niveles de aceptación que tendrán en los posibles mercados objetivos, permitiendo así generar ajustes bien sean de imagen, recetas o fórmulas, geolocalización, entre otras, para garantizar una evolución del producto o servicio. En algunos casos esta evolución llega incluso poner estos productos en mercados internacionales ávidos de nuevas propuestas.

En conclusión, no existe una fórmula mágica ni un modelo rígido e inamovible que limite el desarrollo de la idea de negocio, por el contrario, conscientes de que un emprendimiento es una estructura creada por seres humanos para responder a necesidades de otros seres humanos, es inevitable que se encuentre en constante cambio, rediseño y evolución. De esta manera consideramos que cada negocio debería encontrar su modelo más adecuado, pero sobre todo abrir los ojos y la mente a las múltiples oportunidades que presenta el mercado al cual queremos llegar.

 

*MUYU

 

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La globalización representa un desafío para las pymes en Latinoamérica

claves del lenguaje corporal para parecer exitoso

Dele vida a su hoja de vida

¿Cuándo introducir sus productos a supermercados?