Los Nobel de Economía hoy responden a las grandes preguntas sociales

Secciones
Revista Gestion

Los Nobel de Economía hoy responden a las grandes preguntas sociales

Revista Gestión *
Noviembre 5, 2021 - 05:00

El Premio Nobel de Economía de este año fue para David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens. Los tres economistas han reformado el trabajo empírico en las ciencias económicas, utilizando los experimentos naturales para responder a grandes preguntas de las ciencias sociales. Card, a partir de un estudio en restaurantes de comida rápida en Nueva Jersey en 1992, identifica que un aumento en el salario mínimo no necesariamente reduce el empleo. Angrist e Imbens, por otro lado, contribuyeron con nuevas metodologías para el análisis causal. Los ganadores del Nobel demuestran la importancia de los resultados empíricos para las ciencias económicas.

El 11 de octubre de 2021, la Real Academia de las Ciencias de Suecia galardonó al canadiense David Card, al estadounidense-israelí Joshua Angrist y al holandés-estadounidense Guido Imbens con el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel 2021, conocido como el Premio Nobel de Economía. La primera mitad del premio es para David Card, por sus contribuciones empíricas a la economía laboral, y la otra mitad para Guido Imbens y Joshua Angrist, por sus contribuciones metodológicas en el análisis de relaciones causales. La Real Academia Sueca de las Ciencias dijo que los tres habían “reformado completamente el trabajo empírico en las ciencias económicas”.

NOBEL PARA LOS EXPERIMENTOS NATURALES

Los experimentos naturales ayudan a responder preguntas importantes para la sociedad. Los tres ganadores del Premio Nobel este año utilizan esta metodología, y han demostrado que es una fuente de conocimiento valiosa, pues fueron reconocidos por ser los primeros en utilizarlos para entender los efectos causales de la política económica revolucionando el campo de la metodología empírica.

Muchas de las grandes preguntas de las ciencias sociales tratan con causa y efecto. ¿Cómo afecta la migración al empleo y los salarios? ¿Cómo afectan más años de educación en los salarios futuros? Son ejemplos de preguntas que son posibles de responder gracias a los experimentos naturales, aquellos que extraen conclusiones de situaciones que surgen en la vida real y que se asemejan a experimentos controlados.

Las preguntas causales se refieren a ¿cuál es el efecto de A sobre B? Por ejemplo, si se aplica un programa de becas a estudiantes, la pregunta sería sobre el efecto únicamente del programa en el salario de esas personas.

La dificultad de la causalidad recae en que no se tiene una comparación. En el ejemplo de las becas, no se sabe lo que pudo haber pasado con los alumnos que recibieron la beca si esos mismos alumnos no la hubieran recibido. Para esto, se utilizan situaciones en las que cambios de políticas, sucesos fortuitos o variación aleatoria causada por la naturaleza causan que varios grupos de personas reciban un trato diferente, lo cual permite que sea similar a los experimentos y pruebas clínicas en medicina.

La lotería es la clave para poder responder las preguntas de causalidad, pues el azar consigue que el grupo de control sea parecido al de tratamiento –el grupo de comparación con el grupo que obtuvo el cambio en política o proyecto implementado-. Por lo tanto, para realizar análisis de causalidad, se buscan loterías generadas en el mundo real, llamados experimentos naturales.

Y es justamente esta metodología, en la que se utiliza la econometría, que los tres ganadores del Premio Nobel han aplicado para responder a sus preguntas, generando mayor credibilidad del análisis empírico en economía.

EL INCREMENTO DEL SALARIO MÍNIMO NO SIEMPRE REDUCE EL EMPLEO

David Card, a través de experimentos naturales, ha analizado los efectos del salario mínimo, inmigración y educación en el mercado laboral, temas de gran trascendencia social. Card nació en Canadá en 1956, y obtuvo su doctorado en la Universidad Princeton en Estados Unidos. Actualmente es profesor de Economía en la Universidad de California, Berkeley. Card, a inicios de los años 90, demostró el poder de los experimentos naturales, pues aplicó este tipo de método extensivamente para responder preguntas en economía laboral.

