Candidato a la OIEA destaca potencial de energía nuclear para Latinoamérica

Secciones
revista gestión

Candidato a la OIEA destaca potencial de energía nuclear para Latinoamérica

Septiembre 10, 2019 - 13:13

El candidato argentino a director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, resaltó en entrevista con Sputnik las ventajas de incorporar más energía nuclear a la matriz energética de los países de América Latina, en particular su estabilidad. El pasado 16 de junio se produjo un apagón masivo que dejó sin luz durante varias horas a casi todo el territorio de Argentina y Uruguay, países que dependen mucho de la energía hidráulica, debido a un fallo en el sistema de interconexión eléctrica. "Existe una idea de que la energía nuclear provee una energía de base limpia de una enorme estabilidad y, por lo tanto, consideramos que problemas como estos u otros que pudieran surgir, pueden ser mitigados con una aportación levemente creciente de la energía nuclear en nuestros países", dijo el diplomático argentino. El actual embajador argentino en Austria y su representante permanente ante las organizaciones internacionales con sede en Viena recordó en este contexto que tanto Argentina como Brasil, las dos potencias sudamericanas en materia de energía nuclear, han dado continuidad a la construcción de sus centrales nucleares –Atucha 2 en el caso argentino, ahora concluida, y Angra 3 en el caso brasileño– tras años de suspensión de las obras. Al mismo tiempo, Grossi admitió que ninguno de los países latinomericanos va a ir hacia una situación de energía nuclear como dominante. Hoy en día en Argentina, indicó, la cuota de este tipo de energía oscila entre el 7 y el 10 por ciento. "La idea es tener un 'mix' sabio de energía renovable, fuentes térmicas y energía nuclear (...) Ciertamente, hay lugar para una expansión", concluyó. Actualmente en América Latina hay siete reactores nucleares operativos: tres en Argentina, dos en Brasil y dos en México. Dos reactores están siendo construidos: uno en Argentina y el otro en Brasil. (Sputnik)