Mientras la desocupación cae, el empleo adecuado no despunta en Ecuador

Secciones
Desempleo

Mientras la desocupación cae, el empleo adecuado no despunta en Ecuador

Revista Gestión *
Marzo 25, 2022 - 06:00

En febrero 2022, el desempleo disminuyó significativamente con respecto a febrero del 2021: bajó de 5,4% a 4,3%, lo cual significa que casi 80.000 personas dejaron de estar desempleadas en un año. Sin embargo, el empleo adecuado incrementó únicamente en 0,4%, mientras que el empleo inadecuado sigue creciendo. Dentro del empleo inadecuado está el otro empleo no pleno, el cual aumentó de forma importante en un año; actualmente cerca de 2,5 millones de personas se encuentran en esta clasificación. Este tipo de empleo aumentó más para mujeres, jóvenes y la población indígena.

En Ecuador, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) realiza la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Censos (Enemdu) a 9.016 viviendas, la cual provee información de la actividad económica y las fuentes de ingreso de la población.

Para febrero de 2022, el 71,1% de la población se encontraba en edad de trabajar (PET), es decir, son personas mayores a 15 años de edad. De este porcentaje, 66,3% están dentro de la Población Económicamente Activa (PEA), aquellas que trabajaron al menos una hora en la semana de referencia, tuvieron trabajo en el pasado o están activamente buscando uno. Esto representa 8’482.096 personas, de las cuales, 95,7% tiene empleo y 4,3% se encuentra en la desocupación.

CASI 80.000 PERSONAS SALIERON DEL DESEMPLEO EN UN AÑO

El desempleo en febrero del 2022 (4,3%) registró una de las cifras más bajas de los últimos dos años; con respecto a febrero del 2021 (5,4%) la diferencia fue significativa, pues hubo una reducción de 1,1 puntos porcentuales. En este año, 79.527 personas salieron del desempleo, mientras que 367.654 personas aún están en la desocupación actualmente.

La reducción se dio tanto para hombres como para mujeres. Para hombres se redujo el desempleo de 4,2% a 3,9%, mientras que para las mujeres fue de 7,1% a 4,9%, una variación mucho mayor (Gráfico 1).

La mejora en las cifras del desempleo es un buen indicador; sin embargo, al analizar la clasificación de la ocupación, el empleo que aumenta no es el empleo adecuado. Además, aunque el desempleo mejora más para las mujeres, son justamente ellas las que menos empleo adecuado tienen.

 

Gráfico 1

Desempleo nacional: hombres y mujeres

EL EMPLEO ADECUADO NO MEJORA REALMENTE EN EL PAÍS

Que el desempleo haya disminuido indica que una mayor parte de la población ecuatoriana está ocupada y obtiene una remuneración mensual (excepto por el empleo no remunerado). Pero el incremento de población ocupada no se encuentra dentro del empleo adecuado.

En comparación con febrero del 2021, el empleo adecuado creció 0,4 puntos porcentuales, lo que representa a 109.500 personas. El subempleo también aumentó ligeramente, en 0,1% (de 23,3% a 23,4%). La tasa de empleo no remunerado, por otro lado, disminuyó 1,1%.

La cifra de otro empleo no pleno también registró una diferencia significativa, pues en un año 292.393 más pasaron a esta condición. El otro empleo no pleno es un tipo de empleo inadecuado, en el cual están las personas que ganan menos de un salario básico y laboran menos de las 40 horas a la semana, pero no tienen disponibilidad o deseo de laborar más. La cifra registrada en esta categoría en febrero es la más alta desde noviembre del 2020.

 

Gráfico 2

Población ocupada según condición de actividad

EL OTRO EMPLEO NO PLENO PARA MUJERES, LA CIFRA MÁS ALTA DESDE EL 2011

Dentro del otro empleo no pleno son justamente las mujeres las que más lo enfrentan (Gráfico 3). Para ellas, el otro empleo no pleno en el mes pasado (32,2%) fue el más alto registrado desde diciembre el 2011, cuando llegó a 33,7%.

Desde el año 2003 hasta el 2020, la Enemdu se realizaba trimestralmente, por lo que la cifra no es estrictamente comparable; sin embargo, sirve como referencia. En 2020 y hasta mayo de 2021, se implementaron varios cambios metodológicos. Uno de ellos es que desde el 2021 la encuesta se realiza mensualmente.

Para los hombres, por otro lado, aunque también se incrementó el otro empleo no pleno (27,4%), este no supera las cifras registradas durante el año más fuerte de pandemia, pues en diciembre del 2020 el porcentaje fue de 28%.

Gráfico 3

Otro empleo no pleno, nacional, hombres y mujeres

EL TRABAJO ES MÁS PRECARIO PARA MUJERES, JÓVENES E INDÍGENAS

El INEC también presenta una caracterización de las diferentes clasificaciones del empleo. Para el otro empleo no pleno, a pesar de que en febrero aumentó mucho más para las mujeres, el 53,1% de la población con esta clasificación es hombre y el 46,9% mujer. Esta diferencia entre los porcentajes expuestos se debe a que hay 1’205.536 más hombres que mujeres dentro de la población económicamente activa (PEA). En febrero del 2021, sin embargo, 57,1% eran hombres mientras que 42,9% mujeres, lo cual indica el incremento de mujeres en este tipo de empleo inadecuado.

El 99,6% de la población en otro empleo no pleno es empleado privado y el 63,6% tiene un empleo independiente, es decir, no es asalariado. De acuerdo con el grupo de edad, la mayor parte se encuentra entre los 45 y 64 años, pero al comparar con febrero del 2021, el mayor incremento fue en las personas entre 15 y 24 años (pasó de 11,6% en febrero 2021 a 14,2% en febrero 2022), lo cual indica que es un problema que está afectando de mayor manera a los jóvenes.

En cuanto a etnia, casi tres de cuatro personas con otro empleo no pleno son mestizas, pero en comparación con el año previo, el incremento porcentual de la población indígena es mayor, pasó de 11,9% a 15,7%. La población afroecuatoriana también tuvo un incremento de 0,7 puntos porcentuales, pero aún representa únicamente el 3,5% de la población total en esta clasificación.

A pesar de la reactivación económica, la disminución de contagios en el país  y la eliminación de restricciones de aforo, el mercado laboral no mejora realmente. No han existido reformas relacionadas con el empleo. El incremento del salario básico en enero del 2022 a $ 425 benefició solo a aquellas personas que lo percibían desde antes. Este escenario puede tener relación también con la dificultad de los negocios, especialmente de los pequeños emprendimientos, para poder cubrir el monto, incrementando así el empleo inadecuado.

(*) Elaborado por Maí Suárez, redacción Revista Gestión.
 
Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico:

El costo de vida aumenta en el Ecuador, pero no así los ingresos

$ 1.500 millones más por el alto precio del petróleo, ¿es prudente aumentar el gasto?

El perfil crediticio del Ecuador no es el mejor

La agroindustria, la más golpeada en Ecuador por la invasión rusa a Ucrania