Diferencias entre ahorrar en un banco o en una cooperativa

Secciones
revista gestión

Diferencias entre ahorrar en un banco o en una cooperativa

Noviembre 16, 2019 - 08:00

En la actualidad existe una gran variedad de instituciones financieras en las cuales una persona puede confiar su dinero, entre ellas se encuentran las cooperativas de ahorro y crédito y los bancos. Ambas ofrecen la oportunidad de abrir cuentas de ahorro y de inversión a corto y largo plazo, así como créditos para diferentes necesidades, a través de mecanismos propios para la captación de nuevos clientes ya sea en agencias físicas o por medio de canales digitales.

Para elegir entre una u otra entidad, cada persona debe analizar las características de los diferentes productos que ofertan, para conocer cuál se adapta mejor a sus necesidades, considerando diferentes aspectos como requisitos, montos mínimo de acceso, tasas de interés, calificación de riesgo, años de experiencia, transparencia en la información y solvencia de la institución.

Pensando en las dudas que muchos ciudadanos pueden tener a la hora de elegir la opción más adecuada para poner en buen resguardo su dinero, Belén Luzón, jefe de Negocios de la Cooperativa Andalucía, detalla las principales diferencias de ahorrar y solicitar créditos en un banco o en una cooperativa.

  1. Aunque los productos, servicios, accesibilidad y otros factores varían de una a otra, la diferencia principal entre una cooperativa y un banco es la propiedad. Las cooperativas de ahorro y crédito son organizaciones sin fines de lucro y le pertenecen a sus socios, brindándoles derechos igualitarios que les otorgan voz y voto para elegir a sus representantes. Mientras que los bancos son organizaciones con finalidad de lucro y son generalmente de propiedad de accionistas.
  2. Otra diferencia radica en el servicio al cliente y en las tasas de interés que ofrecen. “Si tomamos en cuenta que en la banca los rendimientos van hacia los accionistas, las tasas de interés que pagan en los productos de ahorro e inversión son menores; mientras que en las cooperativas de ahorro y crédito, las tasas de interés que se generan en una cuenta de ahorros son más atractivas a razón de que los rendimientos se reinvierten en beneficio de sus socios”, explica Luzón.
  3. De igual manera, al momento de otorgar un crédito/préstamo a sus clientes, las cooperativas ofrecen menores tasas de interés que la banca.
  4. Las cooperativas unen recursos para brindar servicios a otros miembros, logrando el bien común. Los bancos se enfocan en maximizar las ganancias de sus accionistas.
  5. La banca tiene determinados montos de concesión y atiende a varios tipos de clientes por su tamaño, entre estos, abarca segmentos más grandes como los del ámbito empresarial. A pesar de que las cooperativas también están habilitadas para atender este segmento, su principal público objetivo son sus socios, emprendedores y otros segmentos que tal vez no pueden acceder a la banca. En beneficio de los pequeños empresarios, Cooperativa Andalucía ofrece por ejemplo los microcréditos destinados a quienes ejercen actividades de producción artesanal, industrial, de comercio y/o servicios.
  6. Si bien ambas son instituciones reguladas, los bancos están controlados por la Superintendencia de Bancos; mientras que las cooperativas por la Superintendencia de la Economía Popular y Solidaria. Las organizaciones de este último sector se guían por principios como la búsqueda del buen vivir y del bien común, la prelación de los intereses colectivos sobre los individuales, el comercio justo y consumo ético y responsable, entre otros.
  7. En el caso de una cooperativa se puede acceder a un crédito con tan solo ser miembro de la misma, mientras que en la banca se debe cumplir con una serie de requisitos. Esta ventaja de las cooperativas permite que los socios obtengan préstamos sin tanto papeleo, ahorrando tiempo y generando procesos más eficientes.

Entre los productos más comunes que tienen las cooperativas de ahorro y crédito constan los créditos de consumo, inmobiliarios, y microcréditos. Por ejemplo, en temas de créditos inmobiliarios, la Cooperativa Andalucía apoya a personas que necesiten la ampliación, reparación, remodelación o mejora de su bien inmueble (casa, departamento, terreno), otorgando una suma significativa de dinero con un plazo máximo de 96 meses. También cuenta con el crédito Back to Back, dirigido a socios que mantengan depósitos a plazo fijo en la institución, destinado a cubrir necesidades que contribuyan a elevar su nivel de vida, sean estas adquisiciones de bienes y/o servicios, pago de deudas, gastos de viaje, gastos de salud, entre otros.

  1. Promover una cultura de ahorro es primordial para cualquier institución financiera. Las alternativas pueden ser similares, pero tanto los bancos como las cooperativas tienen sus propios productos.

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Qué hacen los bancos con los ahorros de sus clientes y cómo garantizan su seguridad

¿Depositar tus ahorros en bancos o cooperativas de ahorro?

Las tres cosas que miran los bancos para otorgar un crédito

Buenos hábitos para el uso de la tarjeta de crédito

5 maneras de sentirse menos estresado sobre tus finanzas