$ 9 millones al año le cuesta el ruido a Quito

Secciones
trafico quito

$ 9 millones al año le cuesta el ruido a Quito

Luis Bravo Moncayo *
Enero 22, 2018 - 09:47

El creciente desarrollo urbano de las últimas décadas ha traído consigo diversos problemas ambientales. Varios de ellos son claramente perceptibles, como la contaminación atmosférica o la cada vez más compleja gestión y disposición final de residuos sólidos. Sin embargo, también existen problemas latentes no percibidos por la sociedad en general, los cuales tienen efectos directos en el bienestar de las personas como es el caso del ruido ambiental.

 

La contaminación acústica tiene un campo de acción localizado, es invisible y su energía puede disiparse con facilidad. No obstante, la conciencia social sobre las consecuencias, producto de exposiciones prolongadas a niveles de ruido elevados, es casi nula, precisamente por esa invisibilidad.

Aunque en los entornos urbanos existen diversas fuentes de ruido, el tráfico vehicular es la fuente que mayor impacto tiene en las ciudades debido al constante crecimiento del parque automotor y a la cercanía de calles transitadas a las viviendas y lugares de trabajo.

La exposición prolongada a esta fuente de ruido tiene efectos nocivos en la salud de las personas, que pueden variar desde la sensación de molestia, problemas auditivos y cognitivos hasta trastornos en el sistema cardiovascular.

El costo social de estos efectos se cuantifica estimando los años de vida sana que se pierden producto de estas enfermedades y afectaciones, por ejemplo, en 2011 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que en Europa se pierden 22.000 años de vida sana por efecto de un trastorno auditivo llamado tinitus (percepción de ruidos en la cabeza, que no tienen nada que ver con causas psiquiátricas) y 56.000 años debido a hipertensión.

El impacto de la contaminación acústica también puede ser cuantificado desde una perspectiva económica. Para el efecto, existen varias metodologías que estiman el costo de la variación de decibeles, siendo las más utilizadas la valoración contingente y la valoración hedónica.

En la valoración contingente, el costo del ruido se extrae a partir de lo que las personas declaran que están dispuestas a pagar para reducir los efectos provocados; mientras que en la valoración hedónica, el costo del ruido se estima a partir de la variación en el precio de las transacciones del mercado inmobiliario

Un aspecto común en ambas metodologías está relacionado con los niveles de contaminación acústica a los que están expuestas las personas y las propiedades, los que comúnmente se obtienen con instrumentos de medición de ruido o con mapas acústicos. Los resultados de estas valoraciones tienen una fuerte correlación con características demográficas, culturales y socioeconómicas.

EL RUIDO EN QUITO

Entre 2015 y 2016 se desarrolló una investigación doctoral, entre la UDLA y la Universidad Politécnica de Madrid, para estimar el costo del ruido de tráfico vehicular en la ciudad de Quito a través de una valoración contingente, cuyos resultados han sido publicados en dos artículos científicos[LAB1] .

Para ello se encuestó a 600 hogares en 20 distintos sectores de la ciudad sobre la experiencia con el ruido de tráfico en el hogar, la percepción de molestia producida por este agente de contaminación, las características demográficas y socioeconómicas de los participantes y la disposición a pagar una tasa anual que permita financiar un plan de acción público, enfocado en evaluar y mitigar el ruido que genera el tráfico rodado y reducir así sus molestias.

Cada una de las encuestas realizadas fue comparada con el nivel de exposición al ruido en la fachada de la vivienda del participante. Este nivel de ruido fue obtenido a través de un modelo que utiliza información geográfica de calles, flujo y composición vehicular, velocidad de circulación (facilitada por los conteos automáticos realizados por la Secretaría de Movilidad del Municipio de Quito), para estimar el nivel de ruido al que está expuesta la vivienda de las personas encuestadas.

Los datos recolectados en el estudio permitieron desarrollar un análisis econométrico que determinó la influencia de cada una de las variables utilizadas (percepción, demografía, condición socioeconómica, exposición al ruido) en la disposición a pagar para reducir la molestia provocada por el ruido del tráfico. Además, a través de este análisis se pudo configurar un perfil ciudadano que podría ser replicado en otras ciudades o localidades para estimar la valoración económica asignada al ruido.

Adicionalmente, se utilizó una técnica de inteligencia artificial denominada Redes Neuronales Artificiales (RNA), que permitió resolver problemas como la subjetividad de las personas encuestadas, así como aumentar la precisión de la capacidad predictiva de la valoración en 85%.

Los resultados del modelo de inteligencia artificial indican que las variables más influyentes en la valoración económica del ruido de tráfico vehicular son la molestia nocturna producida por la exposición al ruido, el estrato socioeconómico y el nivel de exposición a la contaminación acústica. Por otra parte, las variables menos significativas para las personas en la valoración están asociadas con la percepción de los efectos tales como la perturbación en el sueño, o el estrés.

Además, el valor promedio de la disposición a pagar para financiar planes de acción que resulten en una reducción de la molestia asociada al ruido de tráfico, fue de $ 15,7 anuales por hogar. Lo que implica, considerando la cantidad de hogares que residen en la zona urbana de la ciudad, que se podría recaudar $ 8,8 millones para financiar este tipo de medidas.

Estos resultados permiten a la autoridad ambiental conocer el costo que la población de la ciudad asocia al problema de la contaminación acústica, para así diseñar e implementar políticas públicas de gestión de ruido ambiental, estableciendo objetivos para desarrollar acciones específicas enfocadas en minimizar el impacto producido en el entorno y en la salud de la ciudadanía y maximizar el beneficio de las acciones a desarrollar.

En conclusión, esta investigación presenta la evaluación económica de un aspecto relevante para la ciudad,  que requiere en el mediano plazo una intervención precisa enfocada en mitigar el impacto social y en la salud de la población.

 

Mapa de ruido de tráfico de la zona urbana de Quito
ruido

 


 [LAB1]De esta investigación salieron dos artículos:
https://doi.org/10.1016/j.trd.2016.10.020
https://doi.org/10.1016/j.cstp.2017.08.003
 
* PhD Ingeniería Acústica.

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original.