“59,3% del crédito se ha destinado al segmento productivo”

Secciones
Revista Gestion

“59,3% del crédito se ha destinado al segmento productivo”

Revista Gestión
Septiembre 2, 2020 - 05:00

Ante la emergencia sanitaria por el covid-19, los agentes económicos han variado los patrones de su comportamiento. Pero en el sistema financiero, las transacciones se mantuvieron relativamente igual, aunque los canales cambiaron, dando preferencia a los medios digitales. Contrario a lo esperado, los clientes de la banca han priorizado el ahorro y han reducido el impago de sus obligaciones crediticias. Para solventar algunas de ellas, Julio José Prado, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), conversó con GESTIÓN.

Las instituciones financieras han presenciado algunos comportamientos poco esperados en el contexto de una crisis global. En lo que va del año, pese a la crisis, las cooperativas y los bancos reportaron un incremento en los depósitos de 13,1% y 5,92%, respectivamente, tal como lo mostró GESTIÓN en un tema previo. Paralelamente, la cartera bruta de préstamos también presentó un aumento, aunque mucho más significativo para las cooperativas (8,6%) que para los bancos (0,34%).

Aun cuando se esperaba que la paralización de la actividad productiva tuviera efectos negativos en cuanto a la capacidad de pago de los consumidores, el resultado fue el contrario, pues la morosidad se redujo marginalmente en -0,32% para los bancos.

No obstante, este comportamiento estable ha tenido un costo para las entidades financieras, que han visto reducidas sus utilidades y rentabilidad. De todas formas, las cooperativas se han visto menos afectadas, pues las utilidades cayeron en -35,9%, mientras que las de los bancos en -55,7%.

  1. ¿Qué comportamientos nuevos han aparecido en el sector financiero (bancos y cooperativas) a raíz de las restricciones planteadas por la pandemia? Tanto en el consumidor como en la banca

Pese a que el nivel de transacciones en el sector bancario se mantuvo igual, durante la pandemia se pudo observar una importante migración de los canales tradicionales al uso de los canales digitales que ofrece el sistema bancario. Gracias al esfuerzo que se ha realizado, en términos de innovación y digitalización, la banca permaneció completamente operativa durante los meses de confinamiento y durante el resto de la pandemia, brindándoles a sus clientes servicios de manera efectiva y la oportunidad de realizar sus transacciones desde la seguridad de su hogar.

Cifras consolidadas por Asobanca demuestran que, en comparación con el primer semestre de 2019, las transacciones bancarias realizadas a través de canales digitales han tenido un incremento de 26% durante el primer semestre del 2020.  Mientras que en el mismo periodo las transacciones en agencias físicas se redujeron en un 39%.

En la actualidad, prácticamente todas las transacciones bancarias operativas, que por normativa no requieren presencia del cliente, se pueden realizar a través de plataformas digitales y páginas web, de una manera rápida, eficiente y segura que evita el desplazamiento y movilización de los usuarios.

Otro importante comportamiento que se ha podido observar durante estos últimos meses es que los clientes de la banca están priorizando el ahorro. Esto se evidencia a través de los depósitos totales, que al mes de julio suman un monto de $ 33.825 millones, lo que significa una variación mensual de 0,9% y un incremento anual de 5,9%.

La evolución de los depósitos nos indica la propensión de los usuarios bancarios a ahorrar y en particular aquellos que corresponden a las cuentas de ahorro y a plazo. Al cierre de julio 2020, el saldo de los depósitos de ahorro es de $ 8.941 millones, lo que representa un crecimiento de 6,2% en comparación al mismo mes de 2019. Los depósitos a plazo fijo crecieron mensualmente en 3,2%, lo que representa un saldo acumulado de $ 12.747 millones. En comparación al mismo mes del año anterior, los depósitos a plazo aumentaron en $ 1.290 millones, lo que representa una variación anual del 11,3%. 

 

  1. ¿Qué factores explican que, a pesar del confinamiento, las transacciones en el sistema financiero se hayan incrementado interanualmente en los últimos meses?

