La otra cara del bitcoin: ¿conviene o no invertir en criptomonedas?

Secciones
Revista Gestion

La otra cara del bitcoin: ¿conviene o no invertir en criptomonedas?

Revista Gestión *
Julio 16, 2021 - 05:00

La popularidad de las criptomonedas, y especialmente del bitcoin, ha crecido en los últimos años por su rentabilidad y facilidad digital, tal como lo analizamos en una primera entrega sobre el tema. No obstante, la naturaleza de estas divisas implica diversos riesgos que se deben considerar antes de entrar a su mundo. En este segundo artículo sobre qué es el bitcoin y hacia dónde va, se explorarán los desafíos a los que se enfrentan los usuarios de estas plataformas, de manera que sea más sencillo analizar cuándo conviene conservar dinero en criptomonedas y cuándo venderlo.

Invertir siempre tiene un componente de riesgo. Esta situación se debe a la relación entre rentabilidad y posibilidad de retorno en el futuro. La capacidad de generar rendimientos en el largo plazo no es del todo segura, puede suceder que se obtengan altos réditos o se incurra en pérdidas de capital. La incertidumbre juega un papel importante a la hora de la toma de decisiones de inversión.

Sin embargo, algunas operaciones implican más riesgo que otras. Es imprescindible, por lo tanto, conocer el mercado. Además, es importante entender que, cuanto mayor sea el riesgo de una inversión, mayor será su rentabilidad potencial, lo que aumenta, a su vez, su atractivo. Frente a esto, cada inversor debe determinar el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir en la búsqueda de rentabilidades mayores.

Los peligros a la hora de invertir se vuelven más palpables en las plataformas digitales, especialmente en Ecuador, donde estas tecnologías siguen resultando inéditas y novedosas para el público en general. A esto se le debe sumar su falta de regulación, su volatilidad gracias a la especulación, así como la inconsistencia jurídica local que impide la adopción de esta moneda en las transacciones de manera oficial.

El Banco Central del Ecuador aclaró que, aunque que no está prohibida la compra y venta de criptomonedas a través de Internet, estas no pueden considerarse divisas de curso legal y, por lo tanto, no están autorizadas como un medio de pago de bienes y servicios dentro del país, conforme el Art. 94 del Código Orgánico Monetario y Financiero.

De igual manera, el BCE señaló que “el uso de las criptomonedas y los problemas que pudieran derivarse de su carácter especulativo son de exclusiva responsabilidad de quienes decidan adoptarlas en sus transacciones.” Esto quiere decir que los peligros de su utilización deberán ser asumidos enteramente por los usuarios. Frente a todo lo expuesto, lo mejor es estar informado de los posibles riesgos.

FALTA DE PROTECCIÓN AL CLIENTE FRENTE A LA VULNERABILIDAD DEL MERCADO

Antes de empezar, es sustancial tomar en cuenta en primer lugar que las criptomonedas no están consideradas como medio de pago, ni cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades regulatorias públicas, además de que carecen de una cobertura de protección al cliente. Básicamente, de ahí nace el riesgo, ya que la única manera de verificar y garantizar la veracidad y consumación de las transacciones es mediante los registros en tiempo real de las mismas.

En primera instancia, esta situación podría resultar atractiva, a causa de la desconfianza que podrían llegar a general las instituciones financieras formales. Pero el operar solo y sin respaldo debe poner más alerta a las personas, ya que no podrán acceder a la ayuda del sistema legal o financiero si algo sale mal.

La descentralización de estos esquemas digitales implica que los únicos actores son los ordenantes y los beneficiarios, a veces de manera anónima. Al no existir intermediarios, se complica la identificación y alerta temprana ante posibles comportamientos sospechosos de actividades fraudulentas o estafas, así como piratería de la información personal o del capital invertido.

Dado que los protocolos sobre los que se basan las criptomonedas se implementan dentro de la lógica de software abierto, con anonimato e irreversibilidad de las transacciones, las personas están más propensas a incurrir en intercambios falsos o ciberataques. En esta perspectiva, es evidente que las criptomonedas se ven especialmente vulnerables a los engaños, a la manipulación de precios o a otras actividades de dudosa índole.

La falta de confianza en lo que respecta a las transacciones de bitcoin constituye un obstáculo para que la moneda virtual se generalice más, a lo que se le debe sumar las debilidades de las monedas virtuales en comparación con otros medios de pago extendidos al entorno online, como las tarjetas de crédito o débito.

Frente a todo lo expuesto, los ciudadanos que deseen ingresar en el mundo de las monedas virtuales deben estar atentos y proteger su dinero y datos a través de una billetera de criptos segura, con contraseñas difíciles de rastrear o hackear. De igual manera, invertir solo en lo que realmente conocen e informarse bien son las dos claves para reducir considerablemente los riesgos y protegerse dentro un mercado virtual vulnerable.  

ELON MUSK Y LA MONTAÑA RUSA DE LAS CRIPTOMONEDAS GRACIAS A LA ESPECULACIÓN

El bitcoin y las criptomonedas en general fluctúan con una volatilidad mas recurrente que las divisas tradicionales. Según la BBC, bitcoin ha cerrado el primer semestre de 2021 con variaciones tan profundas en su precio que asombran a los usuarios. Al mes de abril, los precios alcanzaron picos históricos que bordeaban los $ 65.000, pero a junio se presentó un desplome colosal, con una caída de 47% desde esos niveles. ¿Por qué se dan esas fluctuaciones tan volátiles?

