El 2023 empieza con un ecuatoriano desesperanzado 

Secciones
Ecuatorianos

El 2023 empieza con un ecuatoriano desesperanzado 

Revista Gestión *
Enero 2, 2023 - 13:00

El panorama económico del Ecuador mantiene a sus ciudadanos con expectativas muy bajas de cara al futuro, pues 65% de los encuestados piensa que el país se encuentra en la dirección incorrecta. Paralelamente, las personas aseguran que su situación financiera es difícil, intensificándose esta percepción a medida que baja el nivel socioeconómico. El contexto financiero de cada persona se ve plasmado a nivel macro, ya que solo el 9% considera que la economía del país en su conjunto es buena, manteniendo un gran nivel de preocupación por un posible aumento en la inflación y el desempleo en el corto plazo.

SOLO EL 16% DE LAS PERSONAS CONSIDERA QUE EL PAÍS SE ENCUENTRA EN EL CAMINO CORRECTO

La situación actual del país a raíz de la pandemia y las múltiples problemáticas tanto nacionales como internacionales han generado un gran nivel de malestar en los ciudadanos. Los datos recogidos por la consultora multinacional IPSOS a través de encuestas online entre julio y agosto a más de 700 personas radicadas en Quito y Guayaquil, muestran un panorama general negativo sobre la situación económica del país, donde los ciudadanos mantienen grandes preocupaciones. 

Se evidencia que la gran parte de ecuatorianos no está satisfecho con el rumbo que tiene el país actualmente, ya que únicamente el 16% de los encuestados piensa que el país va en la dirección correcta, mientras el 65% asegura que la nación va en camino equivocado de cara al futuro (Gráfico 1). 

Gráfico 1

¿Considera que el país se encuentra en el camino correcto?

Esta percepción es más fuerte en las generaciones jóvenes, ya que el 68% de los millennials y el 66% de la generación Z tiene una opinión negativa sobre el camino del país; esto se explicaría ya que los jóvenes entre 18 y 29 son los más relegados en el mercado laboral, con una tasa de desempleo de 9,1% y un nivel de subempleo superior al promedio, mostrando un estancamiento y un incipiente accionar tanto del Estado como del sector privado para integrar a los jóvenes al mercado laboral.

A su vez, al analizar las respuestas por nivel socioeconómico se puede evidenciar que aquellas personas de nivel socioeconómico medio-bajo son las que más consideran que el país va en dirección errónea, ya sea debido a que su situación de vida no ha mejorado, o por la vulnerabilidad que tienen ante los shocks económicos.

De acuerdo con Cristina Páez, Country Manager de Ipsos Ecuador, “la situación actual del país es preocupante. Los ecuatorianos miramos consternados cómo nuestros gobernantes combaten la narcodelincuencia haciendo uso de los escasos recursos con los que cuenta la economía en la actualidad. Hay preocupación acerca del futuro inmediato, de una posible alza de precios, de un inminente incremento del desempleo y de un deterioro en la calidad de vida de los ecuatorianos. Este estudio recoge el sentir de una población que ansía días mejores, que a pesar de las circunstancias está sobrellevando la situación.” 

EL 47% DE LOS CIUDADANOS SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN FINANCIERA DIFÍCIL

La encuesta realizada refleja que la gran mayoría de los ciudadanos no se encuentra en una posición favorable con relación a sus finanzas personales, lo que evidencia que la situación del Estado en su conjunto no solo delimita la interacción social de las personas, sino también incide directamente en su vida diaria, ya que los bienes y servicios públicos juegan un papel fundamental en las relaciones económicas. En sí, solo 6% de las personas encuestadas manifiesta que vive confortablemente y el 16% de las mismas está pasándola bien; mientras que casi el 20% encuentra la situación muy difícil (Gráfico 2).

Gráfico 2

¿Qué tan bien se está manejando financieramente estos días?

Se puede observar que el porcentaje de personas que encuentra la situación difícil va aumentando según la situación socioeconómica. Así, en el estrato social alto/medio solo 3% de personas se encuentran una situación muy difícil, mientras que en los estratos socioeconómicos medio y medio-bajo esa tasa es de 16% y 25%, respectivamente. Paralelamente, los ecuatorianos que se encuentran en un nivel socioeconómico alto/medio-alto, consideran que debido a la situación económica del país financieramente se encuentran “sobrellevando la situación”.

El contexto financiero de cada persona se ve plasmado a nivel macro en la opinión que los encuestados tienen sobre el panorama económico del país en su conjunto, donde los resultados no son más alentadores. Las cifras muestran que a nivel nacional solo el 9% de las personas consideran que la economía del país es buena, mientras que el 84% de las mismas tienen una mala percepción sobre las finanzas del Ecuador (Gráfico 3).

Gráfico 3

¿Cuál es su percepción sobre la situación económica del país?

Cabe recalcar la diferencia entre las ciudades encuestadas, ya que en Guayaquil las personas se muestran más optimistas frente a la situación que lleva el país, pues 11% de los ciudadanos tienen una buena perspectiva del contexto económico en contraste con Quito, donde únicamente el 7% piensa que la situación financiera del país es buena. 

Al analizar los datos a nivel etario y socioeconómico, se evidencia que indistintamente de la edad y nivel socioeconómico, más del 70% de las personas describe que la situación económica que actualmente tiene el país es mala.

LOS ECUATORIANOS CONSIDERAN QUE LA INFLACIÓN Y EL DESEMPLEO AUMENTARÁN EN LOS PRÓXIMOS SEIS MESES

A nivel mundial, los tres principales factores que los ciudadanos creen que más van a aumentar en los próximos seis meses son: la inflación, las tasas de interés y los impuestos que pagan los habitantes. No obstante, en Ecuador, los encuestados se ven mucho más preocupados por el desempleo, pues el 75% piensa que aumentará en los próximos seis meses a pesar de los signos de recuperación económica que recalca el Gobierno. 

Por otra parte, la mayor parte de los ecuatorianos (78%) considera que la inflación aumentará mucho en los próximos seis meses, mientras que el 67% piensa que los impuestos que pagan aumentarán (Gráfico 4) y, como consecuencia, su calidad de vida e ingreso disponible disminuirá. Este pensamiento cobra mayor fuerza en los quiteños y en el nivel socioeconómico medio-bajo.

Gráfico 4

¿Qué factores considera que aumentarán en los próximos seis meses?

En conclusión, es evidente que la ciudadanía no está conforme con el desempeño económico que ha tenido el país ni con el rumbo del mismo de cara al futuro, ya sea porque su situación financiera personal es difícil actualmente, así como la incertidumbre del futuro. En sí, la desaceleración del crecimiento de la economía ecuatoriana en el segundo trimestre de 2022 respecto al mismo período de 2021, así como los efectos sociales negativos provocados por la delincuencia, el narcotráfico, y las manifestaciones generan una perspectiva muy negativa en los ciudadanos que puede afectar aún más a la economía ecuatoriana este 2023. 

 

(*) Jorge Pérez, analista económico Revista Gestión.

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

¿Habrá incrementos salariales en 2023? Esto dicen las empresas

Más deuda y déficit son la herencia del populismo en el Ecuador

Los asesores virtuales pueden ayudar a la inclusión financiera

El financiamiento externo de Ecuador para 2023 aún es incierto