Las olas de calor tienen la firma del cambio climático

Secciones
revista gestión

Las olas de calor tienen la firma del cambio climático

ONU
Julio 31, 2019 - 06:00

El calor histórico que sufre Europa y que amenaza con afectar la capa de hielo de Groenlandia no es coincidencia, se trata de una muestra de la relación entre el calentamiento global causado por el hombre y episodios cada vez más fuertes de temperaturas extremas que ponen en riesgo la salud de millones de personas.

El 2019 estará entre los cinco años más cálidos registrados en la historia a causa del cambio climático, aseguró la Organización Meteorológica Mundial. Si las emisiones de efecto invernadero continúan aumentando, para mediados de siglo las temperaturas promedio de verano podrían ser hasta 4,5 grados más altas que ahora, afirmó la portavoz Claire Nullis.

 “Las intensas y extensas olas de calor llevan la firma del cambio climático provocado por el hombre, en línea con los descubrimientos científicos. Las olas de calor fueron más frecuentes, y más intensas”, dijo.

Por segunda vez en menos de un mes una ola de calor generalizada afectó a Europa dejando innumerables récords de temperaturas máximas y mínimas, interrupciones del transporte e infraestructura y estrés en la salud de las personas y el medio ambiente.

Los países del Benelux experimentaron temperaturas de más de 40 grados, y París también registró récords de 42,6 grados. El Reino Unido vio el día más caluroso registrado en julio en toda la historia.

“Lo que fue significativo fue que los registros se rompieron por dos, tres o cuatro grados, y no en la fracción usual de un grado. Los servicios meteorológicos nacionales además emitieron muchas alertas de calor con el fin de proteger la salud de las personas”, agregó Nullis.

 

UN CALOR QUE SE TRANSPORTA AL ÁRTICO

La ola de calor en Europa fue causada por el aire caliente proveniente del norte de África y España.

Ese calor ahora se transportaría hacia Groenlandia, lo que provocaría altas temperaturas y contribuiría al derretimiento de las capas de hielo, donde recientemente se han perdido 160.000 millones de toneladas de su superficie, una extensión que equivale a 64 millones de piscinas olímpicas.

“Esto trae implicaciones para la extensión del hielo marino del Ártico, que ahora está casi en su nivel más bajo registrado. El de 2012 había sido el más bajo de todos los tiempos”, aseguró la portavoz.

La ola de calor de julio sigue a otra inusualmente temprana y excepcionalmente intensa en junio, que estableció récords de temperatura en Europa y aseguró que el mes de junio fuera el más caluroso registrado en el continente, con una temperatura promedio de 2° C por encima de lo normal.

Junio ​​también fue el junio más caluroso registrado a nivel mundial, con graves incendios forestales en el Ártico.

 

LA CONEXIÓN CIENTÍFICA ENTRE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LAS OLAS DE CALOR

Se han realizado muchos estudios científicos sobre los vínculos entre el cambio climático y las olas de calor. “Las olas de calor son consistentes con el hallazgo científico que muestra evidencia de eventos de calor más frecuentes, prolongados e intensos, ya que las concentraciones de gases de efecto invernadero llevan a un aumento de las temperaturas globales”, aseguró Johannes Cullmann, director del Departamento de Clima y Agua de la OMM.

Cada ola de calor que se produce en Europa hoy en día se hace más probable y más intensa por el cambio climático inducido por el hombre.

“Las observaciones muestran un aumento muy grande en la temperatura de estas olas de calor. En la actualidad, se estima que este evento ocurre con un periodo de retorno de 30 años, pero las olas de calor frecuentes también fueron aproximadamente 4° C más frías hace un siglo. En otras palabras, una ola de calor tan intensa se está produciendo al menos 10 veces más frecuentemente hoy que hace un siglo”, asegura un estudio publicado por científicos en World Weather Attribution citado por la OMM.

En su Quinto Informe de Evaluación (2014), el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático dijo que “es muy probable que la influencia humana haya contribuido a los cambios observados a escala global en la frecuencia e intensidad de las temperaturas diarias extremas desde mediados del siglo XX. “Es probable que la influencia humana haya más que duplicado la probabilidad de ocurrencia de olas de calor en algunos lugares”.

Mientras que en su informe de 2018 sobre el calentamiento global de 1,5°C, el IPCC dijo que los riesgos relacionados con el clima para la salud, los medios de vida, la seguridad alimentaria, el suministro de agua, la seguridad humana y el crecimiento económico que se proyectan aumentarán con un calentamiento global de 1,5 ° y aún más si se llega a 2° C.

“La limitación del calentamiento a 1,5° C en lugar de 2° podría resultar en 420 millones de personas menos expuestas a fuertes olas de calor”, expresa ese informe.

Entre 2000 y 2016, se estimó que la cantidad de personas expuestas a las olas de calor aumentó en alrededor de 125 millones de personas, ya que su duración promedio fue de 0,37 días más, en comparación con el período comprendido entre 1986 y 2008, según la Organización Mundial de la Salud.

 

ESCENARIOS DE CAMBIO CLIMÁTICO

Muchos países han emitido evaluaciones del clima nacional y escenarios que subrayan la estrecha conexión entre el cambio climático y el calor, asegura la OMM.

Por ejemplo, el informe sobre el estado del clima del Reino Unido mostró un aumento en las temperaturas máximas más altas y los periodos cálidos más largos. El día más caluroso del año para la década más reciente (2008-2017) ha aumentado 0,8° por encima del promedio de 1961-1990. Los períodos cálidos también han aumentado en más del doble de 5,3 días entre 1961-1990 a más de 13 días en la década más reciente, entre 2008 y 2017.

