Un segundo semestre desafiante le espera a la economía del Ecuador

Secciones
Ecuador

Un segundo semestre desafiante le espera a la economía del Ecuador

Consultora Multiplica *
Agosto 14, 2022 - 06:00

Las cifras macroeconómicas muestran que la recuperación económica sigue en marcha, registrando el cuatro trimestres consecutivos con variación anual positiva del PIB, un mayor crecimiento de los ingresos frente a los gastos del Gobierno por primera vez en más de diez años, un superávit comercial, y una reducción en la tasa de pobreza por ingresos. Sin embargo, el accionar del Gobierno en el ámbito social ha dejado mucho que desear, por lo que  factores internos (ineficiencia del gasto, inseguridad, fragmentación política y social) y factores externos (guerra, inflación, recesión mundial) auguran un segundo semestre complicado y un 2023 aún más incierto.  

LA DISCIPLINA FISCAL DA SUS PRIMEROS FRUTOS

Las cifras del sector fiscal dan cuenta de que la austeridad fiscal empieza a rendir frutos. Por primera vez, en más de una década, el resultado global (diferencia entre ingresos y gastos) del Presupuesto General del Estado (PGE) es positivo. Durante el primer semestre del año, el PGE registró un superávit de $ 438 millones (Gráfico 1),  que se explica por un mayor crecimiento de los ingresos frente a los gastos. 

 

Gráfico 1

Resultado global durante el primer semestre del año (2017-2022)

Los ingresos totales sumaron $ 14.643 millones y aumentaron en $ 3.201 millones frente a lo registrado en el mismo período de 2021. Esto se debe, entre otras cosas, a que los ingresos tributarios sumaron la cifra récord de $ 8.074 millones, es decir, la recaudación creció en más de $ 1.200 millones hasta la mitad del año.

Por otro lado, los gastos totales aumentaron en $ 1.691 millones, llegando a $ 14.205 millones. De este total, $ 12.238 millones corresponden a gastos permanentes, siendo la importación de combustibles la cuenta que más aumentó. 

MACROECONÓMICAMENTE UN SEMESTRE POSITIVO, PERO SE PUEDE HACER MUCHO MÁS

Los últimos datos disponibles del Producto Interno Bruto (PIB) muestran que la economía ecuatoriana creció 3,8% durante el primer trimestre de 2022, siendo el cuarto trimestre consecutivo con variación anual positiva, lo que refleja una paulatina reactivación de las actividades económicas y productivas, pero que cada vez se vuelve más moderada.

A su vez, las exportaciones también continúan creciendo a buen ritmo, ya que entre enero y mayo sumaron $ 13.817 millones, aumentando 34% o $ 3.504 millones con relación al mismo período de 2021, y $ 5.811 millones por encima de lo registrado en 2020. Por su parte, las importaciones alcanzaron los $ 12.125 millones, creciendo 41% con relación a los $ 8.614 millones importados en el primer quimestre de 2021. Con estas cifras, el saldo de la balanza comercial registra un superávit de $ 1.639 millones.

Paralelamente, en el mercado laboral se observa un incremento de casi 3 puntos porcentuales en la tasa de empleo adecuado. En junio de 2021, el 31,3% de la Población Económicamente Activa (PEA) tenía un empleo pleno, mientras que para junio de 2022 la tasa llegó a 34%. No obstante, sigue estando por debajo del nivel pre pandemia; puesto que, en junio de 2019 la tasa bordeaba el 38%, lo que significa más de 200.000 empleos plenos. El desempleo también mejora; en junio de 2021 la tasa se ubicó en 5,1% y bajó hasta 4% en 2022, lo que conlleva que más de 80.000 personas salieron del desempleo.

Por último, la pobreza por ingresos a nivel nacional fue de 25% en junio de 2022, lo que representa una reducción de 7,2 puntos porcentuales respecto al año pasado. En el área urbana, la pobreza se redujo en 7,5%; mientras que para el área rural la pobreza llegó a 42,9%, evidenciando una reducción de únicamente 6,3%. Además, la desigualdad también se redujo, pues el Índice de Gini fue de 0,453, presentando un detrimento significativo con relación al 0,493 registrado en junio de 2021. 

Aunque el panorama a grandes rasgos se vea alentador, este se ve explicado por el efecto rebote que tiene la economía después de una crisis, siendo la pandemia por el COVID-19 una de las recesiones más grandes que ha tenido el país. 

Es decir, la economía ecuatoriana se encamina a regresar a su senda natural de crecimiento, a pesar de que el Estado no haya acompañado el mismo, lo cual se refleja en los montos destinados al gasto social y su porcentaje de ejecución. 

