Voice commerce, la eminente evolución del ecommerce

Secciones
Revista Gestión

Voice commerce, la eminente evolución del ecommerce

Lorena Ballesteros *
Enero 28, 2020 - 05:00

“Alexa, ¿qué hora es?”.  “Son las 07:30”, responde mi dispositivo de inteligencia artificial y con su respuesta sé que debo apurarme para llegar a tiempo a mi cita de las 08:30. Una vez en el auto le pido a Siri que busque un número de teléfono: “Siri, llama a mamá”. “Llamando a mamá”, dice el asistente de Apple. Más tarde, le pido al dispositivo de voz de Google Crome que busque información sobre la ola de calor en Ecuador para completar una investigación de trabajo.

Si bien cada vez es más común que utilicemos en nuestra cotidianeidad los comandos de voz de nuestros dispositivos, también es cierto es que dichos asistentes pueden hacer mucho más que anunciarnos la hora, activar alarmas, decirnos la temperatura o buscar nuestra canción favorita. El uso de la voz se perfila como el futuro de numerosas transacciones a nivel mundial. Los asistentes de voz serán nuestro gran aliado para el shopping.

El uso de dispositivos de voz para compras ya se conoce como el voice commerce. Y Juan Martín, director de Cerem International Business School, asegura se tomará el campo del comercio electrónico en los próximos años. “El usuario quiere invertir menos tiempo y recursos para encontrar el o los productos deseados, la inteligencia artificial es el aliado ideal para alcanzar este objetivo”.

Según Statista Digital Market Outlook, hasta 2023 habrá un incremento de ingresos por comercio electrónico de 38% y esto de deberá en gran medida al impulso que tendrá el voice commerce en los países europeos.

El portal Total Retail, experto en temas de tecnología e innovación, publicó a mediados de 2019 que el comercio por voz había alcanzado ventas electrónicas de 2 billones de dólares, según un estudio de eMarketer. Esta cifra puede sonar baja para el total de transacciones que se realizan por ecommerce a nivel global, pero sin duda va en aumento. ¿Por qué? Porque todos los usuarios de asistentes virtuales utilizan con mayor frecuencia sus dispositivos y se acostumbran a ellos. Si Alexa puede programar mi alarma, alertarme si hay movimiento inusual en casa cuando estoy fuera o recordarme fechas patrias, ¿por qué no podrá ayudarme a comprar un regalo para mi hija en su cumpleaños?

De hecho, Amazon es el mejor ejemplo para este modelo de comercio.  En 2018 Amazon publicó que sus ventas por Alexa en la época navideña se habían triplicado con respecto al periodo anterior. Con esos datos y los que están procesando de sus ventas de diciembre 2019, hay una estimación de que venderán 80 millones de dólares en 2023. Y Amazon aprovecha este boom para ser la herramienta más amigable en el mercado del retail. Para incentivar a que más empresas se sumen, en la página de Amazon incluso se ofrece el servicio Alexa Skills Kit, un manual con todas las instrucciones para potenciar ventas a través del asistente virtual.

Google tampoco se queda atrás. Ha hecho un ejercicio similar al poner a disponibilidad de sus usuarios el Google Shopping Actions, una herramienta que permite que todas las transacciones de comercio electrónico se hagan directamente desde Google. Es decir, no es necesario buscar estrategias para que los consumidores se dirijan a las páginas de las empresas, sino que pueden comprar desde Google. El Shopping Actions incluye el manejo de compras por voz.

Martín IBE afirma que este año será de vital importancia para el voice commerce. “Para 2020 se espera que despunten tendencias como la proliferación y mejora de chatbots, la integración entre los entornos físico y digital, el despegue de la compra por voz o voicecommerce y el uso de la realidad aumentada y virtual. Todos estos retos están enfocados a optimizar la experiencia de usuario y a hacer de los sitios web páginas mucho más cercanas e interactivas, creando así una relación mucho más directa y de confianza con el consumidor”.

La oportunidad que presenta el comercio por voz abre las puertas para muchas empresas a nivel mundial. Sin duda, las primeras en aprovecharlas han sido y seguirán siendo las estadounidenses y europeas. Para América Latina el trayecto será un poco más lento, pero en un mercado sin fronteras, todos los países deberán apretar el acelerador, pues los consumidores son globales y optarán por comprar en donde haya más facilidad, mejores precios y entrega más inmediata.

(*) Periodista por el Tecnológico de Monterrey. Trabajó en medios de comunicación impresos durante ocho años. Actualmente es relacionadora pública y gestora de contenidos. Colabora como freelance en publicaciones editoriales.

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Ocho errores que debes evitar al crear un e-commerce

Claves para vender desde Amazon con éxito

¿Cuál es el modelo comercial ideal para crecer en ventas?

Nuevos consumidores: más informados, menos arriesgados y más infieles

Tiempo, espacio, métricas y armonía: claves para focalizar la estrategia