La mujer carga con más responsabilidades incluso en la ganadería

Secciones
revistagestion.ec

La mujer carga con más responsabilidades incluso en la ganadería

FAO *
Enero 10, 2019 - 05:00

Las contribuciones de las mujeres al sector ganadero son fundamentales, pero los estereotipos de género han desarrollado una baja representatividad en las organizaciones ganaderas. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), las mujeres trabajan semanalmente 30% más que los hombres, pero el dato más significativo se lo lleva el sector rural, 40% mayor en comparación a los varones.

Debido a esta problemática, los ministerios de Agricultura y Ganadería y del Ambiente con el acompañamiento técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura en Ecuador (FAO) y el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, a través del Proyecto Ganadería Climáticamente Inteligente (GCI) realizaron un análisis del estado de las relaciones de género en los sistemas ganaderos, mediante la conformación de 28 grupos focales representados por 248 personas (120 mujeres y 128 hombres) en las siete provincias de intervención (Manabí, Santa Elena, Guayas, Imbabura Loja, Napo y Morona Santiago).

Una conclusión importante del estudio señala que la migración de los hombres hacia las ciudades en busca de oportunidades laborales, ha comprometido a que más mujeres asuman la totalidad de las actividades ganaderas. Pese a que algunas son jefas de hogar, las contribuciones de las 299 mujeres vinculadas al GCI son invisibilizadas en la mayoría de los territorios de intervención del proyecto.

 

ganadería

Uso de tiempo

En las zonas en las que predomina el ganado de leche, la ganadería es parte sustancial de las labores cotidianas de las mujeres, ya que, en la mayoría de los casos, son ellas las que conducen esta actividad. Además, en los lugares donde el ganado está amarrado, el ordeño se torna una actividad sumamente demandante. En sus testimonios, las ganaderas manifiestan que: “no hay ni domingo para descansar, todos los días son iguales, las vacas comen todos los días. Un día que no se ordeñe, se mueren”.

El testimonio refleja, por un lado, la dureza del trabajo y, por el otro, el poco tiempo que tienen para la recreación y el descanso. Además, muchas productoras se ven en la necesidad de delegar algunas tareas domésticas a sus hijas e hijos pequeños, y así poder solventar la ausencia de los esposos. Ellas combinan tiempos y trabajos con el fin de cumplir con el hogar y la ganadería.

 

Dentro de las 7 provincias de intervención del GCI

  • Una de las responsabilidades de los hombres es la poda de árboles, el mantenimiento de los pastos y cercas vivas. Esto requiere un manejo de maquinaria como la motoguadaña, herramientas y materiales.
  • La producción lechera la manejan en su mayoría las mujeres, mientras que en la de carne predominan los hombres.
  • Las mujeres, como encargadas de la salud familiar, tienen un conocimiento acumulado sobre el uso de plantas medicinales y las utilizan para aliviar dolores, fiebres e inflamaciones de vacas y terneros.
  • Se confirma que las mujeres del sector rural legalmente casadas se han beneficiado de la titulación conjunta. No sucede lo mismo con las uniones de hecho sin legalizar, en las que al no constar las mujeres como copropietarias legales de la tierra quedan desprotegidas en caso de separación.

 

La historia

ganadería
Imbabura | María Luisa Túquerrez implementado buenas prácticas ganaderas en Huashaloma gracias al proyecto GCI.

 

Uno de los casos de análisis que se lleva a cabo en el país es el de María Luisa Túquerrez, productora de la comunidad de Huashaloma-Imbabura, quien se ha dedicado más de 12 años a la actividad ganadera aplicando prácticas tradicionales. Ella, al igual que muchas mujeres en esta provincia se dedica a la ganadería por ausencia de su esposo. En este caso, Alonso Panamá salió a trabajar en Otavalo para generar más ingresos para su familia y delegó las labores del campo a su pareja. Sin embargo, él ayuda en el campo cuando su otro oficio se lo permite y los fines de semana.

Debido a la búsqueda de nuevos ingresos económicos por parte su esposo, la rutina de ella comienza cuando aún el sol está oculto y sus hijos duermen, a las 04:30 es cuando ya tiene que estar en los potreros ordeñando a sus vacas para luego entregar la leche a la camioneta que viene desde el centro de acopio ubicado en el centro de Tangalí, a unos 5 km de su propiedad. Además de haber realizado esta actividad, ella tiene que ocuparse de la alimentación de sus hijos – niña de 16 y niño de 12 – sirviéndoles el desayuno.

Túquerrez de 41 se comunica de una mejor manera en kichwa, pero entiende muy bien el español. La actividad ganadera la heredó de sus padres. Su tiempo se divide entre las actividades de su hogar, el cuidado de sus hijos y la ganadería de leche. En este caso, ella tiene que ordeñar dos veces por día, madrugada y tarde, esto con el fin que sus vacas no se enfermen.

Si bien su marido, trabaja ahora de jornalero, antes realizaba labores de ganadería y es por eso que la dejó como delegada a su esposa. En la actualidad es ella quien realiza las acciones a nivel de finca y se encarga a más del ordeño, de la rotación y la alimentación de su ganado. Es así como ella alterna su tiempo entre el papel de madre, esposa y ganadera.

 

Dato

Desde 2017, Túquerrez se sumó al proyecto Ganadería Climáticamente Inteligente, ahora está implementando buenas prácticas ganaderas que han generado resultados positivos. Con la renovación de 0,5 hectáreas con pasto mejorado y su proyección para el año venidero de una hectárea; además de la implementación de un sistema de riego (financiado 60% por ella y 40% por el proyecto) y cercas eléctricas, su productividad e ingresos han incrementado en un 40%, aumentando de 5 a 7 litros de leche por vaca cada día – actualmente 40 litros diarios -, y elevando sus ingresos económicos diarios por vaca de $ 3,15 a $ 4,50.

 

*La FAO es la agencia de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre. 

 

 

 

Revista Gestión no se responsabiliza por las opiniones ni comentarios publicados por sus colaboradores en este espacio, quienes son los responsables del contenido difundido. Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

Efecto punitivo se borra en la Ley de Comunicación

Cómo la basura afecta al desarrollo de América Latina

América Latina se está olvidando de sus campesinos

Feminicidios crecen 77% en el último año