Como he mencionado anteriormente, las transacciones del sistema bancario en el primer semestre del año se mantienen constantes y no reflejan un cambio comparado con el mismo periodo del 2019. Esto demuestra que pese al confinamiento, la banca se mantuvo 100% operativa, las 24 horas del día y los siete días de la semana, brindando servicios a través de todos sus canales de atención como lo son: oficinas y agencias bancarias, plataformas digitales, cajeros automáticos y sus corresponsales no bancarios (CNB).

Así como se evidenció un incremento del uso de los canales digitales, también se registró un importante incremento del uso de los CNB. Según los últimos datos publicados por la Superintendencia de Bancos, actualmente existen 32.167 CNB a nivel nacional, ubicados cerca de los hogares, en tiendas, negocios, farmacias, minimarkets entre otros. A cierre del mes de junio, los corresponsales no bancarios incrementaron en 22% comparado al mismo mes del año 2019.

Este mecanismo le ha permitido a la banca mantenerse cercana a sus clientes, evitando la necesidad de desplazamientos a las agencias bancarias. A través de los CNB la ciudadanía ha podido realizar transacciones como retiros y depósitos de efectivo, consulta de saldos, pagos de servicios, apertura de cuentas básicas, giros nacionales entre otros. 

  1. Se registró una caída de las utilidades de la banca y las cooperativas, en julio incluso cayó 55% en los bancos y 37% en las cooperativas con respecto al año anterior… ¿Por qué ocurrió esto?

El sector bancario no es inmune a los efectos de la crisis, la banca ha sacrificado rentabilidad para continuar defendiendo la solvencia del sistema. Al cierre del mes de julio 2020, la rentabilidad de la banca privada (ROE) fue de 5,5%, lo que representa ocho puntos porcentuales menos en relación al mismo mes del año anterior.

A raíz de la crisis actual, la utilidad de la banca se ha visto reducida un 55,7% a julio 2020 frente al mismo mes del año pasado. Esto sucede debido al esfuerzo que se ha realizado para mantener el dinamismo de la colocación de crédito y a las medidas técnicas que se han tomado para mitigar los riesgos, como por el ejemplo el incremento de provisiones para afrontar adecuadamente un contexto de mayor riesgo y menores ingresos fruto de la paralización económica y productiva.

Este año, la banca sacrificará utilidades con el objetivo de consolidar las provisiones necesarias, apoyar a sus clientes mediante distintas facilidades otorgadas caso por caso y una mayor capitalización.

A pesar de que el segundo semestre del año continuará siendo complicado, y a pesar de que hay menos solicitudes en comparación con el inicio de la pandemia, la banca continuará abierta para apoyar a sus clientes a través de medidas de alivio financiero que les faciliten cumplir con sus compromisos.

  1. En términos de colocaciones, ¿durante la pandemia a qué sectores se destinó mayor cantidad de fondos?

Al cierre de julio, el saldo total de la cartera bruta fue de $ 28.658 millones que, en términos anuales, continúa con una tendencia de crecimiento. Del total de créditos, $ 17.037 millones corresponden al crédito a la producción (crédito comercial productivo, microcrédito, educativo y vivienda), que representa 59% del saldo de la cartera bruta. Por otro lado, el crédito destinado al consumo fue de $ 11.621 millones que representan el 41% del total.

Según las últimas cifras disponibles del Banco Central del Ecuador, de marzo a julio del 2020 se otorgó $ 8.961 millones en crédito, lo que representa un total de 2,2 millones de operaciones realizadas. En este mismo periodo, 59,3% del crédito fue destinado al segmento productivo.

En lo referente a la colocación de nuevos créditos, al mes de julio del 2020, el volumen de crédito registra una recuperación histórica en comparación con los meses de abril y mayo de este año. Según datos del BCE, en febrero del 2020, antes de la crisis del covid, el volumen de crédito mensual fue de $ 1.890 millones.

En los meses de marzo, abril y mayo, los bancos enfocaron sus esfuerzos en realizar diferimientos para brindar un alivio financiero a sus clientes, pero debido a la caída de la actividad económica por la cuarentena nacional, se registró un decrecimiento en las nuevas colocaciones crediticias, que llegaron a su punto más bajo en abril, con $1.305 millones.

