La escasez de gas licuado en Bolivia se suma a la crisis por la pandemia de covid-19

Secciones
Revista Gestion

La escasez de gas licuado en Bolivia se suma a la crisis por la pandemia de covid-19

Julio 30, 2020 - 13:28

Bloqueos de calles y largas filas de consumidores se observaron este jueves por cuarto día consecutivo en las ciudades bolivianas de La Paz y El Alto, debido a la escasez de gas licuado de petróleo que se sumaba a las dificultades provocadas por la pandemia de covid-19, reportaron medios locales.

"Desde la semana pasada no hay gas, por eso hay bloqueos en todas partes y esto no parece que tenga solución rápido porque las autoridades anuncian normalización y no pasa nada", dijo Florencio Quispe, un dirigente vecinal de El Alto, a radio Integración de esa ciudad.

Otros medios reportaron con imágenes que millares de personas se arremolinaban en torno a la planta distribuidora de hidrocarburos ubicada en el distrito alteño de Senkata, foco de frecuentes protestas contra el Gobierno transitorio, incluida una de noviembre pasado que terminó en masacre de una decena de vecinos.

"Lo más grave es que el poco gas que llega es comprado por comerciantes abusivos que luego lo revenden a 45 bolivianos (6,50 dólares) la garrafa, el doble del precio normal", protestó Quispe.

Agregó que los vecinos de barrios alejados del centro de El Alto planeaban bloquear las vías principales de la ciudad y la autopista principal hacia La Paz si la escasez continuaba.

El Gobierno, que emitió desde el lunes varios comunicados anunciando la normalización inmediata de la provisión de gas, dijo que la oferta de ese producto resultó afectada por un "contagio masivo" de trabajadores de la planta de Senkata, que distribuye combustibles procesados en otros distritos.

El sindicato de trabajadores de esa planta se declaró el lunes en emergencia, denunciando que sus afiliados eran obligados a concurrir al trabajo pese a la detección de varios casos positivos de covid-19.

Los trabajadores amenazaron con huelga en espera de la dotación de equipos de bioseguridad personal.

Aunque las redes de gas natural a domicilio se han multiplicado en la última década, aproximadamente la mitad de la población boliviana todavía consume gas licuado de petróleo envasado.

Usuarios de redes sociales denunciaron también escasez de gas natural para automotores. (Sputnik)