Uno de sus resultados más relevantes es que incrementar el salario mínimo no necesariamente conlleva a menos empleos. Card y Krueger en su paper publicado en 1994, estudiaron el impacto del incremento del salario mínimo en Nueva Jersey, de $ 4,25 a $ 5,05 por hora, en abril de 1992. La encuesta se realizó antes y después del incremento del salario  a 410 restaurantes de comida rápida tanto en Nueva Jersey como en Pensilvania, el estado vecino donde el salario mínimo se mantuvo en $ 4,25 por hora.

Los resultados indican que, en promedio, el incremento de nuevos empleos fue de 11% más en Nueva Jersey que en Pensilvania. El empleo en Pensilvania disminuyó mientras que en Nueva Jersey aumentó marginalmente. Estos resultados motivaron a futuros estudios, pues el incremento del empleo contradecía a la teoría económica de ese tiempo, la que establecía que el incremento del salario mínimo necesariamente disminuiría el empleo.

Estudios recientes sobre el efecto de aumentar el salario mínimo a nivel internacional –Manning (2021) y Dube (2019)- sugieren que hay un efecto relativamente pequeño en el empleo.

El anuncio de los ganadores del Premio Nobel 2021 en economía generó que se utilice el resultado específico de Card y Krueger para sustentar opiniones. Por un lado, hubo la interpretación de que el incremento del salario mínimo genera más empleo y por el otro lado, que es un resultado que se aplica únicamente a Nueva Jersey. El incremento del empleo por incremento del salario mínimo fue específicamente en Nueva Jersey en 1992, en un sistema laboral flexible que funciona por horas, el cual no es generalizable para otros países y diferentes contextos. Sin embargo, es un aporte importante a la teoría económica, pues determina que existen contextos en los que puede incrementar el empleo, o también disminuirlo; el estudio desafió las ideas establecidas. La contribución de Card es claramente que el incremento del salario mínimo no siempre implica menos empleo.

INGRESO DE MIGRANTES NO TUVO CASI NINGÚN EFECTO EN EL DESEMPLEO

Aparte de los resultados obtenidos por Card sobre el salario mínimo, también es reconocido por sus estudios sobre los efectos de la inmigración. Su trabajo sobre los efectos de la inmigración se concentró en el mercado laboral de Florida, por la llegada de 125 mil personas, lo que representa un aumento del 7% de la población activa nativa. Estas personas llegaron a la costa de Miami en una flota de barcos procedentes del puerto cubano de Mariel, por lo que se les llama “marielitos”. La emigración masiva de Cuba se dio por la amnistía concedida por Fidel Castro en 1980.

Card encuentra que el flujo de inmigrantes no tuvo casi ningún efecto en el salario o el desempleo de las personas residentes de Miami, ni siquiera en los cubanos que vivían en el estado antes de la llegada de los marielitos. El Nobel de Economía explica esto por un ajuste rápido en el mercado laboral, el cual pudo darse por otras olas migratorias que precedieron.

Un poco sorprendentemente, no hubo efectos negativos de la inmigración a Miami en los trabajadores locales. Los sueldos de las personas nativas, al tener fuertes olas migratorias, no van a disminuir necesariamente, incluso pueden llegar a aumentar.

CONTRIBUCIONES METODOLÓGICAS DE ANGRIST E IMBENS

La evidencia empírica en economía es posible gracias al desarrollo de nuevas metodologías. Este es el caso de Angrist e Imbens. Joshua Angrist nació en 1960 en Ohio, Estados Unidos, obtuvo su doctorado en la Universidad Princeton y es profesor de Economía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, (MIT). Imbens, por otro lado,  nació en Holanda en 1963, obtuvo su doctorado en la Universidad de Brown en Estados Unidos y es profesor de Econometría Aplicada y Economía en la Universidad Stanford.

A mediados de los años 90, Angrist e Imbens hicieron contribuciones fundamentales a la metodología del análisis causal. Particularmente, analizaron el escenario realista en el que los individuos afectados por una política o un programa escogen no continuar con la tarea asignada, o los que no eran asignados decidieron implicarse en el programa o política. Demostraron que incluso en este escenario, es posible estimar correctamente el efecto del tratamiento (política o programa) a través del efecto local promedio en el tratamiento. Para esto, juntaron la metodología de variables instrumentales, común en economía, con los posibles resultados de inferencia causal, común en estadística.