Se esperaría que para medio año el gasto devengado bordee el 50%; sin embargo, en el caso de educación apenas el 38% del presupuesto se ha utilizado. Algo similar ocurre en salud, cuya ejecución es del 40% (Gráfico 2). Entonces, la percepción ciudadana de que los hospitales no tienen implementos ni medicinas hace total sentido. Lo mismo aplica para el resto de los sectores como seguridad, evidenciando que el problema no es solo que el Gobierno está gastando menos, sino que lo hace de manera ineficiente.

Gráfico 2

Ejecución presupuestaria en gasto social en el primer semestre del año (2017-2022)

Se podría inferir que se ha registrado una recuperación económica a pesar del incipiente accionar del Estado, más no gracias a él; por lo que no se puede garantizar que en el segundo semestre del año las tasas de crecimiento y reducción de pobreza continúen. 

EL PAÍS NO HA PODIDO APROVECHAR LOS ALTOS PRECIOS DEL PETRÓLEO 

Una de las metas que planteó Guillermo Lasso fue duplicar la producción hasta alcanzar el millón de barriles diarios, sin embargo, la producción promedio en el primer semestre del año fue de apenas 472 mil barriles por día, siendo inferior al promedio de 501 mil registrado en el mismo período de 2021 (Gráfico 3). Con la producción estancada, hay un enorme costo de oportunidad ya que no estamos aprovechando los altos precios del crudo que se traducirían en mayores ingresos fiscales.

Otro inconveniente es que Ecuador tiene dos contratos vigentes que lo comprometen a entregar 84 millones de barriles a Petrochina hasta 2024. Pero sus condiciones no son favorables, de hecho, las escasas ventas spot han sido más beneficiosas para el país, pues en las preventas se aplican descuentos que son hasta tres veces más grandes que los que se consigue en los concursos abiertos de venta de petróleo. Aunque el Gobierno todavía no ha realizado un anuncio oficial, se sabe que Petroecuador y Petrochina llegaron a un preacuerdo técnico para ampliar el plazo de esos compromisos hasta 2027.

Gráfico 3

Producción petrolera durante el primer semestre del año (2007-2022)

El asunto con China no termina ahí, todavía quedan por conocer los resultados de la renegociación de la deuda bilateral que hasta mayo de 2022 superaba los $ 4.300 millones. En teoría suena fácil decir que Ecuador debe conseguir un mayor plazo y/o una menor tasa de interés; sin embargo, en la práctica los acreedores no van a aceptar cambiar las condiciones sin nada a cambio. De ahí que el secreto a voces es que no se descarte una nueva preventa de petróleo.

LA AUSTERIDAD NO ES SUFICIENTE PARA REDUCIR EL RIESGO PAÍS SI EL MANEJO DEL ESTADO ES INEFICIENTE

Según el informe de la más reciente revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), para este año las necesidades de financiamiento estarían cubiertas. Sin embargo, con el programa terminando a finales de 2022, la complicación vendrá en el mediano plazo, pues para cubrir las necesidades de financiamiento las autoridades no descartarían colocar bonos en los mercados internacionales. No obstante, con un riesgo país que supera los 1.000 puntos básicos (Gráfico 4), la tasa de interés superaría el 10% frente a tasas incluso menores al 3% que ofrecen los multilaterales. Por lo que sería una irresponsabilidad por parte de las autoridades contraer deuda en esas condiciones.

Gráfico 4

Evolución del riesgo país en 2022

Reducir el riesgo país es fundamental para mejorar el desempeño macroeconómico, pero ha sido una tarea que se le ha complicado al Gobierno. Al parecer, sanear las cuentas fiscales es una condición necesaria, pero no es suficiente. Y es que a pesar de que Finanzas ha hecho un enorme esfuerzo en reducir el gasto, incluso llegando a romper más de una década de resultados deficitarios, el riesgo no disminuye. Entonces, la inestabilidad política y social también tiene mucho que ver. En el tema político, el Ejecutivo tiene poca maniobra al no tener el apoyo del Legislativo

En conclusión, los resultados obtenidos en lo que va del año muestran que la recuperación económica sigue en marcha, sin embargo, el segundo semestre se puede complicar ya que el país todavía no supera los problemas internos de ineficiencia del gasto, inseguridad y corrupción, a lo que hay que sumarle una difícil coyuntura internacional.

Tomando en cuenta todos estos factores, actualizamos nuestras proyecciones de las principales variables macroeconómicas: 

  • Crecimiento del PIB entre 2,5% y 3%.
  • Empleo adecuado a diciembre de 36%.
  • Inflación promedio por encima del 3%.
  • Déficit fiscal de 2,5% del PIB.

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

El aumento de la inflación cambió el consumo del ecuatoriano

¿Qué puede hacer el Ecuador para mejorar su integración comercial al mundo?

¿El control de precios disminuiría la inflación en el país?

Los ciudadanos no creen que el Gobierno pueda sacar adelante al país