El triunfo de Lasso tuvo efecto positivo en el riesgo país

Secciones
Revista Gestion

El triunfo de Lasso tuvo efecto positivo en el riesgo país

Revista Gestión *
Abril 13, 2021 - 05:00

A un día del triunfo del candidato promercado y actual presidente electo, Guillermo Lasso, los indicadores internacionales se han disparado de manera positiva. El riesgo país cayó 345 puntos en un solo día, luego de una jornada donde subió el precio de los bonos ecuatorianos y se redujo su rentabilidad, demostrando así mayor confianza y certidumbre para los mercados externos.

A menos de 12 horas de tener la certeza de que Guillermo Lasso ganaría las elecciones de 2021, los mercados internacionales ya reaccionaron favorablemente. La certidumbre y confianza que genera el presidente electo se reflejan en los fenómenos suscitados al día siguiente de las elecciones. Entre ellos está la subida de los precios de los bonos ecuatorianos, la bajada de su rentabilidad y, consecuentemente, la caída del riesgo país.

El riesgo país es un indicador clave para identificar la confianza que tiene una nación para el mundo pues mide las probabilidades de que un país honre la deuda o no; este indicador es elaborado por el banco estadounidense JP Morgan. Mientras más alto sea, hay mayores posibilidades de que incumpla sus obligaciones de deuda y viceversa. Es por ello que es un referente internacional para definir tasas de interés y cotizar bonos en el mercado. Los factores que determinan el riesgo país van desde el desempeño económico, sus proyecciones hasta el panorama social y político.

La mañana del 12 de abril, tras la victoria de Guillermo Lasso como presidente de la República, los bonos ecuatorianos mejoraron su cotización. A las 08:00 los papeles del 2025 mostraron un repunte de 15 centavos, según la plataforma financiera Bloomberg. Y no solo eso, sino que todos los bonos han tenido un alza.

Hasta el viernes 9 de abril los bonos 2040 se manejaban a niveles de 46%, es decir, que solo se transaban por menos del 50% de su monto original. Pero para el lunes subieron en 10 puntos, pues llegaron a cotizarse al 56% de su valor. De manera paralela, la rentabilidad de estos bonos cayó en casi 2 puntos. La semana antes del domingo de las elecciones, la rentabilidad de los bonos se ubicaba en 11,5%, mientras que ahora este índice llegó a 9,7%. En tanto que los bonos 2030 pasaron de negociarse de 60% de su valor a un 75,5% luego del triunfo de Lasso. Mientras que su rentabilidad cayó de 13,6% a 10,1%.

Estos dos fenómenos son el resultado de un entorno de mayor confianza. Pues mientras más alto sea el precio de los bonos, hay más confianza entre los inversionistas ya que están dispuestos a pagar más por los mismos bonos. Y, mientras menor sea su rentabilidad, hay una menor percepción de riesgo.

La reacción del mercado en estos indicadores afectó de manera positiva al riesgo país. Al cierre del 12 de abril llegó a 824 puntos. Es decir, un decrecimiento de -29,5% en el riesgo país, que equivale a una caída de 345 puntos (Gráfico 1).

Ese nivel de riesgo país sería uno de los más bajos desde noviembre de 2019. El riesgo país de Ecuador llegó a niveles históricos en 2020 superando los 6.000 puntos debido a la crisis por la emergencia sanitaria, el desplome de los precios del petróleo, la limitada capacidad de acción del gobierno ecuatoriano y su inestabilidad política para cumplir con los compromisos acordados con el FMI.

El riesgo país pudo reducirse en gran medida el año pasado gracias al canje de la deuda con los tenedores de bonos bajo mejores condiciones y más aún luego de la ampliación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, este indicador no ha bajado de los 1.000 y en pocas ocasiones en 900 como máximo entre el 2020 y lo que va del 2021, hasta este momento.

Gráfico 1

Riesgo país Ecuador

 

¿POR QUÉ LOS MERCADOS INTERNACIONALES CONFÍAN EN LASSO?

Guillermo Lasso genera seguridad política y sobre todo mantiene una línea de trabajo clara y que atrae a los mercados internacionales debido a que se enrumba a la sostenibilidad fiscal, a fortalecer al sector productivo y privado, a atraer inversión y proteger la dolarización.

Lasso tiene la voluntad de implementar algunas reformas que coinciden con los acuerdos con el FMI para abordar los desequilibrios estructurales de la economía ecuatoriana. Por ejemplo, la necesidad de las reformas laborales que propone Lasso para mejorar la competitividad del país, aunque discrepa del FMI en otras reformas como el incremento del IVA. Sin embargo, las intenciones de Lasso dan mayor facilidad para llegar a una negociación de los acuerdos con el Fondo.

De esta manera, la situación futura del país, desde los ojos internacionales, se ve más próspera. Pues cumplir con los acuerdos pactados implica recibir los desembolsos de los distintos multilaterales y, de manera implícita, cambios estructurales que generan mejoras en la sostenibilidad fiscal para evitar las posibilidades de caer en default. Además de un mejor desempeño del sector privado que generaría más recursos para las arcas fiscales.

Una externalidad positiva que se le suma al presidente electo es la subida de precios de las materias primas a nivel mundial previstas, especialmente en el petróleo. El gobierno de Lasso podrá beneficiarse con un incremento por ingresos petroleros pese a la caída en la producción petrolera.

No obstante, Lasso estará sujeto al poder legislativo. La gobernabilidad será complicada para el presidente pro mercado, pues la mayoría de la Asamblea está conformada por la izquierda correísta (UNES), el movimiento indígena (Pachakutik) y la Izquierda Democrática (ID). Por lo tanto, para que Lasso pueda realizar las reformas esperadas deberá convencer al legislativo.

 

(*) Elaborado por Karen Lucero, redacción Revista Gestión.

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La herencia económica del futuro presidente

Guillermo Lasso gana la presidencia del Ecuador; Andrés Arauz reconoce su derrota

Eliminar los impuestos que plantea Lasso sería renunciar al 10% de ingresos tributarios

Subir a $ 500 el salario básico es más difícil de lo que cree Guillermo Lasso

Guillermo Lasso y su millón de empleos: expectativa vs. realidad