La elevada productividad agrícola incide en la leve deflación de junio

Secciones
revista gestión

La elevada productividad agrícola incide en la leve deflación de junio

Julio 5, 2019 - 06:00

En junio de 2019 se evidenciaron síntomas deflacionarios, siendo el cuarto mes del año con estas características. La inflación mensual fue negativa en -0,04%, especialmente por la reducción de los precios de los alimentos y vestimenta, pues las buenas cosechas y el cambio de temporada han estimulado la oferta y demanda de estos bienes. En cuanto a la variación interanual –en comparación a junio del 2018-, esta fue positiva en 0,61% debido a la incidencia de la categoría de transporte, principalmente por el aumento de los precios de la gasolina. La ciudad más costosa para el sexto mes del año fue Cuenca (106,7 puntos del IPC), mientras que en el otro extremo está Loja con 103,25 puntos.

La variación de los precios se define como inflación o deflación, dependiendo de que sea positiva o negativa, y se calcula mediante el cambio relativo del Índice de Precios al Consumidor (IPC). De forma periódica mensual, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) levanta información relacionada con los precios de bienes y servicios en las nueve principales ciudades del país, en aproximadamente 5.840 locales comerciales y en 3.942 viviendas alquiladas.

La metodología del cálculo del IPC define que existen 359 bienes y servicios que compensan las necesidades básicas de las familias ecuatorianas, clasificándolos en 12 principales divisiones. La inflación entonces, se puede calcular en tres niveles: mensual (en comparación al mes anterior), anual (el mismo mes en comparación al año anterior) y acumulada (desde enero hasta el presente mes). 

Para el sexto mes de 2019, se registró una deflación mensual de -0,04%, situación similar a la del mes pasado, cuando los precios también cayeron pero en menor cantidad, pues fue 10 veces menor (-0,004%). Durante el primer semestre de este año se han registrado un total de cuatro periodos con deflación mensual, traduciéndose en que en 66% de lo que va del año, los precios han caído.

Los cambios anuales, por otro lado, presentan un incremento de 0,61%, siendo esta la variación más importante en los últimos 12 meses, pues en julio de 2018 la inflación cayó por sobre -0,57%. Cabe recalcar que, durante este último año, bajo la tasa interanual, solo se registra un mes deflacionario (marzo 2019), dado que la reducción y eliminación de los subsidios aún mantiene una importante influencia sobre la estructura nacional de precios, sobre todo en la división de Transporte.

Finalmente, la inflación acumulada muestra un aumento en los precios de 0,15%, sin cifras negativas desde hace más de 11 meses, demostrando que existe un crecimiento real de los precios a medida de que pasa el tiempo (Gráfico 1).

Gráfico 1

Variación inflacionaria mensual, anual y acumulada

 

LOS ALIMENTOS Y LA VESTIMENTA BAJAN DE PRECIO

Como se mencionó anteriormente, la canasta se compone de 12 principales divisiones, con el fin de clasificar y caracterizar a los 359 bienes y servicios que necesitan los ecuatorianos en su día a día. La variación mensual más significativa corresponde a la caída de los precios en Alimentos y bebidas no alcohólicas en -0,62%. Esto se explica sobre todo por la amplia productividad agrícola y el aumento de la oferta de alimentos dadas las buenas cosechas.

La siguiente variación importante está en la categoría de Prendas de vestir y calzado, con -0,26%, pues muchas tiendas departamentales promocionan sus saldos por el cambio de temporada. En cuanto a las variaciones positivas, es decir los aumentos de precio, se constata un incremento en los Bienes y servicios de salud en 0,53% y en Transporte (0,42%), que se relaciona sobre todo con la volatilidad del precio de la gasolina súper tras la eliminación de subsidios en octubre pasado (Gráfico 2).

Gráfico 2

Variación mensual según divisiones

En comparación con junio de 2018, se evidencia aumento de precios en siete de las 12 divisiones, donde Transporte es la más significativa (3,45%) por el motivo antes mencionado. Esta reducción de subsidios va a incidir, por lo menos, hasta diciembre del 2019 a nivel interanual, cuando se cumpla un poco más de un año de la implementación de estas medidas económicas.

Las categorías de Educación y Bebidas alcohólicas siguen en la lista con crecimientos de 2,5% y 2,22%, respectivamente. Las categorías que, por el otro lado, han reducido sus importes son las prendas de vestir y calzado (-2%) y los muebles y artículos del hogar (-1,45%). Los alimentos y bebidas no alcohólicas han incrementado su precio en menos de 0,6% en comparación al pasado junio, por lo que se puede decir que la productividad del sector agrícola da estabilidad en los precios de los bienes no transables, pues los transables dependen de factores exógenos (Gráfico 3).

Gráfico 3

Variación anual según divisiones

 

LOJA, LA CIUDAD MÁS BARATA

Como bien se conoce, la toma de datos se realiza en las principales nueve zonas urbanas del Ecuador continental, concentrando cuatro ciudades en la Costa y cinco en la Sierra. Para junio de 2019, el menor IPC se registró en Loja, en donde alcanzó los 103,25 puntos, seguida de Manta como la segunda ciudad más accesible, con 104,43 puntos, y Ambato, con 105,08 puntos. Entre las ciudades costosas se encuentran Cuenca, con 104,7 puntos, Esmeraldas, con 106,6, y Machala, con 106,03. (Tabla 1).

Tabla 1

IPC según ciudades

 

PRODUCTOS QUE REGISTRAN UN MAYOR INCREMENTO EN SUS PRECIOS

 

Por: Eduardo Cobos, redacción Revista GESTIÓN.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

El consumo sigue apuntalando la (leve) mejora de la producción

Ecuador sigue anclado a la venta de bienes primarios

Las siete principales medidas económicas anunciadas por el Gobierno 

Reperfilamiento de la deuda no es un ahorro para el país