Sin embargo, para el mes de julio, la recuperación es evidente, ya que el volumen de nuevas colocaciones crediticias registró un valor de $ 2.407 millones, con más de 538.814 nuevas operaciones individuales de crédito, monto que es incluso mayor a lo registrado al inicio del año, antes de sentir los efectos de la paralización económica producto del covid-19.

  1. A mediano plazo, ¿en qué operaciones está trabajando el sistema para potenciar el uso de servicios financieros?

Desde hace mucho tiempo atrás, los bancos han venido trabajando con multilaterales y organismos internacionales privados para conseguir fondos del exterior y que estos sean destinados a la reactivación económica del país enfocados en diferentes segmentos de la economía. Dados los buenos indicadores del sector, tanto las organizaciones internacionales como los organismos multilaterales, han demostrado su confianza en el buen manejo de la banca y por ello se ha logrado conseguir alrededor de $ 350 millones en créditos internacionales en lo que va del año.

En el mes de junio, la Corporación Internacional de Finanzas para el Desarrollo de EEUU oficializó sus nuevas líneas de crédito para los bancos privados del Ecuador.

De igual manera, en estas últimas semanas, dos bancos más se sumaron a este esfuerzo al conseguir fondos provenientes de la Corporación Financiera Internacional (IFC) y del FMO, Dutch Entrepreneurial Development Bank.

Este financiamiento será destinado a incrementar el dinamismo del crédito y apoyar a las micro, pequeñas, y medianas empresas que se han visto afectadas por la emergencia sanitaria. Además, pondrá en marcha la estrategia de financiamiento de negocios liderados por mujeres y un plan que aumente los créditos para proyectos verdes que mitigan el impacto ambiental.

  1. ¿El sistema corre con algún riesgo en el caso de que se incremente la morosidad debido la coyuntura económica actual?

A pesar de estar atravesando una de las peores crisis de la historia del país, contamos con dos elementos que nos diferencian del pasado: la dolarización y un sistema bancario privado sólido, lo que en conjunto ha constituido un pilar esencial para enfrentar esta difícil coyuntura, brindando estabilidad y confianza a los ecuatorianos.

Actualmente, la banca continua sólida y solvente con índices positivos. Según los estados financieros reportados por los bancos a la Superintendencia de Bancos, la liquidez del sistema bancario al mes de julio se ubica en un 30,1%, esto representa 4,4 puntos porcentuales adicionales en comparación con el mismo mes del 2019. Por otro lado, la solvencia es de 14%, cinco puntos porcentuales por encima del 9% requerido por la ley en Ecuador y seis puntos por encima del 8% requerido por los Acuerdos de Basilea.

A la fecha, la morosidad no se ha visto afectada debido a los mecanismos de alivio financiero que la banca ha brindado a sus clientes para diferir sus pagos en el marco de lo dispuesto por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera mediante la Resolución No. 569-2020-F y la Resolución No. 582-2020-F.

A julio de 2020, la morosidad total para los 24 bancos ecuatorianos cerró con 2,7%, es decir, 0,3 puntos porcentuales menos con relación al mismo mes del año anterior y 0,5 puntos porcentuales más que en abril de 2020.

En este contexto, para mitigar el riesgo de un posible incremento de la morosidad en los próximos meses, la banca ha actuado de manera técnica, tomando medidas para fortalecer sus provisiones y así proteger su solidez y solvencia. Al mes de julio 2020, los niveles de cobertura son de 278%, lo que implica que las provisiones con relación a la cartera improductiva son 2,8 veces más altas. En comparación al mismo mes del año 2019, la cobertura bancaria creció en 54,7 puntos porcentuales.

 

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

La banca, con más depósitos y créditos pero menos utilidades

Hasta 2026 le tomará al Ecuador saldar la crisis del coronavirus

La pandemia solo profundizó una inevitable crisis económica

“Si la economía está con gripe, la construcción está con neumonía”

La pandemia hirió al emprendimiento, pero no de muerte