La pandemia precipita la caída del turismo y con ella la deflación

Secciones
Revista Gestion

La pandemia precipita la caída del turismo y con ella la deflación

Julio 7, 2020 - 05:00

En junio, los precios cayeron al igual que en febrero y mayo. La variación mensual fue de -0,62%. Con relación a junio de 2019, el cambio en los precios fue de 0,17 puntos porcentuales. Sectores como alojamiento y restaurantes, y prendas de vestir y calzado sufrieron una caída de precios de -2,6 y -1,44%, respectivamente. Esto se explica por los efectos de pandemia y el confinamiento. La industria turística ya ha advertido que será una de las más golpeadas por la situación.

Para cualquier interpretación es necesario considerar que los datos de los precios fueron tomados del 90% de los productos y servicios de la canasta básica. Para el 10% restante se usaron estimaciones con base en la estacionalidad o tendencia de los precios. La mayor parte de los precios no medidos se debe a que los puntos de venta estaban cerrados o no estaban abastecidos de productos por la emergencia sanitaria.

Las principales divisiones de consumo de las que no se pudo recolectar precios fueron Recreación y cultura, con un faltante de 27% de la muestra; Comunicaciones, con un 19% de productos, Servicios con información no disponible y, Prendas de vestir y calzado, con una restricción al acceso de los precios del 19% de los bienes y servicios.

CAÍDA EN LOS PRECIOS COMO RESULTADO DE LA EMERGENCIA SANITARIA

En junio se registró una caída del Índice de Precios al Consumidor de 105,62, con año base 2014. Esta cifra indica que en el mes de junio los precios cayeron en -0,62% con referencia al mes de mayo, mes que también tuvo un nivel de inflación mensual negativa de -0,26%. Por otra parte, con respecto a junio del anterior año, es decir, la inflación anual, los precios se incrementaron en 0,17% (Gráfico 1). En lo que va del año es el tercer mes con deflación, luego de febrero (-0,15%) y mayo (-0,62%).

Gráfico 1 Inflación mensual y anual

 

Las divisiones de consumo que redujeron sus precios (Gráfico 2) de manera más importante fueron: Restaurantes y hoteles, con una deflación de -2,60%; Prendas de vestir y calzado con una contracción mensual en sus precios de -1,44%; y, la serie de Alimentos y bebidas no alcohólicas que respecto a mayo redujeron su valor en -0,76%.

En cuanto a los 11 bienes y servicios que caben dentro de Restaurantes y hoteles, y que representan 7,96% de la canasta básica, es preciso destacar que el “almuerzo popular” redujo sus precios en 3,64%; el precio alojamiento en hoteles cayó en cerca del 7%, y la comida rápida también muestra un nivel de inflación negativa de -2,57%.

Por otro lado, en la división de Alimentos y bebidas no alcohólicas conformada por 115 artículos, con una ponderación del 22,45% del total del IPC, ciertas hortalizas y frutas sufrieron reducciones importantes en sus precios, que dejaron como resultado una deflación en esta serie de -0,76%.

Siguiendo la tendencia deflacionaria de mayo, los números muestran que los precios están cayendo, principalmente por la contracción del consumo ciertos bienes y servicios, por ejemplo, relacionados con el hospedaje en hoteles que, por restricciones a la movilidad y aglomeraciones de personas, han perdido la temporal afluencia.

El Banco Central del Ecuador ya pronosticó una caída de los precios para este año de más de 2%; con el comportamiento entre mayo y junio el país se acerca más a un año con un desplome de los precios como resultado de la caída de la demanda de manera generalizada.

Gráfico 2 Variación mensual porcentual por divisiones de precios y servicios

 

CUANDO LOS PRECIOS CAEN, EL EXCEDENTE DEL CONSUMIDOR SE AMPLIA

La Canasta Básica que se toma como referencia para establecer comparaciones de precio entre cada mes está conformada en 77,72% por bienes y en 22,28% de servicios. En junio, la variación mensual de precios en los bienes fue de -0,63% mientras que los servicios redujeron su precio en -0,60% con relación al mes de mayo.

La Canasta Básica se estableció en $ 719,03 a nivel nacional. Al igual que el IPC, el precio de la canasta básica cayó en -0,74%. La Canasta Vital tuvo un costo de $ 507,10 con una variación mensual de -0,88%. El ingreso familiar ($ 746,67) cubre el 103,84% de la Canasta Básica, esto se traduce en un excedente de $ 27,64, que fue mayor que el excedente de mayo ($ 22,26).

El excedente o restricción del consumidor es el resultado del costo de la Canasta Básica y el ingreso familiar donde este valor, en caso de ser positivo, puede usarse como ahorro, ocio o inversión. Evidentemente, a mayor excedente mejor calidad de vida de la población; no obstante, esto puede ser la causa del desempleo debido a que salarios elevados generan menores incentivos para la inversión. Otro factor es el bajo desempeño de la economía ya que al no haber un crecimiento económico representativo el mercado se detiene consigo.

Tabla 1 Canasta Básica vs ingreso mensual familiar

 

En términos de las regiones, la Canasta Básica tuvo un precio diverso. Según información presentada por el INEC, el valor de la Canasta Familiar Básica en la región Sierra fue de $ 731,95, en la Costa fue de $ 706,11. Loja fue la ciudad más cara, con una canasta básica de $ 749,27. Solo Ambato -de las nueve ciudades consideradas- incrementó sus precios en 0,89% con referencia al mes de mayo.

Las cifras mostradas en cuanto a la variación de precios reflejan el comportamiento de los mercados. Por las circunstancias presentadas por la pandemia, la demanda de productos y servicios, especialmente de ciertos sectores, cayó de manera importante. Cuando las personas compran menos, los precios caen debido a que los productores y comercializadores hacen un esfuerzo, primero, por deshacerse de sus inventarios y segundo por aumentar sus ventas con precios menores.

Por: Karen Lucero, redacción revista GESTIÓN.

 

 

Si va a hacer uso de este artículo, por favor cite la fuente original. Artículo de información (I).

Encuentre contenido relacionado en nuestro archivo histórico: 

Poca inversión y consumo empujan la caída de -2,4% del PIB en el primer trimestre

El sector automotor busca cómo sobrellevar el desplome de sus ventas

El gasto militar aún pesa sobre el PIB y el presupuesto nacional

Alimentos y educación más baratos para no frenar el consumo

Caída de remesas por pandemia le restará hasta un 1% al PIB en 2020