El verano de 2018 fue el más cálido conjunto registrado en el Reino Unido en general y el más caluroso de Inglaterra. La investigación de Met Office mostró que el cambio climático inducido por el hombre hizo que las temperaturas veraniegas del Reino Unido en 2018 fueran 30 veces más probables de lo que habría sido naturalmente. Para 2050, se espera que esto ocurra cada dos años.

Francia también ha informado de un aumento en la frecuencia e intensidad de las olas de calor en los últimos 30 años, mientras que los escenarios de cambio climático en Suiza advierten que, si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, a mediados de este siglo, las temperaturas promedio en verano pueden ser hasta 4,5° más altas que ahora.

 “Para 2060, los días más calurosos en un verano promedio podrían ser hasta 5,5° más altos que en la actualidad. Esto se explica en parte por el hecho de que se evaporará menos agua y se enfriará el suelo porque habrá menos humedad”, dice el informe suizo.

“Las regiones de Europa que rodean el mar Mediterráneo, incluida Suiza, se ven afectadas por algunos de los aumentos más severos de las temperaturas extremas en todo el mundo. Esta tendencia ha sido evidente incluso en las últimas décadas y es muy probable que continúe en el futuro”, concluye el informe.

 

LOS ALARMANTES DETALLES DE LA OLA DE CALOR EN EUROPA

El récord absoluto de 42,6° para París se registró el 25 de julio en la estación meteorológica del centenario en París-Monsouris, y rompió el récord anterior que data del 28 de julio de 1947 con 40,4°. Esta temperatura es típica de la temperatura promedio de julio en Bagdad, la capital de Iraq.

La noche del 24 de julio también fue excepcionalmente calurosa, con temperaturas mínimas por encima de 25° e incluso 28,3° en una estación meteorológica del centro de París.

La OMM asegura que lo que llama la atención es el margen con el que se batieron los registros. Lille registró 41,4 °, casi 4° por encima del récord anterior. Francia estableció un récord nacional de temperatura de 46°  durante la última ola de calor el 28 de junio.

Fue la segunda vez que el Servicio Meteorológico de Francia emitió advertencias de nivel rojo para una ola de calor. La primera vez fue durante la ola de calor de junio, cuando varios departamentos del sur fueron puestos en alerta roja, pero no había precedentes en los que París y el norte del país estuvieran en alerta máxima.

El Servicio Meteorológico Alemán, Deutscher Wetterdienst, describió el 25 de julio como un día que hará historia del clima. Alemania estableció un nuevo récord nacional de temperatura (cifra provisional) de 42,6 °C en Lingen, en la frontera holandesa, superando el antiguo récord en 2,3°. Hubo 25 estaciones meteorológicas por encima de 40°. El anterior récord nacional de temperatura fue de 40,3° el 5 de julio de 2015.

Los Países Bajos rompieron un récord de calor de 75 años, establecido en agosto de 1944, con una temperatura de 40,7° en Gilye Rijen. Bélgica también estableció un nuevo récord nacional de 41,8°. Luxemburgo estableció un nuevo récord nacional de 40,8 ° C.

Las temperaturas en el Reino Unido alcanzaron los 38,1 grados centígrados en el sur de Inglaterra, estableciendo un nuevo récord para la temperatura más alta de julio registrada en ese país. El nuevo récord se estableció en Cambridge superando el anterior de 36,7° C establecido en Heathrow en 2015, según el servicio meteorológico inglés.

Francia advirtió además que la ola de calor acentuará la sequía porque no ha llovido en muchas partes del país desde el final de la última ola de calor a principios de julio. Varios lugares han establecido nuevos récords de los mínimos de precipitaciones desde que comenzaron los registros, incluidos 0,2 mm en el aeropuerto de Orly y 1 mm en Lille.

Miles de hectáreas fueron quemadas por incendios forestales en el norte de Francia, donde es muy raro ver estos eventos. Solo en Normandie, un total de 1.500 hectáreas se quemaron con 28 incendios diferentes, una región que nunca había experimentado tal situación.

El servicio meteorológico nacional de España también ha pronosticado temperaturas de más de 40° C y advierte sobre el riesgo de incendio extremo en gran parte de la península y las islas debido a una combinación de calor, viento y rayos. Un incendio se desató en el centro de Portugal al comienzo de la semana.

Los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales en Europa trabajan en estrecha colaboración con las autoridades nacionales y locales en los planes de acción de salud del calor para proteger vidas. Estos sistemas de alerta temprana para la salud debido al  calor han activado los esfuerzos de protección civil en toda la región.

Las olas calor matan a miles de personas cada año y, a menudo, desencadenan eventos secundarios, como incendios forestales y fallas en las redes eléctricas.

 La urbanización agrava el problema. Los golpes de calor, la deshidratación, las enfermedades cardiovasculares y otras relacionadas con la temperatura son importantes riesgos para la salud.

Durante la ola de calor de esta semana, se interrumpió el transporte público y las autoridades de muchas ciudades impusieron límites a los automóviles privados para intentar controlar la contaminación.

Este artículo se publicó originalmente en: https://news.un.org/es/story/2019/07/1459821

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La biodiversidad que nos alimenta está gravemente amenazada

Miles de muertos, millones de desplazados… los efectos del cambio climático se aceleran

Más de 2000 millones de personas no tienen acceso a agua potable ni saneamiento básico

Cómo la basura afecta al desarrollo de América Latina