Capacitación empresarial: la experiencia crea ciencia

Secciones
Revista Gestión

Capacitación empresarial: la experiencia crea ciencia

Francis Salazar Pico *
Diciembre 17, 2019 - 05:00

Una capacitación plena es la que lleva al desafío intelectual a través de aprendizajes continuos, la que genera la necesidad de saber y conocer más a medida de la experiencia. Solo así se generará un círculo virtuoso de conocimiento con nuevas facetas innovadas y disruptivas.

La velocidad de los cambios, la preeminencia tecnológica y la enorme masa de información disponible, son tres de los rasgos distintivos de esta época, factores que deben aplicarse también a la capacitación del talento humano.

Un enfoque de capacitación innovador debe estar fuera de esquemas teóricos con tendencia a estandarizar el pensamiento. La capacitación contemporánea debe direccionarse hacia aprendizajes cualitativos y cuantitativos que permitan a los individuos disponer de herramientas y procesos para enfrentar problemas que aquejan a las organizaciones. Las empresas modernas se enfrentan a retos ambientales, a una creciente disminución de poder institucional y soberano de los países, al incontrolable éxodo migratorio, así como a fenómenos de xenofobia, racismo y conflictos intergeneracionales entre otros.  

Se requiere establecer un sistema de aprendizaje empresarial a tono con esta compleja realidad de la sociedad contemporánea.  La inversión en el campo de la capacitación y la formación estará precedida por verdaderos cambios de actitud de los mentalizadores y ejecutores de este proceso, puesto que el conocimiento exclusivamente académico obtenido en los años de estudio universitarios resulta insuficiente.  De ahí la necesidad de generar una capacitación integral, práctica y dinámica mediante aprendizajes significativos.

LA ESTRATEGIA DE CAPACITACIÓN  

La dimensión epistemológica, distinguen dos tipos de conocimiento: el explícito y el tácito.

El conocimiento explícito es el que está expresado de manera formal y sistemática. Además, puede ser comunicado fácilmente y compartido en forma de especificaciones de producto, fórmulas científicas o un sistema informático (software). Es el conocimiento que puede codificarse.

El conocimiento tácito resulta difícil de expresar y transmitir formalmente. Está profundamente enraizado en la acción y en el cometido personal dentro de un determinado contexto, es el know how de las competencias y habilidades de cada proceso en su transformación y mejora continua.

La dimensión ontológica tiene cuatro niveles de agentes creadores de conocimiento:

  • El individuo
  • El grupo
  • La organización 
  • El nivel interorganizacional

El nuevo conocimiento se inicia siempre en el individuo, pero ese conocimiento individual se transforma en conocimiento organizativo valioso. Es este conocimiento el que define el capital organizacional y debe ser parte del proceso de inducción.   

Estas dimensiones conforman un modelo de espiral de conocimiento[1], esto teóricamente se explica en el patrón de creación de comprensión de Nonaka y Takeuchi (1999), que dice que el entendimiento es creado a través de la interacción dinámica entre los diferentes modos de conversión de la noción. Se sintetiza en cuatro etapas de interacción dinámica.

Esquema de interacción dinámica

Paso 1

La socialización: es el proceso de adquirir conocimiento tácito a través de compartir experiencias por medio de exposiciones orales, documentos, manuales y tradiciones.  Añade un conocimiento novedoso a la organización.  La idea es difundirlo de modo multidisciplinario e interjerárquico como una forma de consolidación y cohesión.

Paso 2

La exteriorización: es el proceso de convertir conocimiento tácito en conceptos explícitos.  Supone hacer tangible, mediante el uso de metáforas, conocimiento de por sí difícil de comunicar, integrándolo en la cultura de la organización. Es la actividad esencial en la creación del conocimiento; la idea es ir generando una memoria empresarial que permita analizar los hitos de la gestión organizacional tocando la mayor cantidad de aristas posibles.  

Paso 3

La combinación: es el proceso de crear conocimiento explícito mediante el intercambio de conversaciones físicas o virtuales, reuniones, correos, etc.

Se puede categorizar, confrontar y clasificar la información para generar bases de datos e ir gestionando potenciales métricas que permitan evaluar la capacitación y todo el esquema de negocio.  

Paso 4

La interiorización: es un proceso de transformación del conocimiento explícito en conocimiento tácito. Analiza las experiencias adquiridas de los nuevos conocimientos y las incorpora en las bases de conocimiento tácito en forma de modelos mentales compartidos o prácticas de trabajo.  Es un proceso de interacción entre conocimiento tácito y explícito, tiene naturaleza dinámica y continua.

 

*Ingeniero comercial, con especialización en finanzas y habilidades múltiples. Director de Management Advise and Consulting (MA&C). Docente universitario. 

 

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Tiempo, espacio, métricas y armonía: claves para focalizar la estrategia

Ocho errores que debes evitar al crear un e-commerce

Las 8P para configurar el futuro del negocio

¿Cuál es el modelo comercial ideal para crecer en ventas?

Inteligencia de mercado: el que tiene la información tiene el poder