Evo Morales respetará resultado de elecciones generales de Bolivia

Secciones
revista gestión

Evo Morales respetará resultado de elecciones generales de Bolivia

Agosto 13, 2019 - 13:07

Optimista tras una tercera encuesta que le vaticina una casi segura reelección en primera vuelta, el presidente boliviano Evo Morales afirmó este martes que respetará los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre aunque reiteró que no debatirá con los candidatos opositores.

"Por supuesto que vamos a respetar los resultados (de los comicios), tenemos el respeto correspondiente", dijo el gobernante boliviano en conferencia en prensa, respondiendo a consultas sobre la persistente campaña de sectores de oposición que todavía cuestionan la legalidad de su candidatura, la transparencia del proceso electoral y la imparcialidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Morales, quien gobierna desde enero de 2006 y pretende ganar en octubre un cuarto mandato consecutivo, para el período 2020-2025, dijo que quienes rechazan su repostulación no están animados necesariamente por vocación democrática.

"Los que saben que van a perder echan la culpa al Tribunal", aseguró, sugiriendo que habría también una cuota de racismo en grupos de oposición que no aceptan que la presidenta del órgano electoral sea una indígena, María Eugenia Choque.

Según una encuesta de intención de voto publicada este martes por varios medios locales, realizada por la empresa Víaciencia, la preferencia electoral por Morales habría crecido en comparación con dos sondeos previos, a la par de una caída del respaldo de su principal rival, el expresidente neoliberal Carlos Mesa (2003-2005).

La nueva encuesta dio a Morales un respaldo de 39,1 por ciento, contra 22 por ciento de Mesa y 9,5 por ciento del siguiente opositor, el senador derechista Oscar Ortiz.

Para ser reelecto en primera vuelta, Morales debe obtener mayoría absoluta de votos o al menos el 40 por ciento con diez puntos porcentuales de diferencia sobre el segundo.

"La suma de los opositores nunca alcanzó para alcanzarnos. Valoro las encuestas pero con mucha humildad, con mucho esfuerzo, como siempre vamos a seguir trabajando en nuestro programa", dijo el presidente boliviano, a quien la última encuesta pronostica también que triunfaría en seis de los nueve departamentos, incluidos La Paz y Santa Cruz, este último el motor de la economía nacional y tradicional bastión de la derecha.

Defendiendo su habilitación como candidato, por una sentencia del Tribunal Constitucional que aplicó lo Convención Interamericana de Derechos Humanos sobre la constitución local y un referendo que dijo no a la reelección, Morales aseguró que su caso no era el único en el continente.

Citó candidaturas presidenciales en honduras, Costa Rica y Nicaragua que se respaldaron también en sentencias constitucionales, porque "como dicen los abogados hay una jurisprudencia internacional y aquí se respeta la sentencia constitucional".

Morales negó que el TSE actual le sea favorable o esté sometido al Gobierno, como denuncia la oposición que llamó a un paro nacional el 21 de agosto en demanda de la renuncia de los vocales electorales.

"Queremos que el Tribunal Electoral solamente cumpla con las normas. Quienes conspiran contra el Tribunal Electoral conspiran contra la democracia, quienes objetan al Tribunal no están de acuerdo con las elecciones, será por muchas razones", dijo, señalando que, por el contrario, él fue víctima del poder electoral en 2002, cuando supuestamente un fraude le habría privado de la victoria.

Sobre insistentes aunque separados pedidos de los candidatos Mesa y Ortiz de realizar un debate a dos o tres bandas durante la campaña proselitista, Morales indicó que él solo habla con el pueblo.

"Nosotros debatimos con el pueblo, no vamos a debatir con candidatos. Es mejor debatir con el pueblo, escuchar (...), siempre ha sido el comportamiento (del Gobierno) escuchar y atender", dijo.

Mencionó especialmente a Mesa, quien lleva al menos un mes sin responder a diversas denuncias de que se habría beneficiado con pagos por favores políticos y gastos reservados antes y durante su gestión como vicepresidente en el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003).

"El pueblo opinará, conocerá a Carlos Mesa, pero todos nos damos cuenta que no es un ser humano transparente, menos íntegro (...); que aclare sus cosas, ¿por qué no paga sus impuestos, por qué usó plata de narcotraficantes, por qué usó plata de gastos reservados (...) por qué quemó los gastos reservados, su nombre estaba ahí. ¿Cómo un político que no es íntegro va a debatir con Evo Morales?", cuestionó Morales.

En las elecciones de octubre, los bolivianos elegirán presidente y vicepresidente, además de todos los miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional y los representantes de Bolivia en parlamentos regionales. (Sputnk)