Venezolanos se equipan como pueden ante temor de que vuelva el apagón

Secciones
revistagestion.ec

Venezolanos se equipan como pueden ante temor de que vuelva el apagón

Marzo 14, 2019 - 14:52

Habitantes de distintas zonas de Venezuela se preparaban este jueves acumulando hielo, agua, aparatos de iluminación y combustible ante el temor de que pueda repetirse un apagón nacional como el que comenzó una semana atrás.

"Estoy recolectando potes de aluminio y tengo un envase de cinco litros con gasoil en mi casa para hacer lámparas en caso de que vuelva a irse la luz, porque con esta situación aumentaron las velas una barbaridad y no tenía dinero para comprarlas", dijo Luis Quevedo, de 35 años, a esta agencia.

Quevedo, residente de Guatire (ciudad de la periferia capitalina), durante el apagón intentó comprar velas o gasoil para hacer mecheros y le resultó imposible, según relató.

"No había velas en los supermercados y los vendedores informales te ofrecían dos velas pequeñas por 19.000 bolívares (6,3 dólares) y cuatro por 30.000 (10 dólares)", dijo.

En un recorrido que realizó esta agencia por una cadena de ferreterías de Caracas, pudo corroborar que tras el apagón escasean las linternas y las generadoras eléctricas a gasolina o gasoil, mientras en los supermercados faltan velas.

Sin embargo, un empleado relató que los clientes también compran bombillos ahorradores y cables.

"Me han dicho que buscan esos implementos para conectarlos a las baterías de los carros (automóviles) y hacer una lámpara o conectar el módem de internet en caso de que se vuelva a ir la luz y no haya señal telefónica", indicó a esta agencia uno de los vendedores que prefirió no ser identificado.

Linternas, fósforos y envases cargados con agua, evitar que los teléfonos móviles se descarguen, o adquirir plantas eléctricas, así como alimentos de fácil preparación son en este momento la preocupación de la mayoría, corroboró Sputnik en un relevamiento de datos.

Algunos colocaron envases plásticos con agua en sus congeladores, así como gaveras, y otros optaron por comprar bolsas de hielo y mantenerlas almacenadas.

Para los dueños de carnicerías o charcuterías, lo primordial es contar con generadoras eléctricas para evitar que sus productos se descompongan ante un nuevo apagón.

Esto no es tarea fácil, pues los precios oscilan entre 1.000 y 12.000 dólares dependiendo de la potencia de estos equipos.

"Para mi carnicería requeriría una planta de unos 7.000 kilovatios, averigüé y usada está en 3.700 dólares, es imposible para mí pagar eso, quiero comprar una pequeña para por lo menos mantener una nevera, por ahora mantengo las neveras llenas de hielo, porque comprando hielo fue que logré que no se me dañara la mercancía que tenía y también vendí más barato para salir de todo", señaló el comerciante Anuar Noble.

El presidente Nicolás Maduro señaló que la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar que funciona en el embalse de Guri, en el estado Bolívar (sur), sufrió el jueves pasado ataques cibernéticos y de pulsos electromagnéticos provenientes de las ciudades estadounidenses de Houston (sur) y Chicago (noreste).

En Guri se genera electricidad que abastece el 80 por ciento del territorio.

Esta situación provocó en Caracas un apagón de casi 70 horas, con algunas intermitencias, y de 120 horas en otras regiones de Zulia (oeste), Táchira (oeste) y Apure (sur).

Bolívar, donde se encuentra la hidroeléctrica, y Amazonas (sudeste) fueron los estados menos afectados, pero también estuvieron sin luz por varias horas.

Este jueves aún había algunas zonas de Caracas con servicio eléctrico intermitente, al igual que en el municipio Baruta (este), donde la electricidad llegó el lunes, pero el servicio no pudo restablecerse debido a la explosión de un transformador.

En Vargas (norte) se registró un apagón en la mañana de este jueves en los sectores Caraballeda y Catia la Mar, supo Sputnik.

Pese a que la mayoría del territorio volvió a tener servicio eléctrico entre el martes y el miércoles, la inestabilidad persiste.

En Caracas comenzó a operar este jueves el transporte subterráneo, y el miércoles se restableció, en algunas zonas, el suministro de agua; ambos servicios habían quedado suspendidos desde el jueves pasado.

También abrieron los bancos y centros comerciales, pero la conexión a internet y la señal de los teléfonos celulares sigue siendo irregular.

COMIDA Y AGUA

Contar con alimentos y agua fue lo que más preocupó a la población afectada por el apagón consultada por Sputnik.

"Tenía pocas cosas en mi nevera porque hago compras semanales hasta donde mi bolsillo me lo permite, la poca carne que tenía se descongeló y tuve que cocinarla, no tenía pan y como era lo único que podía comerse con facilidad los oportunistas lo estaban vendiendo carísimo", dijo Fabiola Morales a esta agencia.

La mayoría coincide en que peor que no tener luz es carecer de agua.

"En caso de que vuelva el apagón lo que más me angustia es quedarme sin agua, lo que hice fue comprar un envase grande para poder tener agua, porque el tanque que tengo no funciona sin electricidad", señaló Keyza Gómez, de 38 años, residente del sureste de Caracas.

En el recorrido que realizó esta agencia corroboró que cada persona se prepara de acuerdo a sus posibilidades para un nuevo apagón.

Las opciones van desde llenar una piscina con agua potable y acumular litros de gasolina hasta garantizar al menos una bolsa de hielo en la nevera para preservar los pocos alimentos perecederos que se puedan comprar, como queso y pollo o carne.

Maduro anunció el martes un nuevo programa denominado "tanque azul", que consiste en distribuir, inicialmente, 50.000 envases de ese color para almacenar agua en comunidades populares.

Estos tanques se pagarán a través del carnet de la patria, un instrumento del Gobierno para distribuir asistencia social.

El presidente llamó a la población a organizarse y abastecerse con velas y radios, ante la posibilidad de que se registren nuevos ataques al sistema eléctrico nacional.

El jefe de Estado también anunció la creación de una comisión para investigar las causas del apagón y pidió la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas, así como de Rusia, Cuba, China e Irán para blindar el sistema eléctrico nacional de nuevos ataques. (Sputnik)