Cómo aplicar nuestras múltiples inteligencias a las finanzas

Secciones
revistagestion.ec

Cómo aplicar nuestras múltiples inteligencias a las finanzas

CRISFE *
Enero 26, 2019 - 08:00

El presente artículo hace una analogía entre los diferentes tipos de inteligencias que tiene el ser humano y su incidencia en la educación financiera. De forma científica, la inteligencia se define como la capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos y se mide a través del coeficiente intelectual, el cual consiste en una puntuación resultado de algunos de los test estandarizados, diseñados para valorar la inteligencia.

 

¿Existen otras formas de medir la inteligencia?

Sin descartar lo antes mencionado, Howard Gardner y sus colaboradores de la prestigiosa Universidad de Harvard advirtieron que la inteligencia académica, medida a través de la  obtención de titulaciones y méritos educativos, no es un factor decisivo para conocer la inteligencia de una persona.

Un buen ejemplo de esta idea se observa en personas que, a pesar de obtener excelentes calificaciones académicas, presentan problemas importantes para relacionarse con otras personas o para manejar otras facetas de su vida.

Gardner y sus colaboradores podrían afirmar que Stephen Hawking no poseía una mayor inteligencia que Leo Messi, sino que cada uno de ellos ha desarrollado un tipo de inteligencia diferente. Estos antecedentes hicieron que Gardner pensase que la inteligencia no existe, sino que en realidad hay muchas inteligencias independientes.

 

TIPOS DE INTELIGENCIA SEGÚN GARDNER

Para Gardner existen 8 tipos de inteligencias:

 

gardner

 

¿CÓMO INCIDE CADA INTELIGENCIA EN TU EDUCACIÓN FINANCIERA?

 

  1. Inteligencia lingüística

Es la habilidad para comunicarse de forma efectiva en forma oral, escrita o gestual, lo cual da la posibilidad de desarrollar habilidades de liderazgo y negociación, indispensables al momento de negociar, lo que es parte de la educación financiera.

 

  1. Lógico – matemática

Permite contar con un razonamiento lógico para la resolución de problemas matemáticos, desarrollar de forma ágil cálculos de tasas de interés, impuestos, descuentos, entre otros. Es una herramienta clave para gestionar inversiones inteligentes, realizar un presupuesto, elaborar un plan de ahorro, planificar a largo plazo, calcular rendimientos y/o pérdidas esperadas en diferentes escenarios.

 

  1. Espacial

Es la habilidad que permite observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. En tu educación financiera necesitas realizar mapas mentales que, de forma ágil, te lleven a construir metas y estrategias en función de una realidad cambiante. Es indispensable ser creativo y “hacer camino al andar”.

 

  1. Musical

Cada persona tiene su propia música, su ritmo. La inteligencia musical te lleva a desarrollar el oído, lo cual te hace capaz de escuchar consejos de administración de recursos y, a tu ritmo, ponerlos en práctica.

 

  1. Corporal

Esta inteligencia permite desarrollar habilidades de motricidad fina y gruesa para manejar herramientas y ser más intuitivo. En educación financiera, tu motricidad fina te ayuda a implementar las herramientas como el registro de ingresos y gastos, mientras que con la motricidad gruesa siempre debes estar un paso adelante para alcanzar tus metas y objetivos.

 

  1. Intrapersonal

Te permite regular emociones y el foco atencional, es decir, priorizar “primero lo primero”. Esta inteligencia es la clave para entender las razones por las que uno toma una decisión en ciertas circunstancias, así también hace posible que discrimines entre necesidad y deseo.

 

  1. Interpersonal

Esta inteligencia te permite interpretar las palabras o gestos, ser empático, “ponerte en los zapatos del otro”, entender los diferentes estilos de vida al analizar cada situación y tomar decisiones acertadas.

 

  1. Naturalista

Permite vincularse de forma efectiva con el entorno. En educación financiera facilita administrar  mejor cada recurso, para dejar a las nuevas generaciones un planeta mejor.

Si miramos al ser humano desde la integralidad, comprenderemos que la educación financiera está presente en todo momento, pues permite administrar todos los recursos a tu alcance, y el primer recurso que tienes que administrar es el tiempo.

Las habilidades claves que Fundación CRISFE sugiere poner en práctica en el día a día son:

  • Asumir responsabilidades
  • Aprender de tus errores
  • Planificar cada día
  • Cumplir metas y compromisos
  • Reconocer tus habilidades y limitaciones