RELACIÓN ENTRE EDUCACIÓN E INGRESOS

Angrist y Card obtuvieron conclusiones importantes sobre la relación entre la educación y los ingresos futuros. Angris y Krueger, en una publicación en 1991, concluyen que las personas con 12 años de educación tienen ingresos que son 12% más altos a las personas con solo 11 años de educación. Asimismo, que las personas con 16 años de educación tienen ingresos 65% más altos que las personas con 11 años de educación. Es decir, los ingresos que percibe una persona que terminó la escuela son mucho más altos que los de una persona que terminó el colegio.

Otro resultado fundamental de Card dentro del análisis de los rendimientos salariales de la educación es que el rendimiento esperado habitual de un año extra de educación se encuentra entre el 7% y el 10% en términos salariales. Dicho porcentaje es mucho superior al de la inversión en muchos activos financieros y, seguramente, el rendimiento puede ser mucho más alto cuando la inversión en gasto educativo se dirige a familias con menores recursos que cuando se dirige a las de mayores recursos.

El mes en el que nació una persona también influye en sus años de educación y, por lo tanto, en los ingresos, ya que más años de educación implican mayores ingresos. Los resultados de Angrist y Krueger indican que las personas que nacen en el último trimestre del año (octubre, noviembre y diciembre) tienen más años de educación y mayores salarios que las personas que nacieron en el primer trimestre (enero, febrero y marzo).

LOS NOBEL SON MAYORITARIAMENTE ESTADOUNIDENSES Y MASCULINOS

El Premio Nobel de Economía es el último que se entrega anualmente y, a diferencia del resto, no es uno de los Nobel originales. Los otros premios Nobel fueron establecidos por el testamento de Alfred Nobel en 1895, por otro lado, el de Economía fue creado por el Banco Central de Suecia, Sveriges Riskbank, en 1968. Aun así, es el premio más prestigioso del mundo en el área económica.

En el año 2020, el premio fue otorgado a los economistas estadounidenses Paul Milgrom y Robert Wilson por las “mejoras en la teoría de subastas e invenciones de nuevos formatos de subastas”. En el 2019, el premio fue entregado a Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer, por su trabajo sobre las causas y soluciones de la pobreza.

En la edición de los Nobel del 2021, como es usual, dos de los tres premiados son estadounidenses (Angrist por nacimiento e Imbens por naturalización). Además, los tres dan clases e investigan en universidades de prestigio de Estados Unidos.

En la edición de los Nobel de este año (Física, Química, Medicina, Literatura y Paz), se encuentra solo a una mujer entre los ganadores, la periodista filipina Maria Ressa, ganadora del Nobel de la Paz. En Economía, en más de cinco décadas de la existencia del Nobel, únicamente dos mujeres lo han ganado: la estadounidense Elinor Ostrom, en 2009, y la francesa Esther Duflo, en 2019. 

LAS CONTRIBUCIONES METODOLÓGICAS TRASCIENDEN LAS POSICIONES IDEOLÓGICAS

Las investigaciones de los premiados tienen fuertes implicaciones políticas: los resultados del salario mínimo, los efectos de la inmigración y la importancia de la educación. Sin embargo, sus contribuciones metodológicas trascienden las posiciones ideológicas. Los resultados aportan nuevas formas de ver la teoría y la ciencia económica con el objetivo de mejorar el bienestar social, a partir de investigaciones fundamentadas y con evidencia sólida.

 

* Elaborado por Maí Suárez, redacción Revista Gestión.

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

Subir a $ 500 el salario básico es más difícil de lo que cree Guillermo Lasso

Los hogares del país empiezan a ahorrar pero aún gastan con cautela

La economía del Ecuador crecerá, pero aún será de las más bajas de la región

La mayoría de empresas prefiere combinar el trabajo presencial y virtual

Cuatro retos para la recuperación económica del Ecuador en 2021