La volatilidad de las criptomonedas implica que su valor puede subir o bajar sustancialmente de un momento a otro. Cuanta más volatilidad se registra, más personas querrán limitar su exposición a este, y viceversa. Es decir, si el bitcoin se percibe menos volátil y más estable en el tiempo, el costo de convertibilidad bajará.

En ese sentido, los cambios repentinos (Gráfico 1) conllevan un gran impacto sobre la estabilidad de los precios y sobre la estabilidad financiera, dado la elevada volatilidad de las cotizaciones debido a movimientos especulativos. La especulación es especialmente importante a la hora de entender de dónde nacen las fluctuaciones de los precios.

Gráfico 1

   Precio histórico del bitcoin, a julio 2021

RG

 

Fuente: Coinmarketcap.

 

La cotización de las criptomonedas se basa, especialmente, en la especulación sobre su valor futuro. Al no tener un respaldo en metales preciosos, su valor radica en su aceptación generalizada como medio de cambio. Mientras más aceptada sea, se percibirá como más valiosa por los operadores en su equivalente de dólares. Sin embargo, de acuerdo con el Caixa Bank, el grado de aceptación futuro de las criptos es una gran incógnita. La fuerte volatilidad de los precios refleja, en buena medida, cambios en la percepción sobre dicho grado de aceptación.

Un caso particular que demuestra cómo la percepción sobre las criptodivisas incide en los cambios de los precios es Elon Musk y su decisión, en mayo de este año, en dejar de aceptar bitcoin en las transacciones dentro de su empresa Tesla. Esto, debido a que las criptomonedas emplean grandes cantidades de energía dentro de los centros de datos por su sistema de “minería”.

El 12 de mayo, en los primeros 5 minutos después de la emisión del comunicado, el bitcoin perdió 5% de su valor y cinco horas después, un 20%. El impacto de las decisiones de Musk condujo a que los precios del bitcoin, así como el de otras criptomonedas, se desplomaran.

Sin embargo, la volatilidad de la moneda es tal que, al hacerse público un acuerdo entre Jack Dorsey, el CEO de Twitter, y Elon Musk, para concretar una reunión a finales del mes de julio y discutir el uso de energías renovables en sus operaciones, el bitcoin aumentaba un 50%, los precios comenzaron a subir de nuevo. En cifras, bitcoin aumentó un 10% a mediados del mes de junio, superando los $ 40.000, después de su estancamiento en los $ 30.000.

Frente a todo lo expuesto, resulta claro el carácter altamente especulativo de las criptomonedas, que cambia conforme el grado de aceptación de las mismas dentro del mercado. Estos cambios repentinos en los precios y su elevada volatilidad implican un riesgo por posibles pérdidas en las cantidades invertidas.

Por lo tanto, antes de invertir, es necesario comprender que el precio del bitcoin cambia continuamente, y que, al entrar al mundo de las criptomonedas, hay que atenerse a esa volatilidad. En este mercado fluctuante, no se puede garantizar un retorno de la inversión positivo, por lo que es indispensable estar constantemente pendiente del mercado, y revisar día a día los cambios que están presentando los precios.

 

RECOMENDACIONES

Frente a todo lo expuesto, antes de entrar a invertir en monedas virtuales, es necesario ser precavido y tomar en cuenta las fluctuaciones del mercado. Para paliar las posibles pérdidas, es imperante evitar usar el dinero que se utiliza diariamente en bitcoin, lo mejor es destinarle únicamente excedentes o ahorros por si se presentan pérdidas. Es importante considerar que es un proceso en donde se podrían percibir ganancias en el mediano y largo plazo, por lo que ser paciente es sustancial.

Las contraseñas seguras son el eje central de la protección de la información, por lo tanto, es importante asegurar las transacciones de bitcoin con claves que sean difíciles de hackear o rastrear, para evitar pérdidas de dinero o información personal. También es necesario investigar los lugares en donde se va a depositar el capital, debido a que existen estafadores aprovechando el anonimato para obrar de formas fraudulentas. Es mejor evitar las operaciones de dudosa veracidad y reducir la vulnerabilidad hacia los fraudes en línea y las amenazas cibernéticas.

Finalmente, lo más conveniente es empezar poco a poco a introducirse en el mundo de las bitcoin, hasta comprender a profundidad las dinámicas operativas dentro de estas plataformas digitales. Estudiar los cambios en los precios y estar consciente de los riesgos y del uso limitado que se le puede dar en términos de compra y venta de bienes y servicios dentro del país es fundamental antes de empezar.

En suma, las criptomonedas han arrasado en el mundo de las transacciones virtuales por su creciente popularidad y su facilidad de acceso y uso digital. No obstante, antes de invertir es sustancial comprender que estas operaciones traen consigo un elevado riesgo de pérdida del capital invertido, ya que las actividades efectuadas con bitcoin no están protegidas por ninguna entidad regulatoria estatal. Por lo tanto, para reducir las posibilidades de pérdida, es imperante mantenerse informado, evitar a toda costa las estafas y monitorear día con día las fluctuaciones de los precios, de manera que sea posible obtener réditos en el largo plazo.

 

(*) Elaborado por Aitana Veloz, analista económica Revista Gestión.

 

 

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

El mundo del bitcoin: ¿qué es y hacia dónde apunta?

La legalidad de las bitcoins en Ecuador

¿Qué monedas se están fortaleciendo?

Los cuatro hitos que marcaron la economía en 2019

¿Qué está pasando con el oro?